(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

miércoles, 31 de agosto de 2011

Denuncia

Una web de Chaco trató de “trolo” a Flor de la V

Además, utilizaron la volanta “Pobres pibes...”, para referirse a los hijos de la actriz. La organización FALGBT lo denunció ante el INADI.
  La Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) denunció en el INADI Nacional al sitio de noticias por Internet Nova Chaco, por los términos en que este sitio reflejó el nacimiento de los hijos de Florencia Trinidad (Flor de la V).
Bajo el título “Pobres pibes… Nacieron Paul e Isabella Goycochea, los ‘hijos’ del trolo chaqueño Flor de la V”, el sitio trató la noticia sobre el nacimiento de los hijos de Florencia Trinidad y Pablo Goycochea “con contenidos gravemente degradantes no sólo hacia Florencia sino a todo el colectivo trans”, dijo la FALGBT en un comunicado. En el epígrafe, se burlaron de la actriz con la leyenda: “Florencio de la V, con el ‘muñeco’ al aire.” La FALGBT y su organización local en Chaco, Unidos por la Diversidad, radicaron denuncias en el INADI Nacional y la delegación chaqueña, y harán lo mismo en la Defensoría del pueblo de Chaco. Esteban Paulón, presidente de la FALGBT, lamentó las “expresiones tan agresivas y degradantes hacia el colectivo trans, en lo que claramente constituye un hecho discriminatorio y de incitación a la violencia”. <

lunes, 29 de agosto de 2011

IRENE

Irene, al paso tranco por Nueva York

El huracán Irene bajó de categoría antes de entrar a Nueva York. El daño que provocó en la ciudad fue menor: algunas calles inundadas y la interrupción de los transportes.
Dieciocho muertos y una primera evaluación por 5 mil millones de dólares en daños fue el tendal que dejó Irene; pero como huracán, a su paso por Estados Unidos, ahora ya descendió al nivel de tormenta tropical. Más pasada por agua que por otra cosa, Nueva York emergió prácticamente ilesa a los embates de un temporal muy fuerte, pero que no alcanzó los niveles presagiados, imaginados y anunciados por especialistas y políticos. A todo esto, unas 50 mil personas quedaron sin energía eléctrica, los aeropuertos seguían cerrados y el Metro no había anunciado que reanudaría su circulación. Algunas calles de Brooklyn y del sur de Manhattan cercanas al río Hudson fueron inundadas, pero los efectos más importantes del temporal se sintieron por fuera de la ciudad y sobre las zonas más costeras. “Los problemas no han acabado”, presagió el propio presidente Barack Obama.
Lluvias torrenciales y ráfagas de viento barrieron Manhattan y provocaron caídas de árboles e inundaciones en algunas calles y subsuelos, pero Irene perdonó a Nueva York el domingo y siguió camino como tormenta tropical hacia el nordeste de Estados Unidos. Tras una inédita orden de evacuación obligatoria para 370 mil personas, que muchos desoyeron quedándose en sus casas, la Gran Manzana escapó casi ilesa del tan temido huracán. En Coney Island, Brooklyn (sudeste), donde el agua subió a la mañana, y Long Island, en el nordeste del estado de Nueva York, se experimentó algo de lo que los neoyorquinos esperaban como la furia de Irene. En Manhattan, lluvias, relámpagos y fuertes ráfagas de viento intermitentes marcaron el ritmo durante la noche del sábado y las primeras horas del domingo en una ciudad fantasma, aunque la situación nunca pasó a mayores y no se registraron heridos.
Las calles en torno de Wall Street también estaban desiertas y sólo se veía a algunos equipos de televisión que esperaban en vano por Irene. Más de 50 mil personas habían amanecido sin electricidad. Mientras, el tráfico aéreo sí sufrió las consecuencias: más de 10 mil vuelos fueron cancelados. No estaba claro si los aeropuertos internacionales de Nueva York reabrirían esta tarde, aunque son varias las compañías que anularon sus vuelos hacia o desde Europa y Asia.
El paso del huracán Irene por Estados Unidos causó hasta ayer 18 muertos. El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, en tanto, levantó ayer por la tarde la orden de evacuación que había impuesto en parte de la metrópoli ante la llegada del Irene.
“Aunque se ha debilitado, sigue produciendo fuertes lluvias. Nuestra preocupación fueron las inundaciones. Aún hay riesgos. Los problemas aún no han acabado”, dijo Obama en conferencia de prensa. “Sus efectos durarán aun varias semanas, por las inundaciones y el corte del suministro eléctrico.” Anoche, Irene fue disminuida a tormenta tropical.

