martes, 21 de julio de 2020

La hora de la verdad

Coronavirus: Vivir con otra enfermedad en tiempos de pandemia ...Resultado de imagen para imagenes de la pandemia barrios hospitales

Son muchos los términos que se utilizan para analizar qué sucederá en la post-pandemia. Pero eso significa saltear algunos puntos. Por un lado la presión que se viene ejerciendo desde los poderes concentrados y los medios que trabajan para ellos. No solo es una batalla desigual en lo cultural de imágen en la TV, la prensa escrita y las redes, sino que termina siendo una cuestión semiótica: definiciones de significados. 
Lo que para algunos es proteger, cuidar, poner a miles, millones de personas al resguardo, para otros- directamente así lo dicen- es coartar su ‘libertad’. y esa libertad( propia de un liberalismo del siglo XIX, en la concepción económica) no tiene en cuenta a ‘los otros’. Posiblemente el gobierno tenga responsabilidad en este punto, por la manera que comunica. Las palabras, decíamos, son una lucha de la apropiación de los significados. Allí vuelven a aparecer las nuevas víctimas del periodismo, que durante cuatro años fueron implacables en perseguir, acusar, difamar a un sector de la clase política, y que ahora impunemente, dicen que los quieren censurar. Esa clase de comunicadores, porque no son periodistas, no tienen noticias, fomentan el veneno del odio, y siguen tranquilos en una nueva impunidad. Lo pueden hacer por el gran aparato protector que tienen en los holdings que controlan canales de cable, radio, diarios, y la información que llega por los celulares. Lo nuevo es que la gente ya no les cree, de ahí la baja de los raitings de los noticieros de la noche, y de la saturación de información que trabajo la cuarentena.
El gobierno debería tener un equipo de comunicadores y periodistas, y un vocero oficial en materia de lo que está actuando. La gente siente esta gran fragmentación porque por una lado apoya (dicen las encuestas) las medidas preventivas que se han tomado en contra de la pandemia, pero por otro lado va apareciendo- y no es solo ‘el cansancio del encierro’, como se escucha por algunos medios- la incertidumbre de qué va a continuar. Ya la gente comprendió que no hay una cura, ni una vacuna. Algunos saben a quienes afecta este virus más directamente (en rango etario, edad), pero lo angustiante- y en esto las clase poderosas de este país lo han hecho sentir por sus empleados de la información- recayó en los trabajos medios (comerciantes, profesionales independientes, cuenta propistas). Un estudio de la cantidad de trabajadores que funcionan en este sector hubiera equilibrado parte de esa economía interna del día a día. Así como un ministro reconoció que tenía estudios equivocados de sectores de pobreza: y calculaban 8 millones cuando eran diez, y después fueron más, los cálculos para comprar alimentos y abastecer los comederos y merenderos no iban a alcanzar.


Lo técnico tiene un límite cuando lo político tiene que decidir. Esto lo había demostrado bien el gobierno anterior. Desde desarrollo social se pactaba con las organizaciones sociales. Las que no ‘negociaban políticamente’ quedaban afuera. Qué terminábamos viendo en la TV ?: movileros llevando la queja de los que andaban por la 9 de julio, interrumpiendo el paso. Hoy el sanitarismo argentino como técnicos de un sistema, también tienen su límite. Por eso en un momento se enfrentaban con los economistas de TV, viejos payasos de circo con su cantinela de la ‘libertad de mercado’. Ya existen estudios realizados, tanto en lo epidemiológico, que tiene en cuenta las camas, los respiradores, que habrá para la provincia (del primero al tercer cordón) y CABA, que conocemos ahora como AMBA. El 90 % por ciento del Covid 19 está en esta región. Eso también muestran los estudios de los sanitaristas del Ministerio de Salud. Lo que parecen no medir es ese impacto (esa gran colisión) como se articula (en otros tiempos decíamos interdisciplinariamente, intersectorialmente) con todo el trabajo que están llevando a cabo desde Desarrollo social, Ministerio de Trabajo y principalmente desde el área de Seguridad. Allí debería estar una gran mesa de emergencia, midiendo todas las variables humanas, para no dejarlas a la triste ecuación de costo- beneficio.

jueves, 16 de julio de 2020

Indignación en Puerto Rico, luego que Trump pretendió venderla

El presidente estadounidense, Donald Trump, preguntó en 2017 si Puerto Rico podía venderse, tras el paso del huracán María.

La exsecretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Elaine Duke, reveló que el presidente Donald Trump preguntó en 2017 si la isla podía venderse.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, pidió este domingo respeto para Puerto Rico, después de que la exsecretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Elaine Duke, revelara que el presidente Donald Trump, preguntó en 2017 si la Isla podía venderse.
LEA TAMBIÉN:
"Muchas veces me preguntan si no me preocupa que Trump siga siendo presidente y yo sea gobernadora pues dicen 'ustedes no tienen una buena relación'. Di a respetar a Puerto Rico y lo daré a respetar siempre frente al que sea, aquí o allá", señaló Cruz a través de su cuenta en Twitter.
"Pero la pregunta debe ser cómo Wanda Vazquez -gobernadora de Puerto Rico- y Jennifer Gonzalez -representante de la isla ante el Congreso en Washington- siguen apoyándolo -a Trump- después de tanta falta de respeto a los nuestros. ¡Dar a respetar a nuestra gente no es cuestión de ideología, es cuestión de dignidad propia!", sostuvo Cruz.
La alcaldesa es una de tres aspirantes por la candidatura del opositor Partido Popular Democrático (PPD) a la gobernación de Puerto Rico, de cara a las elecciones generales de la isla que se celebrarán el próximo noviembre.
La exsecretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos (EEUU), Elaine Duke, reveló que el presidente estadounidense, Donald Trump, veía a Puerto Rico como un activo y consideró venderlo después de ser azotado por el huracán María en 2017. 
En una entrevista para el diario The New York Time, Duke indicó que "las ideas iniciales" de Trump "eran más las de un hombre de negocios"; por lo que cuando ocurrió el desastre en Puerto Rico, lo primero que preguntó el mandatario estadounidense fue "¿si se puede vender la isla". 
"¿Podemos subcontratar la electricidad? ¿Podemos vender la isla? ¿Saben, o deshacernos de ese activo?", supuestamente dijo Trump, de acuerdo con la entrevista publicada por el diario.
No obstante, Duke señaló que estas acciones nunca fueron consideradas por las autoridades que estaban debatiendo la situación de Puerto Rico. 
En este sentido, el exgobernante Acevedo Vilá denunció el sábado que Trump indagó sobre la posibilidad de vender Puerto Rico como si fuera un activo de unos de sus “negocios turbios”.
Por ello, reclamó a la comisionada Jenniffer González Colón, presidenta del Partido Republicano de EE.UU. en Puerto Rico, que retire de manera inmediata su apoyo a Trump.
“Todo Puerto Rico ha visto con gran indignación la manera en la que el actual presidente republicano se refiere a Puerto Rico y la comisionada parece que no tiene capacidad de indignarse ante tantos insultos”, indicó.
El huracán María, registrado en 2017, dejó un saldo de 2.982 fallecidos y daños estructurales por los montos de 90.000 millones de dólares.
De igual forma, el desastre natural dejó a toda la isla sin servicio eléctrico, debido a que se destruyó la red eléctrica en un 100%.

fuente: TeleSur

Venezuela rechaza informe de la ACNUDH sobre Sistema de Justicia del país

Venezuela repudia el “tendencioso” informe de Bachelet: “Es muestra palpable del doble rasero y la manipulación”



Venezuela rechazó este miércoles el “tendencioso” contenido, conclusiones y recomendaciones del reciente informe emitido por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), en relación con el funcionamiento del Sistema de Justicia del país y la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional del Arco Minero del Orinoco.
Mediante un comunicado oficial, el Gobierno Nacional reafirmó una vez más que el informe de la ACNUDH “es muestra palpable del doble rasero, la manipulación y el vergonzoso uso político de los mecanismos internacionales”, por parte de un reducido grupo de países con graves expedientes de violación de derechos humanos y posiciones políticas manifiestamente hostiles hacia el país.
Asimismo, Venezuela ratifica su voluntad de seguir cooperando con el Consejo de Derechos Humanos, sus mecanismos especiales y la Oficina de la ACNUDH, siempre y cuando estas instancias eviten ser instrumentalizadas políticamente contra Estados soberanos e independientes.
A continuación el texto íntegro del comunicado:
La República Bolivariana de Venezuela expresa su firme rechazo al contenido, conclusiones y recomendaciones del reciente informe de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en relación con el funcionamiento del Sistema de Justicia del país y la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional del Arco Minero del Orinoco.
Este tendencioso informe, elaborado a partir de una cuestionada resolución del Consejo de Derechos Humanos, es muestra palpable del doble rasero, la manipulación y el vergonzoso uso político de los mecanismos internacionales por parte de un reducido grupo de países con graves expedientes de violación de derechos humanos y posiciones políticas manifiestamente hostiles hacia Venezuela.
Precisamente el día de ayer el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, denunció la campaña propagandística comunicacional e injerencista anunciada por Elliott Abrams, ese oscuro personaje que funge como representante de Washington para los asuntos de Venezuela. Quedan en franca evidencia los gobiernos satélites de Estados Unidos al articular sus posiciones y acciones en los foros internacionales como parte de la agresión política y mediática contra Venezuela.
No tiene el Consejo de Derechos Humanos, como tampoco ningún actor internacional, facultad legal, ni mandato alguno, para pretender evaluar el funcionamiento constitucional de los poderes públicos y el desarrollo de los sectores económicos en Venezuela.
La República Bolivariana de Venezuela ratifica su voluntad de seguir cooperando con el Consejo de Derechos Humanos, sus mecanismos especiales y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, siempre y cuando estas instancias eviten ser instrumentalizadas políticamente contra Estados soberanos e independientes.
Caracas, 15 de julio de 2020.

fuente: Nodal