(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

lunes, 17 de junio de 2019

Corte de luz. Nota del NYT

'Fallo masivo' en Power Grid causa apagón en Argentina y Uruguay

Los trenes estaban paralizados en una estación de tren en Buenos Aires el domingo.CréditoThomas Lovelock para Ois, a través de EPA, a través de Shutterstock
Imagen
Los trenes estaban paralizados en una estación de tren en Buenos Aires el domingo. CréditoCréditoThomas Lovelock para Ois, a través de EPA, a través de Shutterstock
BUENOS AIRES - Un apagón despojó a toda la Argentina continental y Uruguay del poder el domingo temprano, afectando a decenas de millones de personas en una falla eléctrica que los funcionarios consideraron sin precedentes en su alcance.
La causa seguía bajo investigación a fines del domingo, cuando el poder se había restaurado en gran parte en ambos países. Gran parte de la Argentina se vio afectada por fuertes lluvias durante el fin de semana, y la empresa estatal de servicios públicos de Uruguay, UTE, dijo que la lluvia reciente había dañado algunos sistemas y que aún era necesario repararlos.
"Esta es la primera vez que algo así sucede en todo el país", dijo Alejandra Martínez, portavoz de Edesur, una compañía de electricidad en Argentina que presta servicios a partes de Buenos Aires y sus suburbios. Ella lo llamó "un completo apagón en Argentina".
El apagón puede haber afectado a una población mayor que la de California, en una región cuatro veces más grande que Texas: Argentina tiene más de 44 millones de personas y Uruguay, aproximadamente 3.5 millones.

domingo, 19 de mayo de 2019

GITANOS: De Auschwitz a la gran deportación ordenada por Sarkozy

El 16 de mayo es el Día de la Resistencia Romaní, en recuerdo al día que en 1944, seis mil  gitanos prisioneros en Auschwitz enfrentaron a las SS. El holocausto perpetrado por los nazis acabó con la vida de 800.000 personas del pueblo romaní. Pero no fue el primero ni el más extenso: el organizado por España en 1749, duró 14 años  y era continuación del iniciado por los Reyes Católicos dos siglos atrás. Tampoco han cesado las persecuciones en el siglo XXI: en 2010, el presidente francés Sarkozy  ordenó la que ya se conoce como La Gran Deportación, una expulsión sistemática y expeditiva de gitanos, que superó a la de 2009 que ya había afectado a unas 9000 personas de etnia romaní. Protestó la ONU, el Parlamento Europeo, el Papa Francisco, Amnistia Internacional y los partidos de izquierda. Hubo manifestaciones contra las expulsiones en las principales ciudades europeas, pero la popularidad de Sarkozy subió y el 79% de los franceses estaba de acuerdo con la medida. Los activistas señalan que el racismo actual contra los gitanos consiste en presentarlos como un «exogrupo», como un colectivo cuyas diferencias son consideradas como «déficits culturales», lo que conduce a la deshumanización de todo un pueblo. Apuntan también hacia la responsabilidad de los medios, las redes y el periodismo en la difusión de una imagen negativa de los gitanos. M. Mestre

Antigitanismo: memoria histórica y reparación


Resultado de imagen de holocausto gitano auschwitz
El 16 de mayo, Día de la Resistencia Romaní, se recuerda la noche de 1944 en la que las gitanas y gitanos confinados en la sección romaní de Auschwitz-Birkenau se enfrentaron a las SS para evitar ser gaseados. Pero el holocausto gitano de la Segunda Guerra Mundial no es el primer genocidio que diezma a este pueblo. Activistas apuntan a recuperar la memoria histórica del exterminio y la persecución para avanzar hacia la reparación.
SARAH BABIKER / elsalto.com
Cuando el 16 de mayo de 1944 los 6.000 gitanos encerrados en el Zigeunerlager —la sección donde retenían a los prisioneros de esta etnia— del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau supieron que aquella noche serían gaseados, tomaron una determinación: evitarían a toda costa su exterminio. A tal fin se pertrecharon de todo lo que encontraron para preparar su levantamiento contra las SS y así, insurgiendo, lograron escapar.
No fue por mucho tiempo. Aunque menos conocido que el genocidio judío, el holocausto del pueblo gitano —al que se ha llamado Samudaripen o Porraimos— supuso la aniquilación de hasta 800.000 romaníes. De hecho, pocos meses después de aquel 16 de mayo, la noche del 2 de agosto de 1944, 4.000 gitanos murieron en las cámaras de gas del mismo Auschwitz-Birkenau por orden del comandante en jefe de las SS Heinrich Himmler. Aquella matanza se recuerda como “La noche de los gitanos”.