sábado, 27 de agosto de 2011

CHILE

La policía chilena, acusada de matar a un chico de 16 años tras la marcha

El presidente de Chile lamentó el crimen del adolescente y pidió abrir negociaciones con la comunidad educativa. Los dirigentes escucharon la oferta y se mostraron esperanzados pero también dijeron que esperan soluciones reales.
  Después de tres meses sin contactos entre los estudiantes y el gobierno, y luego de dos días de huelga nacional y de represión de las movilizaciones de cientos de miles de personas que dejó un saldo de un muerto, 1394 detenidos y 153 heridos, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció ayer que se abrirá al diálogo para buscar una solución a un conflicto que pone en jaque el sistema político chileno. El mandatario realizó la propuesta, que fue relativizada por las organizaciones estudiantiles, ante una crisis que bajó la popularidad de su gobierno a un 26%, el más bajo porcentaje histórico en 20 años de democracia en Chile.
“Como presidente de Chile convoco a todos: estudiantes, padres, profesores y rectores, a que iniciemos ahora mismo ese diálogo en La Moneda, en el Congreso, porque yo sé, y ustedes saben, que eso es lo que la inmensa mayoría de los chilenos espera y exige de nosotros”, señaló el mandatario.
Por su parte, los estudiantes, aunque ven como un “gesto positivo” a la invitación del presidente, señalaron que sólo se sentarán a conversar con el Ejecutivo y no con el Parlamento. “Por fin el presidente cedió a escucharnos directamente y ojalá que sea un diálogo de verdad y no sólo que nos escuche y nos diga ‘qué bueno’, y al final haga otra cosa”, dijo a dpa el secretario general de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Cristóbal Lagos.
La crisis que llevó a Chile “al borde de la ingobernabilidad”, como señalara el ex presidente del país y actual senador chileno Eduardo Frei, tiene como base un cúmulo de demandas que se venían sumando desde la dictadura militar, cuando se implantó la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza. Frenar esta crisis política es necesario para el gobierno, que deberá enfrentar las urnas el próximo año en las elecciones municipales de octubre de 2012 y las presidenciales de 2013.
Piñera lamentó la muerte de “un joven por la violencia desatada”, y afirmó “cuántos muertos tendremos que lamentar para reaccionar”. El joven, de 16 años, murió esta madrugada en un barrio de Santiago después de recibir un tiro en el pecho, supuestamente disparado desde un vehículo policial, según denunció su familia. “Eso es lo que el hermano de este joven me cuenta”, dijo el alcalde de la populosa comuna de Macul, al sudeste de Santiago, el opositor demócrata cristiano Sergio Puyol.
En una primera reacción, el gobierno sostuvo que “espera que se esclarezca de manera rápida la muerte del joven”, en palabras del viceministro del Interior, Rodrigo Ubilla. La policía, cuya actuación es criticada por líderes sociales y la oposición, rechazó sin embargo de plano su participación en los hechos.
Las manifestaciones de miércoles y jueves, convocadas por trabajadores y estudiantes, convocaron a más de 600 mil personas y fueron violentamente reprimidas por la policía. <
dpa

jueves, 25 de agosto de 2011

LIBIA

Potentados y tiranos

 Por Robert Fisk *

Los potentados y tiranos árabes sobrevivientes pasaron otra noche de insomnio. ¿En cuánto tiempo los liberadores de Trípoli se metamorfosearán en los liberadores de Damasco y Alepo y Homs? ¿O de Amman? ¿O de Jerusalén? ¿O de Bahrein o Riad? No es lo mismo, claro.
La primavera-verano-otoño árabe no sólo demostró que las viejas fronteras coloniales permanecen invioladas –espantoso tributo al imperialismo, supongo–, sino también que cada revolución tiene características propias. Ya lo dijo Saif Khadafi al principio de su propia caída: “Libia no es Túnez... será una guerra civil. Habrá baño de sangre en las calles”. Y así fue.
Miremos en la bola de cristal. Libia será una superpotencia de Medio Oriente –a menos que impongamos una ocupación económica como precio del bombardeo liberador de la OTAN– y menos africana, más árabe ahora que la obsesión de Khadafi con Africa central y austral ha desaparecido. Puede que infecte a Argelia y Marruecos con sus libertades. Los Estados del Golfo estarán felices –hasta cierto punto–, pues la mayoría consideraba a Khadafi mentalmente inestable y maligno. Pero destronar tiranos árabes es un juego peligroso cuando gobernantes árabes no electos se unen a él. ¿Quién recuerda ahora la guerra de 1977, cuando Anuar Sadat mandó sus bombarderos a pulverizar las bases aéreas de Khadafi, las mismas que la OTAN ha estado atacando en los meses pasados, luego que Israel advirtió al presidente egipcio que Khadafi planeaba asesinarlo? Sin embargo, la dictadura de Khadafi sobrevivió a Sadat 30 años.
Como todos los demás, Libia sufrió el cáncer del mundo árabe: la corrupción financiera... y moral. ¿Será diferente el porvenir? Hemos pasado demasiado tiempo ensalzando el valor de los combatientes por la libertad de Libia en sus recorridos por el desierto, y demasiado poco examinando la naturaleza de la bestia, el pegajoso Consejo Nacional de Transición (sic), cuyo supuesto líder, Mustafa Abdul Jalil, ha sido incapaz de explicar por qué sus camaradas –y tal vez él mismo– maquinaron el asesinato del comandante de su propio ejército el mes pasado. Ya Occidente ofrece lecciones de democracia a la Nueva Libia, aconsejando con indulgencia a sus líderes no electos cómo evitar el caos que causamos a los iraquíes cuando los liberamos hace ocho años. ¿Quién recibirá los sobornos en el nuevo régimen –democrático o no– cuando esté instalado?
Y así como todos los nuevos regímenes contienen personajes oscuros del pasado –tanto la Alemania de Adenauer como el Irak de Maliki–, Libia tendrá que hacer espacio a las tribus de los Khadafi. Las escenas del lunes en la Plaza Verde fueron dolorosamente similares a la frenética adoración exhibida en ese mismo lugar por Khadafi hace apenas unas semanas. Evoquemos, pues, el día en que un asistente preguntó a De Gaulle si las multitudes que lo aclamaban tras la liberación de Francia, en 1944, eran tan grandes como las que aplaudían a Pétain unas semanas antes. Se dice que De Gaulle respondió: “Ils sont les mêmes”: son las mismas.
No todas. ¿En cuánto tiempo el mundo llamará a la puerta del supuestamente moribundo Abdulbaset al Megrahi, autor del bombazo en Lockerbie –si en realidad él cometió ese crimen–, para descubrir el secreto de su longevidad y de sus actividades encubiertas en el régimen de Khadafi? ¿En cuánto tiempo los liberadores de Trípoli echarán mano a los archivos de los ministerios del Petróleo y de Relaciones Exteriores de Khadafi para averiguar los secretos de los idilios de Blair-Sarkozy-Berlusconi con el autor del Libro Verde? ¿O se les adelantarán los espías británicos o franceses?
¿Y cuánto tiempo pasará, debemos preguntar, antes de que el pueblo europeo exija saber por qué, si la OTAN ha tenido tanto éxito en Libia –como ahora aseguran Cameron y sus amigos–, no se puede usar contra las legiones de Assad en Siria, tomando a Chipre como base de lanzamiento de aviones, y devastar los 8 mil tanques y vehículos blindados que tienen sitiadas las ciudades de ese país? O debemos poner atención en los vecinos: Israel tiene la esperanza secreta (como de modo vergonzante la tuvo con Egipto) de que el dictador sobreviva, se convierta en su amigo y firme un acuerdo de paz definitivo sobre el Golán.

Israel, que ha sido tan sesgado e inmaduro en su respuesta al despertar árabe, tiene mucho que ponderar. ¿Por qué sus gobernantes no expresaron beneplácito con la revolución egipcia, abriendo los brazos a un pueblo que mostró que deseaba esa democracia de la que Tel Aviv tanto alardea, en vez de matar a cinco soldados egipcios en el más reciente tiroteo en Gaza?
Ben Alí y Mubarak se han ido; Saleh está más o menos fuera; Khadafi ha sido derrocado, Assad está en peligro, Abdalá de Jordania aún enfrenta a opositores, la minoritaria monarquía sunnita bahreiní se aferra en forma suicida a la esperanza de gobernar hasta la eternidad. Todos estos son sucesos de enorme importancia histórica a los que los israelíes han respondido con una especie de pasmada y hostil apatía. En el momento en que podría afirmar que sus vecinos árabes sólo buscan las libertades que sus ciudadanos ya poseen –que existe una hermandad democrática capaz de trascender las fronteras–, Israel calla, construye más colonias en tierra árabe y continúa deslegitimándose mientras acusa al mundo de intentar destruirlo.
En una hora tan crítica no es posible olvidar al imperio otomano. En la cúspide de su poder, se podía viajar de Marruecos a Constantinopla sin documentos migratorios. Si hubiera libertad en Siria y Jordania podríamos ir de Argelia a Turquía y de allí a Europa sin necesidad de visa. ¡El imperio otomano renacido! Excepto los árabes, claro: tengan por seguro que ellos sí seguirán necesitando visa.
Aún no llegamos allí. ¿Cuánto tiempo falta para que los chiítas de Bahrein y las desfallecientes masas sauditas, sentados encima de tanta riqueza pregunten por qué no pueden controlar sus propios países y presionen para derrocar a los petimetres que los gobiernan? Con qué semblante sombrío ha de haber escuchado Maher Assad, hermano de Bashar y comandante de la infame Cuarta Brigada siria, la última llamada telefónica de Al Jazeera a Mohammed Khadafi. Nos faltó sabiduría y previsión, lamentó Mohammed ante el mundo antes que el fuego de las armas le cortara la voz. ¡Están en la casa! Y luego: ¡Dios es grande! Y la línea murió.
Todo líder árabe no electo –o cualquier líder musulmán electo vía fraude– habrá reflexionado en esa voz. La sabiduría es sin duda una cualidad muy ausente en Medio Oriente; la previsión, una habilidad que los árabes y Occidente han desdeñado. Oriente y Occidente –si es posible hacer una división tan cruda– han perdido la capacidad de pensar en el porvenir. Las próximas 24 horas es todo lo que les importa. ¿Habrá protestas mañana en Hama? ¿Qué dirá Obama en el horario estelar de televisión? ¿Qué le dirá Cameron al mundo?
Las teorías del efecto dominó son un fraude. La primavera árabe durará años. Más vale que pensemos en ello. No hay un fin de la historia.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

domingo, 21 de agosto de 2011

Un año sin Erica Soriano

Un año sin Erica Soriano: se intensifica la búsqueda



Erica. Estaba embarazada de dos meses y medio. El último en verla fue su pareja, Daniel Lagostena.