«La gran redada»: el plan de exterminio de los gitanos en España

La persecución al pueblo gitano no es monopolio de los nazis. “El primer genocidio gitano que ocurre en la historia no es el de la segunda guerra mundial”, remarca Celia Montoya integrante de las organizaciones Rromani Pativ y Ververipén. Esta activista recuerda cómo casi dos siglos atrás, el 30 de julio de 1749, miles de gitanas y gitanos fueron capturados en la península, en un episodio que ha quedado registrado como “La gran redada” o “La prisión general de gitanos” y que supuso un salto adelante en un proceso iniciado dos siglos y medio atrás, cuando en 1499, bajo el reinado de los Reyes Católicos, se decretaron las primeras leyes contra el pueblo Roma. Así, aquel 30 de julio de 1749, relata Montoya, “decidieron que nos querían exterminar físicamente y borrarnos del mapa”.
El Marqués de la Ensenada fue quien ordenó La gran redada, “un dirigente al que se estudia hoy en día en los libros de texto como el gran modernizador del estado español”, denuncia por su parte Cayetano Fernández de la organización Kale Amenge. “Separaron a los niños mayores de siete años de sus madres, a quienes apresaron y aislaron con el fin de impedir la reproducción de nuestro pueblo. Mientras, los hombres fueron encadenados y forzados a trabajar levantando los puertos de Ferrol, Cartagena y la Carraca”, describe.
Como los gitanos retenidos en Auschwitz-Birkenau, en aquella ocasión las mujeres se resistieron a los planes de exterminio, cuenta Montoya: “En Zaragoza, en el Palacio Pignatelli —que ahora curiosamente es la sede de la diputación— metieron presas a las mujeres y a los niños gitanos. Ellas hicieron una resistencia brutal con lo único que tenían que eran sus cuerpos y sus manos, se desnudaban para llevar al infierno a esos monjes que las tenían prisioneras”.
El plan de exterminio del Marqués de la Ensenada continuó durante 14 años más, hasta que en 1763 se dictaminara la puesta en libertad de las gitanas y los gitanos presos. Fue la resistencia la que permitió que el pueblo gitano sobreviviera. Siglos después, los descendientes de aquellas personas cazadas y apresadas durante años aún pueden leer el nombre de quien planeó su extinción en las placas de las calles: “Imagínate la violencia simbólica: la sede del Consejo General del Poder Judicial está en la calle Marqués de la Ensenada”, denuncia Iñaki Vázquez, también de Rromani Pativ y Ververipén, “cada vez que se nos cita ahí porque tenemos interlocución para aclarar temas judiciales se nos revuelve el estómago”.
Han pasado 75 años desde aquel 16 de mayo de 1944, 270 desde La gran redada y el antigitanismo sigue manifestándose en Europa y en España. Siguen frescas en la memoria propuestas como la del censo de gitanos de Salvini, o la gran deportación que Sarkozy puso en marcha en el 2010. Mientras, en los países del este, se escuchan discursos explícitamente antigitanos, como los que provienen del gobierno del Jobbik en Hungría, liderado por el actual presidente Viktor Orban.