Otras notas

  • El caso de Érica Soriano, la joven embarazada (30) que desapareció el 21 de agosto, no deja de arrojar dudas. Si bien para la familia el principal sospechoso es el novio, Daniel Lagostena (50), para la Justicia no hay ninguna prueba, hasta el momento, para detenerlo.
  • El programa Hoy es tu día, emitido por Canal 13 los domingos a las 21 y conducido por los ex modelos Horacio Cabak y Luli Fernández, estaba por terminar su ciclo. Era diciembre de 2009 y, por entonces, Daniel Lagostena –un muchacho de 50 años que vivía de changas y de un dinero del padre, dueño de la casa velatoria La Paz– tomaba los datos de aquellos que querían participar. En el estudio del barrio porteño de Palermo donde grababan, con handy en mano, Lagostena era el que acomodaba a las casi 200 personas que iban a la tribuna como extras.
  • Federico Cash atiende el teléfono desde una estación de servicio en un punto intermedio entre San Salvador de Jujuy y Buenos Aires. De fondo, hay sonido de ruta y descampado. Su hija, María Cash, lleva dos semanas desaparecida y varios testigos aseguran que la vieron en distintos tramos de ese trayecto. “Hace 14 días que estoy arriba de una camioneta”, dice el hombre. “Trato que con mi presencia de padre los que la buscan actúen un poco más intensamente.”
  • Según las últimas cifras, en lo que va del año 54 mujeres fueron asesinadas por sus parejas, ex parejas o familiares. Ocho de esas mujeres murieron quemadas. La última de ellas vivía en Merlo, tenía 30 años y dos hijos. Mientras su carne se ardía, gritó tan fuerte que los vecinos la escucharon a tres cuadras a la redonda. Pero nadie la socorrió. Su nombre era Analía Cáceres y fue la decimoquinta mujer quemada en un año.
  • Estaban los tres juntos en la casa, en familia, pero muertos. Una pareja y el hijo de la mujer fueron asesinados la semana pasada en Mar del Plata. Fue gracias al joven que sus amigos se dieron cuenta de que algo había sucedido. Sergio Neiman cumplió 21 años y lo festejaba el sábado en un boliche de la calle Alem. Los invitados lo esperaron toda la noche, pero el pibe –a quien le decían El Negro – jamás llegó y tampoco atendía los llamados telefónicos. Algunos conocidos lo fueron a buscar al día siguiente a su casa, donde vivía con su hermano.
  • Boca de fresa es una película nostálgica. Pero no esta hecha de esa nostalgia que entristece. Es una comedia naïf, que se da el gusto de coquetear con otros géneros: mezcla de western, road movie y suspenso. Con los colores y la estética de la década del ’70, Rodrigo de la Serna (Oscar) y Érica Rivas (Natalia) encarnan a los protagonistas de una historia que bucea en muchas aguas, pero sobre todo en las del amor.
Una pista lleva a las redes de trata de personas. La Justicia analiza el ADN de un cadáver hallado en junio. Hoy al mediodía se hará una caminata solidaria.
Ester, la madre de Erica Soriano, tiene los ojos irritados. Hace un año que desapareció su hija, y ella sigue en la búsqueda como el primer día. “No estuve llorando”, aclara. “Es que me levanté muy temprano.” A la mañana estuvo con funcionarios nacionales que decidieron tomar el caso, por la tarde trabajará algunas horas vendiendo cosméticos y antes de que caiga el sol va a dar una charla para padres de chicos internados por adicciones. “Colaboro en una fundación tres veces por semana –cuenta a Miradas al Sur–. Pensaba dejar de hacerlo, pero desde que pasó lo de Erica necesito ayudar a otros. Transformar el dolor en amor es lo mejor que uno puede hacer.”
Erica Soriano tiene treinta años y fue vista por última vez el 21 de agosto de 2010. Estaba embaraza de dos meses y medio y desde hacía cuatro convivía con Daniel Lagostena, un hombre veinte años mayor que ella. La investigación judicial para intentar encontrarla creció hasta convertirse en un laberinto de testimonios y datos diversos. Incluso hoy, tanto tiempo después, su familia recibe tres o cuatro llamados por día de gente que intenta aportar pruebas. Ellos atienden y tratan de chequear cada información, pero no pierden la línea. “Estamos convencidos –dice Ester Soriano– que Lagostena tiene algo que ver. Es un psicópata: desde el principio tiene una actitud fría.”
Hasta el momento se investigaron los lazos de la familia Lagostena con empresas de servicios fúnebres y una casa de crematorios. También se siguió la pista de un cruce de llamadas entre Daniel Lagostena y su entorno en la madrugada del viernes 20 de agosto, la noche en la que Erica fue vista por última vez.
Ninguno de esos indicios se convirtió en una pista firme, pero tampoco se descartaron. El jueves, luego de reunirse con funcionarios del Programa Anti-Impunidad del Ministerio de Justicia, los familiares de Erica dieron a conocer una nueva hipótesis: que haya sido víctima de una red de trata de personas.
“Hasta ahora no hay pruebas. Quiero saber la verdad. La buscamos muerta y no la encontramos. ¿Por qué voy a pensar que no está viva?”, explica Ester. “La policía desistió de la pista de trata de personas, pero nosotros no perdemos la esperanza. Además, Lagostena tiene perfil de entregador.”
Este último dato fue aportado por Pablo Iglesias, un investigador privado que se sumó a la búsqueda. “Lagostena –asegura Iglesias– se maneja mucho en el ambiente prostibulario. Todos los viernes y los sábados va al Bar Sarandi, que está cerca del viaducto de ese barrio y en el fondo tiene un prostíbulo. Entra a las once de la noche y sale a las a 6.30 de la mañana. Llega siempre acompañado por otras personas, en un Peugeot 306 negro.”
Según la familia, una testigo que aescapó de un cabaret en el norte del país dice haber visto a Erica con vida. “Hay un caso –agrega Iglesias– de una chica que estaba en manos de una red de trata y estuvo dos veces embarazada en cautiverio. Un niño hijo de dos personas de piel blanca se vende hasta en 40 mil dólares. Tenemos indicios para pensar que a Erica le pasó lo mismo que a la otra chica. Creemos que está viva, y que Lagostena pronto va a estar tras las rejas.”
En rigor, el primero en hablar de una red de trata de personas fue el propio Daniel Lagostena. Casi un mes más tarde de la desaparición de Erica, él también desapareció, aunque en su caso lo hizo por sus propios medios. “No quiero ser el chivo expiatorio”, dijo en una carta que escribió antes de irse con rumbo desconocido. Diez días más tarde volvió y aseguró que había visitado dos prostíbulos de Misiones, donde le habían dicho que podía estar encerrada Erica.
La pista se retomó –con Lagostena como sospechoso y no como informante– a partir de la incorporación al caso de un detective privado, y del testimonio de la mujer que dice haber visto a Erica en un prostíbulo.
En la Justicia, mientras tanto, se sigue chequeando cada dato. El último es un esqueleto encontrado el 11 de junio cerca de la estación de trenes de Caseros. Todavía no se sabe sin son huesos de un hombre o de una mujer. Estaba vestido con un short de fútbol celeste, un pantalón tres cuartos, con franjas blancas y rojas a los costados, una camiseta del Palmeiras de Brasil y ojotas. El fiscal de Lomas de Zamora Gerardo Loureyro ordenó que se compare el ADN de la madre de Erica con la del cuerpo encontrado.
Desde el entorno de Erica no se oponen a que se haga el análisis, pero descreen de que sea un dato cierto. “No es un dato nuevo, pero lo hicieron público –aseguran– porque el caso llegó a los ámbitos nacionales y quieren mostrar que están haciendo algo.”
Con todo, las hipótesis siguen siendo eso: esperanzas de que el caso se solucione de una u otra forma. Lo único claro es que Erica, antes de desaparecer, pasó por el mismo calvario que atraviesa cada mujer que es víctima de la violencia machista. “Me endulzás con las cosas más ricas y después me das un vaso de ácido muriático para bajarlo”, se había quejado ella en un intercambio de mails con Lagostena, en los que se quejaba de sus celos enfermizos y su afán de controlar cada uno de sus movimientos.
“El error de Erica fue creer que lo podía arreglar. Ella soñaba con formar una familia. Y, como toda mujer que es víctima de violencia de género, tenía baja autoestima”, dice la madre.
La última vez que se vieron, recuerda, Erica estaba triste.
–Estoy viviendo una pesadilla –le dijo.
–¿Qué te pasa?
–Nada, mamá, estoy exagerando. Ya lo voy a solucionar.
Ester le dijo que se quedara a dormir en su casa.
–¡Ni loca! –respondió Erica–. Si no voy, Daniel se muere.
Los días siguientes, madre e hija hablaron por teléfono de forma diaria.
–No te noté bien el otro día –dijo Ester el viernes.
–Mañana hablamos –respondió Erica.
Pero no hubo mañana. Nadie volvió a saber de Erica.
En teoría, salió de la casa que compartía con Daniel Lagostena en Lanús y se perdió en el camino. En la práctica, nadie la vio salir y moverse en las calles del barrio que supuestamente recorrió.
Hoy –domingo 21 de agosto–, a las 12 horas, la familia de Erica organizó una caminata. El escenario no va a ser el lugar donde Erica desapareció. La convocatoria es en Avenida Santa Fe y Dardo Rocha de San Isidro, y desde allí se encolumnarán hacia la autopista Panamericana, donde piensan hacer una suelta de globos y escuchar al Coro Kennedy. Por último, irán al Hospital de Niños de San Isidro, donde nació la hija mayor de Erica. Allí entregarán juguetes y leche en polvo.
“Transformar el dolor en amor –repite Ester Soriano– es lo mejor que podemos hacer.”.

sábado, 20 de agosto de 2011

¿Una nueva época argentina?

¿Una nueva época argentina?

Por Osvaldo Bayer

La última semana de estadía en Europa me sirvió para el pesimismo. Otra vez la crisis anunciada. ¿Hasta cuándo? ¿Cómo el ser humano no ha aprendido a administrar todo esto que se llama naturaleza y así eliminar la violencia, las penas, las carencias, la búsqueda por sobre todo del poder que casi siempre, o siempre, significa la muerte? Vemos la España de hoy, vemos Portugal, Grecia ni que hablar, la Italia de Berlusconi... aquí sólo caben la ironía, o la profunda tristeza y decirnos... el ser humano no aprende nada. Lo de Noruega ha dejado a todos mudos. Sólo queda mirar al costado o hacer un congreso de economistas, de políticos, pero sobre todo de psicólogos. Europa no aprende, pese a su historia. Por ejemplo, hoy, gracias a la caída del Muro, las mujeres polacas pueden ser sirvientas en Alemania. Sí, parece una frase calcada de Dostoievski. O de Kafka.
Europa... y sus esperanzas en el Mercado Común Europeo, con el euro como moneda. ¿Por qué ahora esto? En España, la juventud no tiene trabajo, el porcentaje más alto de su historia de jóvenes desocupados. Gran Bretaña, sí, la del imperio. Meta bala. ¿La solución? Más policía adiestrada. Conocemos esas soluciones. Gran Bretaña. Cameron, sus gritos en la Cámara de los Comunes, ya tiene sus muertos para la historia.
En Alemania, la preocupación es el euro. Ahí puede venirse todo al suelo, aquel sueño de la Europa sin fronteras. Con aquella historia aparentemente superada de guerras mundiales, con millones de muertos y ciudades arrasadas. Sí, una Europa sin fronteras. Pero al parecer no se entienden ni con gestos. ¿Obama protagonizará una nueva versión de El fugitivo? ¿O pasará a la historia nada más que como un “negro” que quiso pasar a la historia estadounidense como un blanco más? De las esperanzas a las pequeñeces ya conocidas. Los “republicanos” dicen sobre él: “Vaya un nombre más inicuo”. Y sonríen. “Ya lo sabíamos... ¿qué se puede esperar de un...?” Dejémoslo ahí. Se lo enlata y ya está.
Subrayo los últimos diarios alemanes antes de partir. Sí, los democristianos-liberales se derrumban en caída libre. El próximo gobierno será socialdemócrata-verde, o más bien verde-socialdemócrata. Según la figura que pongan al frente. Dejo el Viejo Continente más viejo que nunca. Todo es duda. Todo es incierto.
Llego a la Argentina de las elecciones. Hay tranquilidad en las calles. Sí, no ha habido violencia. Por lo menos eso ya es muy positivo. Aceptación de todos por los resultados. Autocríticas. Alegrías. Eso es positivo. Prepararse para la final de octubre. Bien, parece que estamos aprendiendo a vivir en democracia. Me paro en la misma esquina de Monroe y Arcos, donde cuando niño, adolescente, grande y ya mayor vi pasar las tropas, con sus generales a caballo, hacia la Plaza de Mayo. Ahora esto, la confianza en las urnas. No está mal como primer paso a la verdadera democracia. Que sólo se logrará con verdaderas medidas sociales.
Sueño con que el nuevo gobierno va a volver a organizar y apoyar las asambleas barriales. Un milagro libertario que experimentamos en la primera década de este siglo y que luego dejamos morir por falta de acción e inspiración. Luego, dar el primer paso hacia la verdadera democracia, que es la que busca la igualdad en libertad: la eliminación para siempre de las villas miseria y que cada hogar, que cada niño, tenga un pan sobre la mesa y un techo digno. Que una de las obligaciones fundamentales del nuevo gobierno sea promover las cooperativas de trabajadores. También esto con la tierra a los hombres de la tierra, y no de los banqueros que bajan el dedo y se les otorgan dos millones de hectáreas. Ciudades limpias con plazas bien verdes y con flores constantes, como las que tenía Buenos Aires antes: cuando yo era un niño, todas las tardes corríamos entre esos verdaderos jardines comunitarios. No como hoy, con las plazas porteñas con alambrados y que no son otra cosa que potreros de polvos y pozos. Y que por fin se descentralice Buenos Aires, que se lleve la Capital al interior, porque esto ya no es una ciudad, es una jaula de motores, de ruidos, de esperas interminables y de niños que ya no pueden jugar sino sólo estar estáticos ante la pantalla boba.
Sí, que se promueva a fondo la verdadera democracia y el compartir sus bienes. Sería muy bueno que se adoptara como lema “Libertad y Bien común”.
Sueño con escuchar música de Bach en atardeceres porteños silenciosos o tal vez la del propio Atahualpa Yupanqui, que sigue teniendo el olor de nuestro paisaje todo.
Y para eso, el respeto de las palabras de las organizaciones de base. Comenzar, por ejemplo, con limitar a cuatro años todos los mandatos de los dirigentes sindicales. Sin reelección posible. Demostrar que no hay nadie imprescindible y que todos tienen derecho de llevar a cabo las resoluciones de las bases. Para terminar con burocracias y magnates del poder.
Para lo cual, para intentar acabar para siempre con niños con hambre, gente sin techo, manos rudas sin trabajo, para llegar a ese producto final que sería la verdadera democracia, dar mucho más categoría a las escuelas, a los docentes. Y a la convocatoria de la voz popular para escucharla: congresos formativos, asambleas de base, reconocer a los verdaderos héroes del pueblo. Para ello, fundamental, la información. Seguir el debate sobre los medios para que por fin muestren el verdadero rostro de la sociedad y toda la información se fundamente en la ética. En el derecho de todos. Los medios con la voz del pueblo. De los que hacen la sociedad y no de monstruos que se tragan todo.
Parece todo esto –el sueño, las ilusiones– el resumen paradisíaco del pensamiento de los grandes propulsores de la paz eterna, escritos durante siglos y siempre olvidados en los depósitos de puertos a los cuales ya no llega ningún barco.
Intentarlo pasaría a nuestra historia como un bello capítulo. Como si estuviéramos leyendo aquellos escritos del joven Mariano Moreno, del idealista Juan José Castelli y del apasionado por la igualdad que fue aquel increíble Bernardo de Monteagudo, cuyo retrato tendría que estar en todos nuestros colegios.
Empecemos una nueva época. Poniendo el rostro y la palabra. La palabra como arma única contra el egoísmo.