Medios y redes propagan el racismo contra el pueblo gitano

“Somos quienes ponemos el dedo en la llaga del sistema”, declaró la abogada Pastora Filigrana en la presentación del Informe sobre el Antigitanismo Informativo 2018 , publicado por Rromani Pativ, plataforma que desde hace dos años hace un seguimiento de los medios de comunicación y las redes sociales facilitando las denuncias cuando sus contenidos denigran al pueblo gitano. La activista apuntaba así a lo que considera la razón última por la que las personas gitanas se han visto perseguidas y estigmatizadas: porque nunca se han adaptado a las exigencias que impone el capitalismo.
El racismo ya no es como antes, es más sutil. Se trata de asignar algunas características a un grupo social y a partir de ahí excluirlo «porque no se puede integrar”.
Joan Oleaque, periodista y profesor universitario, es otra de las voces que se sumó a la presentación del informe «Informe sobre antigitanismo informativo 2018» Desde las redacciones lleva muchos años dando la pelea por una representación más justa del pueblo gitano, al que pertenece. De hecho, centró en este tema su tesis doctoral.
El estereotipo del gitano es muy concreto, señala Oleaque, y aparece asociado a la criminalidad, a la violencia, a la amenaza, entre otras características negativas.
Cuando una gitana o gitano se sale de ese estrecho margen, deja de ser considerado como tal, afirma. El periodista identifica un desarrollo preocupante “en los años 80, al menos, los medios también se ocupaban del pueblo gitano en relación con lo cultural, con el folklore, ahora hasta esa aproximación está en retroceso”.
En el informe de la asociación Rromani Pativ se muestran malas prácticas muy concretas. “‘Me cargo a todos los de blanco’: Pánico en el hospital tras la muerte de un bebé gitano”, reza uno de los titulares denunciados de  El Confidencial. Otro de ABC: “Los policías heridos por una familia gitana: ‘se lanzaron como perros de presa, casi nos matan’”. Pese a que el código deontológico de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) indica en su artículo 7 que el periodista debe abstenerse de citar etnia u origen “salvo que guarden relación directa con la información publicada”, estas prácticas se dan con regularidad.
Otro fenómeno común es el uso de ‘marcas’, términos que remiten directamente a una imagen negativa del pueblo gitano sin necesidad de mencionarlo, entre ellas ‘reyerta’, ‘clan’, ‘patriarca’. De las comunicaciones de Rromani Pativ a medios de comunicación sobre coberturas consideradas incorrectas, el 40% fueron contestada pero sólo el 10% de los medios se avino a modificar contenidos.
Prácticas periodísticas como las mencionadas sustentarían lo que Oleaque llama “nuevo racismo”. “Los gitanos han sufrido todo tipo de racismo, el nuevo, el antiguo y el más antiguo”, ironiza el periodista, “pero el actual parte de que no hay diferentes razas humanas. Se basa en diferencias culturales que acaban siendo presentadas como déficits sociales”. De hecho, denuncia, las y los gitanos siempre son representados como “exogrupos” y, a partir de ahí, como una “etnia maldita, condenada” o como gente que acelera su propia desgracia. En definitiva, argumenta Oleaque, “no se habla de raza pero se usa etnia como si hablaran de raza”.
Este racismo conlleva la deshumanización de todo un pueblo, la idea profundamente asentada de que no es igual de humano un gitano que un “nosotros” definido como normal, concluye Oleaque. Para ello se alude a “diferencias culturales insalvables”, poniendo como ejemplo que  «el pueblo romaní lleva  600 años entre nosotros y no han sabido integrarse”.
El periodista por último subraya que estas ideas se construyen desde arriba: “Las élites blancas son las que impulsan y modulan el racismo que se reproduce abajo”.
En su tesis comprobó cómo había correlación entre la importancia que le otorgaban los gobiernos a la lucha contra el racismo, y el modo en el que se manifestaba en la sociedad: “Es que no es lo mismo hacer un comentario racista y quedar mal, a que no pase nada, que esto se acabe naturalizando”.