jueves, 18 de agosto de 2011

LA VISITA DEL PAPA EN ESPAÑA





Miles de “indignados” se han manifestado en Madrid en rechazo a la financiación pública de la visita del Papa en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).
La marcha de protesta ha salido a las 19’30h desde las plazas de Tirso de Molina y Jacinto Benavente. Ya en el momento de salida, las calles que dan a parar a Puerta del Sol estaban abarrotadas.
La marcha se inició sin incidentes y bajo un ambiente festivo, encabezada con una pancarta con el lema “De mis impuestos al Papa cero y Estado laico ya”.
“Menos crucifijos y más trabajo fijo” fue uno de los lemas más coreados junto a los de “no con mis impuestos” o “menos curas y más cultura”.
En las pancartas se podía leer proclamas como “esta no es la juventud del papa”, “menos viajecitos y mas papeo para los negritos”, “Dios sí, Iglesia no” o “separación Iglesia-Estado”.
Francisco Delgado, presidente de Europa Laica, una de las organizaciones convocantes de la marchadeclaró que la marcha persigue “decirle al mundo que en España no sólo hay población católica sino de otras confesiones” porque, a su juicio, pueden pensar que toda la ciudadanía respalda la visita del Papa.
En este sentido, ha incidido en que no se trata de una protesta contra Benedicto XVI, sino una reivindicación del Estado aconfesional, de una reforma de la Constitución que elimine las referencias a la Iglesia y de la libertad de cualquiera para manifestarse.
Los participantes de la Jornada Mundial de la Juventud han intentado impedir el acceso a Perta del Sol a los manifestantes al grito de “esta plaza es del papa”. La Policía ha tenido que separar los dos grupos para evitar posibles enfrentamientos.
Finalmente, hacia las 22h la Policía ha desalojado la plaza mediante varias cargas. La actuación ha dejado como saldo 6 detenidos y 8 heridos.


miércoles, 17 de agosto de 2011

Un fiscal

EL FISCAL JUAN MARTIN ROMERO VICTORICA PRESENTO SU RENUNCIA PARA EVITAR EL JURY EN SU CONTRA

Un fiscal que busca la puerta de salida

Estaba en marcha un proceso que podía terminar con su destitución. La nieta recuperada Victoria Montenegro lo acusó de ayudar y adelantarle información a su apropiador. La Procuración debe decidir si le acepta la renuncia.
 Por Irina Hauser

El fiscal de la Cámara de Casación Penal Juan Martín Romero Victorica presentó la renuncia justo cuando se avecinaba el jury de enjuiciamiento que podría llevar a su destitución. La apertura del procedimiento había sido ordenada por el procurador general de la Nación, Esteban Righi, ante la denuncia de la nieta recuperada Victoria Montenegro, quien lo acusó de adelantarle información a su apropiador, el coronel de Inteligencia del Ejército Herman Tetzlaff, sobre la causa en su contra y de haberle puesto abogados. La joven también aseguró que el fiscal sabía que Tetzlaff había sido quien mató a sus padres. Ahora Righi debe resolver si acepta que deje el cargo sin pasar por el proceso de remoción. En el organismo están analizando cuál sería la mejor decisión. Las Abuelas de Plaza de Mayo se inclinan por que se haga el juicio político.
Romero Victorica presentó la semana pasada una nota en la que anunciaba su renuncia. Alegaba simplemente sus largos años en el Poder Judicial, donde fue fiscal en San Martín antes de desembarcar en Casación, en 1994, según informaron funcionarios judiciales a Página/12. Pero su decisión apuntaría a evitar el enjuiciamiento que tiene en puerta, que podría llevar a su destitución y quizás a la pérdida de toda o parte de su jubilación. De todos modos, Righi debe resolver formalmente y por escrito si acepta el planteo. En otros casos donde también estaba en juego la suerte de fiscales implicados en historias de complicidad con la última dictadura o con represores, decidió aceptar las renuncias por considerar que la finalidad de que se vayan de su puesto quedaba cumplida.
En el balance de la Procuración, por lo general, pesan a favor de la aceptación de renuncias factores como que el proceso se puede prolongar por dos o tres años; que la sentencia del jurado se puede apelar ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo (lo cual estira más los tiempos); que no parecería deseable que en el ínterin siga actuando como fiscal, en especial en causas de violaciones a los derechos humanos; que aunque el fiscal imputado sea suspendido preventivamente no se puede nombrar a nadie en su reemplazo hasta el final del proceso; que si el jurado lo absuelve, inmediatamente intentará retirarse o jubilarse; y que si el fin es que pierda la jubilación, existen altas chances de que logre recuperarla con una demanda. En el caso de Romero Victorica, además, hay una denuncia penal en trámite en su contra, a cargo del juez Norberto Oyarbide. Righi tomaría una determinación en el transcurso de esta semana.
En Abuelas de Plaza de Mayo preferirían que avance el jury. “Por el momento nos parece que, dado que hay una instancia de enjuiciamiento abierta, debería evaluarse que Romero Victorica sea destituido. Como declaró Victoria Montenegro, habría colaborado con el encubrimiento de delitos de lesa humanidad. No parece una buena señal que se vaya como si no hubiera pasado nada. Sería muy bueno que, teniendo en cuenta las graves denuncias, la institución donde se desempeñó como fiscal lo separe por medio de la destitución”, dijo Alan Iud, abogado del organismo. “Desde Abuelas lo recusamos en todas las causas de derechos humanos, con lo cual no hay riesgos de que entorpezca este tipo de procesos”, aclaró.
Romero Victorica ya había sido sancionado por la Procuración a raíz de que, en una audiencia en Casación por la excarcelación del ex ministro de Gobierno de facto Jaime Smart, dijo: “No puedo creer que a Jimmy le imputen esos hechos, no sé qué hace esta causa acá, si yo estoy de acuerdo con la excarcelación”. Los hechos eran 60 privaciones ilegales de la libertad y tormentos en el circuito Camps. Pero el ocaso de su carrera se hizo más palpable el día que Victoria Montenegro tomó la decisión de contar la estrecha relación que había tenido con su apropiador, al brindar su testimonio durante el juicio de apropiación de menores hijos de desaparecidos el 25 de abril último, ante el Tribunal Oral Federal 6.
Victoria recuperó su identidad en el año 2000. Entonces supo que es hija de Hilda Torres y Roque Montenegro. Su apropiador, el coronel Tetzlaff (fallecido), estaba desde mucho antes en la mira de la Justicia por su papel en grupos de tareas del centro clandestino El Vesubio y en Campo de Mayo, y también por su apropiación. Fue jefe del operativo en el que fueron secuestrados los padres de Victoria y cuando empezaba a avanzar la causa que mostraría cómo se quedó con ella, para la joven quedó en evidencia el vínculo que tenía con Romero Victorica, como relató ante el TOF6. El fiscal, dijo, “llamaba a casa y le daba información” adelantada sobre la causa en su contra.
Cuando Tetzlaff fue detenido por primera vez, por orden del ex juez Roberto Marquevich, Victoria atendió en su casa un llamado de Romero Victorica, que le dijo que se quedara tranquila, “que él iba poner a unos amigos (abogados) para que lo sacaran”. Hablaba, dijo la chica, del ex juez Martín Anzoátegui y los abogados Federico Casal y de Manuel Romero Victorica (sobrino del fiscal). Victoria contó que su apropiador le había confesado que había matado a sus padres y hasta le mostró el arma que utilizó. Dijo que Romero Victorica lo sabía.
El consejo evaluador de la Procuración analizó el testimonio de Montenegro y el descargo presentado por el fiscal de Casación, quien dijo que ese relato no tenían relación con la realidad y respondía a “mandatos” de “personas” que desconoce pero que quieren su desprestigio. Los fiscales evaluadores recomendaron iniciar el proceso de su destitución, que ahora quedó stand by, a la espera de una definición sobre su renuncia.

sábado, 13 de agosto de 2011

Una lapidación mediática

MASIVO ACTO DE RESPALDO A RAUL ZAFFARONI EN LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UBA

“Una lapidación mediática”

Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, Adolfo Pérez Esquivel, autoridades y profesores universitarios y cientos de estudiantes participaron del acto de desagravio al ministro de la Corte, que se transformó en su clase magistral.
 Por Irina Hauser