Una identidad para la emancipación

“En muchos debates nos acusan a las personas gitanas de que luchamos por el reconocimiento, de que estamos luchando por lo simbólico, para que en  las noticias nos traten bien, y se nos olvida lo material. Pero lo simbólico y lo material van unidos”, defendió vehemente la activista Pastora Filigrana, para quien “el racismo es un mecanismo de distribución de la riqueza en el mundo”. Así, continuó diciendo, el maltrato simbólico del pueblo gitano forma parte de una lógica cuya función es justificar el sistema socioeconómico, discursos que “dicen que hay gente de primera y gente de segunda, gente que es pobre por su propia idiosincrasia”. “No es posible conseguir mayores derechos en vivienda, en sanidad, en educación para las personas gitanas si a la vez no estamos desmontamos el imaginario que dice que son peores y que merecen sus condiciones”, insistía.
Para la abogada hay algunos debates urgentes que han de afrontarse. El primero, el de las alianzas para enfrentar el sistema capitalista y la ultraderecha que avanza. Por un lado estarían los grupos que “desde la lógica de la decolonialidad, mantienen que tenemos que hacerlo desde nosotras y para nosotras” hasta encontrar un nivel de representación importante para desde allí poder ya hablar sobre con quién aliarse. “Yo soy de la opinión de que necesitamos esas alianzas”, defendió Filigrana apuntando a las personas racializadas y a las feministas como colectivos que se enfrentan al mismo “monstruo”. También aludió a la experiencia de las personas presentes en materia de alianzas. La Red Antidiscriminatoria Gitana, suma de hecho a 38 ciberactivistas, 20 comunicadores, 8 medios y 17 organizaciones.
Otro debate sería el de la identidad. Frente a los discursos desde la izquierda “que exigen que nos desprendamos de la identidad para aliarnos, yo reivindico nuestra identidad como una identidad emancipatoria”, afirmó la activista. “El mundo que tenemos que construir no tiene que ser de competitividad sino de cooperación, colaboración, solidaridad y horizontalidad. Y esto es lo que han sido históricamente los gitanos y ahí siguen resistiendo», afirmaba Filigrana. “Hay que ser gitano para poder cambiar este mundo”, concluyó.

sábado, 20 de abril de 2019

El argentino, condenado a pena capital, está en el “pasillo de la muerte” hace 24 años

Resultado de imagen para argentino condenado a muerte en texasResultado de imagen para argentino condenado a muerte en texas

Víctor Saldaño, el cordobés a quien la justicia norteamericana condenó a la pena de muerte y que hace 24 años está alojado en el “pasillo de la muerte” de una cárcel de Texas, podría ser ejecutado en noviembre de este año, luego de agotadas las instancias de apelación. Así lo confirmó su madre, Lidia Guerrero, luego de visitar a su hijo en el penal de Houston donde está desde hace más de dos décadas. La única esperanza para el argentino, recordó su madre, es que la justicia norteamericana responda favorablemente a la indicación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en 2016 consideró nulos los dos juicios a los que fue sometido Saldaño, porque en ambos hubo “plurales violaciones de las garantías judiciales de defensa”. La CIDH advirtió además, que había “responsabilidad” de Estados Unidos en esas violaciones a las garantías. La primera sentencia contra Saldaño, inclusive, había sido considerada racista por la propia Corte Suprema norteamericana, que ordenó realizar un segundo proceso; el resultado fue idéntico al primer fallo.

“Víctor me dijo que es posible que lo ejecuten en noviembre”, dijo Guerrero a un canal de televisión de Córdoba, con el que habló a su regreso de Estados Unidos. La mujer viajó a ver a su hijo luego de que Jonathan Miller, un abogado norteamericano que antes trabajaba en la defensa del cordobés junto con el argentino Juan Carlos Vega, visitara a Saldaño y le anunciara que la segunda apelación sería rechazada. El abogado Vega anunció que no apelarán la decisión de la ejecución. “No pediremos clemencia por la simple razón de que sería reconocer que Estados Unidos hizo un juicio justo. Éste es el único caso de la historia del sistema interamericano de derechos humanos en el que se va a ejecutar a un inocente”, dijo a Cadena3.
Saldaño fue condenado en 1996, acusado de haber matado, en noviembre del año anterior, a Paul Ray King, un ciudadano norteamericano a quien había robado junto con un amigo mexicano. El episodio ocurrió durante la noche de Acción de gracias en Collin, una localidad de Texas, uno de los estados de Norteamérica donde rige la pena de muerte. Cuando el cuerpo de King fue hallado, un testigo dijo a la policía que Saldaño había estado involucrado en el crimen. Cuando lo encontraron, el cordobés tenía en su poder el reloj de King y el arma con la que le habían disparado.
El presunto cómplice de Saldaño fue ejecutado meses después del episodio, pero la condena de Saldaño comenzó un proceso de apelaciones que demoró la aplicación de la pena capital. En 2004, luego de que la Corte Suprema norteamericana revisara el proceso judicial y admitiera que había racismo en la condena (durante ese juicio, un psicólogo convocado como experto por la fiscalía había asegurado que Saldaño, por ser latino, tenía más probabilidades de reincidir o cometer otro crimen), el cordobés fue sometido a un nuevo proceso.
Pero para cuando comenzó el segundo juicio Saldaño llevaba ya ocho años alojado en el “pasillo de la muerte”, como se conoce a la zona de la cárcel reservada a los condenados a la pena capital. Esos años de reclusión allí deterioraron su salud mental. Durante las audiencias, como consta en el acta del juicio, Saldaño se comportó de manera errática: se masturbaba, se hamacaba en la silla, se reía sin motivos, leía revistas; durante un receso, llegó a asegurar a uno de los custodios que lo vigilaban que había cometido más homicidios, aunque de esos crímenes no hubiera ninguna prueba. Nuevamente, el jurado consideró que Saldaño debía ser ejecutado en función de su “peligrosidad futura”.
fuente: Pag 12

domingo, 24 de marzo de 2019

Argentina marcha por Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia

La multitudinaria movilización por los DD.HH. en Argentina han venido siendo en los últimos años un escenario para denunciar también las injusticias del actual Gobierno derechista.

A 43 años del golpe de estado en Argentina, que dio inicio a la última dictadura cívico militar, este domingo 24 de marzo, movimientos sociales, organizaciones de derechos humanos, y militantes políticos, convocan a una multitudinariamarcha para conmemorar el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia.
LEA TAMBIÉN:
En Buenos Aires, capital de Argentina, los puntos de concentración serán en la Avenida de Mayo y la avenida 9 de julio, para comenzar a las 14H00 (hora local) la movilización hacia la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, sede de Gobierno.
Familiares de los asesinados y de los 30.000 desaparecidos, extendieron el llamado a toda la población para salir a las plazas de las distintas localidades y ciudades argentinas y unirse al llamado: ¡Nunca más y memoria, verdad y justicia!.
Una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas, de 89 años, envió un mensaje a la juventud: “quisiera invitar a los jóvenes a que vengan. Estamos todos en la calle, todos luchando”.
Como cada 24 de marzo, la Marcha por la Memoria, la Verdad y la Justicia, alza su voz contra la impunidad; expresiones populares que se extienden también a las demandas sociales de la actualidad, latentes en las políticas neoliberales del Gobierno argentino de Mauricio Macri; escenario que se ha vivido en los últimos tres años durante esta histórica movilización. 
Los organismos de Derechos Humanos han rechazado el discurso del mandatario argentino, quien se ha referido a la dictadura cívico-militar del genocida Jorge Rafael Videla (comprendida desde 1976 hasta 1983), como una guerra sucia entre las organizaciones políticas armadas y la dictadura militar.

lunes, 28 de enero de 2019

Venezuela

Un militar norteamericano asesor de Trump, le recordaba que esto no es Panamá. En el gobierno de Roanld Reagan, primero utilizaron a Noriega (general de Panamá), luego lo encarcelaron por narcotraficante y corrupto, previa invasión con marines y todo el aparato de propaganda.
Como en la época de Nixon, mientras estaba de su lado, no importaba lo que fuere; si se pasaba al otro bando en política internacional lo perseguían. Esa es la política exterior norteamericana, que han repetido con Sadam. Mientras les sirvió lo utilizaron frente a otras 'tribus'. Luego lo invadieron, lo persiguieron y lo mataron.

La situación actual de Venezuela, le informaban al actual presidente no será como en Panamá en caso de una invasión. Ya saben del apoyo de China y Rusia, y del actual no reconocimiento de la Unión Europea, como de la resistencia del pueblo venezolano.
Las clases medias (ascendidas y las que no tienen para la nafta) son las que han salido detrás del que se autoconvocó como presidente. La imágenes que vemos en los canales oficialistas, junto a los comites 'por la libertad' de los venezolanos que viven en Argentina, se parecen mucho a los cubanos que fueron a Miami y de allí criticaban al gobierno de la revolución cubana. El modelo de paraíso que predican.
De por qué hay desabastecimiento en Venezuela no se informa.

Lo peligroso por venir, es que se esté preparando a países vecinos para el inicio del conflicto en la Región. Todo se va pareciendo a la década del 60, con los misiles cubanos que tuvo dividido al mundo. De la OEA nada se puede esperar, porque repite lo mismo de aquella época: aislar al país que no calza en el modelo neoliberal.
Es interesante observar como los países y sus candidatos políticos (en Argentina) se han alineado rápido detrás de Trump, y los sindicatos y organizaciones sociales están con el pueblo bolivariano


LAS ÚLTIMAS 48 HORAS

En sus últimos dos días intercambió 146 mensajes de Whatsapp con periodistas, 99 con modelos y representantes vinculados a la prostitución VIP, 29 con dirigentes del PRO y sólo 21 con sus colaboradores. Lejos de lo difundido, él mismo borraba el rastro de sus mensajes.
por Raul Kollmann
Después de almorzar el viernes 16 con un periodista de La Nación, el fiscal volvió a su departamento en el piso trece del edificio Le Parc. Bajó las cortinas, se puso el pijama y no volvió a salir más. Sólo recibió una visita brevísima de su madre. El domingo 18 a la noche apareció su cuerpo, con un disparo en la sien derecha, tirado en el baño. Las pericias indican que la muerte se produjo ese domingo a la mañana. El departamento estaba cerrado por dentro, no había rastros de pelea ni desorden, el cuerpo no tenía lesiones defensivas, no había pisadas ni una gota de sangre fuera del baño. Le había pedido un arma prestada a dos personas y en sus manos se encontraron partículas consistentes con disparo de arma de fuego. Son todos elementos que sustentan la evidencia de que Nisman se disparó a sí mismo. 
Después de estar en la cumbre de la popularidad opositora el miércoles 14 por haber presentado la denuncia contra Cristina Fernández de Kirchner por el Memorándum, las malas noticias se empezaron a suceder: los jueces le dieron la espalda al texto del fiscal, el gobierno kirchnerista exhibió documentos sobre la falsedad de la acusación, el ex titular de Interpol, el norteamericano Ronald Noble dijo que la denuncia era falsa. La pelea con Arroyo Salgado trepó hasta la explosión, las hijas virtualmente cortaron toda comunicación. Su soporte durante años, el ex jefe de Operaciones de la SIDE Jaime Stiuso, no le contestaba los llamados y para colmo, debía ir al Congreso el lunes 19 a enfrentar al bloque del Frente para Victoria ante las cámaras de televisión.
Ese fue el ambiente de sus whatsapp del viernes 16 y el sábado 17.

Borrado

El dato que surge de manera llamativa es la interminable secuencia de borrados. Nada menos que 55 veces en dos días. Durante cuatro años, quienes sustentaban y sustentan la hipótesis del homicidio alegaban que una de las pruebas centrales era que se habían borrado evidencias del celular. Lo que demuestra el listado de los whatsapp de Nisman es que él mismo borraba y lo hacía de manera permanente. Y no es que quería ocultar conversaciones con integrantes de los servicios de inteligencia o diálogos ultra secretos con la clase política: borraba casi todo. 
Por ejemplo, el viernes borró 15 veces antes del mediodía, fundamentalmente intercambios con periodistas de Clarín, Infobae y algunas radios; con dos integrantes de la fiscalía, con su asesor de prensa y con un abogado. Por la tarde siguió borrando.
Al día siguiente, el sábado, el último día en el que mantuvo actividad, borró todavía más que el día anterior. Un borrado llama la atención: el de sus diálogos con un escribano, Bruno Santin (ver aparte). Ese sábado arrasó con los intercambios concretados nuevamente con periodistas, en especial Nicolás Wiñazki y Natacha Niebieskikwiat de Clarín y Laureano Pérez Izquierdo de Infobae, otra vez con dos colaboradoras de la fiscalía, borró los diálogos por mensaje con Patricia Bullrich y Waldo Wolff y los numerosos cruces con Lagomarsino. 
Lo que queda claro de los 55 procesos de borrado en menos de 48 horas es que Nisman se ocupaba de hacerlo. Se percibe el mismo patrón en forma continua. Esa evidencia contrasta con lo que se venía afirmando desde el principio: que los supuestos asesinos tomaron el celular y borraron registros. En el aparato sólo se encontraron huellas del propio Nisman y ahora está claro que, además, fue él quien hizo los borrados. Otra prueba de la inexistencia del comando iraní-venezolano-kirchnerista que nadie vio entrar ni salir del edificio y sobre el cual no pudieron encontrar ningún indicio en cuatro años. 

Intereses

El listado de Whatsapp les da la razón a los familiares de las víctimas del atentado contra la AMIA que, mucho antes de la muerte de Nisman, pedían que fuera apartado de la fiscalía. Argumentaban que investigaba poco. Eso se percibe en la nómina de intercambios del viernes y sábado en los que llama la atención la cantidad de mensajes dedicados a las modelos y a los periodistas, comparado con los pocos contactos con sus colaboradores. Más aún teniendo en cuenta que la denuncia venía fracasando por falta de pruebas y que, además, tenía que presentarse en el Congreso dos días después. 
Durante el viernes, el top del ranking de los mensajes fue el dedicado a las modelos, con ochenta whatsapp de ida y de vuelta, con seis chicas y dos representantes. El segundo puesto de contactos lo ocuparon ese viernes los periodistas, con 73 hatsapp. Y muy pero muy lejos, quedaron en el tercer lugar los intercambios con colaboradores de Nisman en la fiscalía: 21 whatsapp. Con los dirigentes del PRO se registraron once mensajes y hubo también intercambio con un par de abogados y hasta un dirigente de la comunidad judía internacional. No existieron vínculos con la DAIA o la AMIA algo que se condice con el poco respaldo que las entidades judías le dieron de entrada a la denuncia del fiscal. 
Ese viernes fue el último día que Nisman salió de su departamento. Después de almorzar en Puerto Madero con un periodista de La Nación, el fiscal volvió al Le Parc, bajó las cortinas del departamento y se recluyó allí. El argumento es que estaba trabajando en la presentación en el Congreso pero la realidad es que asistió a una durísima contraofensiva del gobierno y a una catarata de malas noticias. Eso incluyó un categórico desmentido de su denuncia por parte de Ronald Noble, el ex secretario general de Interpol, a quien Nisman citó en su texto diciendo que fue el que impidió que se levanten las órdenes de captura con alertas rojas de los sospechosos iraníes. El fallecido canciller Timerman dio a conocer un mail de Noble diciendo que el gobierno argentino nunca hizo ninguna gestión para aliviar la situación de los iraníes. Fue una irrupción demoledora.

Cruce

Por la tarde de ese viernes se produjo, por Whatsapp, la terrible pelea con su ex pareja, Sandra Arroyo Salgado. Fueron trece intercambios con la jueza que estaba en España con las hijas de ambos. Los textos, surgidos de la pericia informática realizada en septiembre, fueron publicados en el libro Quién mató a Nisman, de Pablo Duggan. Aquí un extracto: 
Arroyo Salgado le escribió: “nuestras prioridades son distintas. Está a la vista que para vos lo importante es la puja de poder y salir en los diarios. Te felicito por haber conseguido lo que querías”.
Entre otras cosas, Nisman le contestó: “estoy hecho mierda y vos encima seguís”. Una demostración de que su estado de ánimo estaba en furibundo declive. No le dijo “estoy en plena batalla”, sino “estoy hecho mierda”.
Pero Arroyo Salgado terminó con munición gruesa. “No te preocupes, ni yo ni mis hijas somos tan basura como para hacer nada. Yo les estoy enseñando a ser felices con poco o con mucho. Para que sean mujeres de bien y para que a los 20 años no tengan que regalarse a un papá de 50 para tener un viaje, un auto, ropa, celular, carteras. Y para molestar, agredir, exponerlas o destratar olvidate de mis hijas. Gracias”. 
Es un texto con el que corta toda comunicación, tiene un toque amenazante y hace referencia al pago a modelos. De hecho, en las siguientes 24 horas hay cuatro mensajes de Nisman a una de sus hijas y recibe una sola brevísima respuesta. Un dato que llama la atención es que Nisman, que borró 55 conversaciones en 48 horas, no borró ese furioso intercambio con Arroyo Salgado. Lo dejó en su celular. En cambio borró un brevísimo diálogo con su madre, Sara Garfunkel. 

Ultimos

Los mensajes del sábado 17, día anterior al hallazgo del cuerpo, siguieron la tónica de la jornada anterior, aunque con más presencia de periodistas. Como se sabe, los diarios del día domingo son los más leídos y todos le pidieron la denuncia completa al fiscal. Hasta ese momento sólo se conocía una especie de informe para la prensa y el texto íntegro únicamente fue entregado a una funcionaria de la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, Rosario Miró. Una evidencia más de cuáles eran las alianzas políticas del fiscal. 
Ese sábado intercambió 73 mensajes con periodistas, buena parte con dos periodistas de Clarín. En combinación con su asesor de prensa, fueron entregando un poco de información a cada medio y llevaron a La Nación a transcribir al día siguiente uno de los papelones de su denuncia. El diario centenario publicó que la clave de la imputación de Nisman estaba en un espía de La Cámpora, Allan Bogado, quien habría participado en las negociaciones con los iraníes en Nueva York y en Zurich. Finalmente se probó que Bogado no era espía, no era de La Cámpora y en toda su vida había salido una sola vez del país, desde su provincia natal Misiones, a Paraguay. Meses antes el nuevo titular de la ex SIDE, Oscar Parrilli, lo había denunciado por hacerse pasar por miembro de la AFI, la Agencia Federal de Inteligencia. 
El texto de Nisman fue tan burdo, tan hecho a las apuradas, que ni siquiera chequeó datos elementales como pedirle a Migraciones las salidas del país de Bogado. Pese a todo, gracias a la justicia de Comodoro Py el texto del fiscal sigue con vida hasta hoy. 
El segundo puesto del ranking de mensajes de ese sábado siguieron ocupándolo los whatsapp con modelos y representantes acusados de promover prostitución VIP. En total, 29 mensajes. Con sus colaboradores sólo hubo cuatro intercambios y con dirigentes del PRO, Bullrich y Wolff, ocho. 
Un lugar importante en la tabla de posiciones lo ocupan los mensajes con Lagomarsino. En total, son 25 whatsapp, en tres secuencias: a la mañana, al caer la tarde y poco después de las 21 (ver aparte).
Los dos últimos actos que Nisman realiza en su celular son significativos. A las 21.18.48, es decir a las 21 horas, 18 minutos y 48 segundos le respondió un mensaje a Leandro Santos, representante de modelos. Y a las 21.18.55 borró el intercambio con Natacha Niebieskikwiat, de Clarín. Es una demostración más de dónde tenía puesta su atención –modelos y periodistas– y que el celular no fue manipulado, sino que él mismo borraba en forma constante. 
Después de esas dos operaciones, Nisman no volvió a contestar ningún whatsapp. A la mañana siguiente abrió su celular, al que dejó cargando durante la noche, pero ya no mandó mensajes ni realizó ningún borrado. Sí ingresó a su computadora a las siete de la mañana, leyó los diarios –con pésimas noticias sobre su denuncia–, incluyendo una entrevista en este diario a Noble con el título “La denuncia de Nisman es falsa”. Luego miró dos fotos de una de las modelos con las que había intercambiado mensajes y no está claro si mandó o recibió mails en su casilla de Yahoo. Esa información sobre sus mails es ocultada por las autoridades de Estados Unidos desde hace cuatro años con el argumento de que ellos no aportan información que pueda tener “relevancia política” sino “solo criminal”. Esa evaluación la debe hacer la justicia argentina, no la del país del norte.
El capítulo final fue que Nisman leyó una nota, posteada por Claudio María Domínguez en Infobae. Se trata de un texto de un médico norteamericano, Mellen-Thomas Benedict, quien contó cómo regresó de la muerte.