El ministro de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni, acompañado, entre otros, por el rector Ruben Hallu.
Imagen: Kala Moreno Parra.
Al caer el sol, los pasillos de la Facultad de Derecho de la UBA se convierten en una marea de estudiantes que caminan entre carteles de propaganda electoral, cargados de libros pesados y cuadernos con espiral. Hay grupitos que conversan en rincones. Caras de coqueteo. Rostros ojerosos. Largas colas para sacar fotocopias. En el primer piso, el majestuoso salón de actos ayer parecía un mundo aparte. Parecía una fiesta. Apenas entrar todo era alegría. Un bullicio hilarante que se apaciguaba cada vez que alguno de los oradores anfitriones tomaba la palabra, y luego explotaba en aplausos imparables con que sólo alguien dijera el nombre del homenajeado en el “acto de apoyo”: Eugenio Raúl Zaffaroni. “El maestro”, como muchos lo mencionaron, desató ovaciones, cantitos de hinchada y gritos de “¡fuerza!” una y otra vez cuando, subido al estrado, ofreció –con erudición e ironía– “una clase inaugural” de lo que dio en llamar, mucho antes de que se difundieran las noticias sobre sus departamentos y su cuenta (nunca ocultada) en Suiza, “criminología mediática”. Algo así como un sistema de juzgamiento (anche ajusticiamiento) de que se valen los medios de comunicación mientras construyen la realidad. Su caso, anunció, serviría de ejemplo “práctico”. Sobre el final, Zaffaroni advirtió que la generalización de este tipo de “hechos” de “hostigamiento” podrían traer consecuencias tales como “llevar a la opinión pública la impresión de que en la política y la función pública nadie está limpio, que todos son sucios (...) eso es la antipolítica y ésta es el preludio de toda aventura y de toda dictadura”. Después le regaló al público “una confesión”: y contó que venía pensando que ya llevaba demasiado tiempo en la Corte Suprema, que van a ser ocho años y ya era hora de irse. Y cuando todos le suplicaban “¡no, no!”, entonces exclamó: “Quédense tranquilos, ahora estoy preso, no puedo irme. Que quede claro que no me voy por esta infamia”.
Que el acto se hiciera en la Facultad de Derecho, con presencia y discurso de su decana Mónica Pinto y el rector de la UBA, Ruben Hallu, tuvo un gran peso simbólico y de respaldo hacia Zaffaroni. En el salón de actos no cabía ni un alfiler. Cerca de mil personas había, según calculaban quienes regulaban el desembarco del público en las butacas de terciopelo rojo. Las primeras filas estaban llenas de pañuelos blancos, entre ellos los de Hebe de Bonafini –por la Asociación Madres de Plaza de Mayo– y Nora Cortiñas y Marta Vázquez –de Madres Línea Fundadora–, estaban las Abuelas de Plaza de Mayo, el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, políticos como Aníbal Ibarra, Vilma Ibarra, María Elena Naddeo, María José Libertino y Héctor Recalde, el ministro de Trabajo Carlos Tomada, juristas como David Baigún, Arístides Corti y Eduardo Barcesat, jueces federales, secretarios, académicos y estudiantes.
El rector Hallu le dijo de manera sentida que todos trataban de ponerse en su pellejo. “Esta universidad, esta comunidad de 400 mil personas lo respalda totalmente”, le aseguró. “Nuestro profesor Zaffaroni no debería pasar por esto”, dijo. Mónica Pinto destacó su carácter de profesor emérito, de “generador de una escuela de pensamiento jurídico”, su “honestidad intelectual”, y cuestionó “el destrato al que está siendo sometido”. También hablaron representantes la Asociación de Abogados Loboralistas, la Asociación de Profesores de Derecho Penal, la Asociación Americana de Juristas, la Asociación de Abogados de Buenos Aires. Llegó una mensaje de Eduardo Galeano: “Los que te atacan Raúl, los que te enchastran, los que te insultan, no saben que así te están elogiando”.
“No deseo hacer de esto una epopeya ni asumir el papel de víctima. Sé muy bien que trabajar de víctima es el mejor negocio político”, pero “no tengo interés en eso”, inauguró su discurso Zaffaroni, para luego empezar una verdadera clase de “criminología mediática”, un concepto de su último libro, La palabra de los muertos. Con gran precisión, sentido didáctico y mucho humor, Zaffaroni explicó que “las circunstancias han querido que me halle en la curiosa situación de un observador participante cuyo rol es el de objeto de una tentativa fallida de construcción mediática de la realidad (...) se trata de una clase en base a un caso práctico”, afirmó, y desató la primera oleada de risas y aplausos.
Caracterizó el hecho como “una lapidación mediática”, no un “linchamiento”, ya que en el primer caso “se toca materialmente a la víctima” y pero en el segundo se la “persigue” “arrojando piedras hasta que sucumbe”; “los ejecutores son anónimos y nadie se contamina físicamente con la víctima”. Citó doce “motivaciones”: desde “una ong que busca promoción” hasta “sectores minoritarios de seguridad” que buscan “venganza”, “afectados por el lapidado al promover el secuestro de 4 millones de dosis de paco y obtener más de 100 procesamientos”, e incluso “burócratas internacionales preocupados por lo que el lapidado discurre acerca del crimen organización y del lavado de dinero”. Nombró molestias por “la integración de la Corte” y “personas con escaso éxito político”.
El “perfil del agredido”, advirtió, sería “alguien capaz de quebrarse (...) pero es más difícil golpear a la víctima cuando éste tiene perfil transgresor, como en este caso”. El “instrumento de lapidación”: “la prensa amarilla, que es una patología de la comunicación” que “no conoce ningún límite ético”. La “mecánica de la agresión”, explicó, fue “compleja”: comenzó con el hackeo de sus mails, llamados telefónicos, el cierre de su cuenta en suiza y hasta noticias falsas sobre reuniones suyas en la Casa Rosada y hasta sobre su renuncia. El “objetivo de la agresión”: alejarlo de la función, o ejercer venganza, o enfrentarlo con sus colegas de la Corte. No fue alcanzado, señaló, la inconsistencia de las denuncias. “En síntesis –dijo–: se verifica que la construcción de realidad tiene el límite de la alucinación: una ilusión puede tener éxito, una alucinación no.”
Para cerrar, habló del peligro de “estimular a los que en toda sociedad tienen vocación de inquisidores para que un buen día impulsen una ley mordaza; esto debe evitarse a cualquier precio (...) El amarillismo no se combate con censura, sino con definiciones”. En lo personal dijo que no le gusta que lo definan por su función. “Yo trabajo de juez, no soy juez. Soy Raúl. Seguiré haciendo lo que hago, pensando y diciendo lo que pienso. Yo sé quién soy, ellos todavía no (...) Pero la humanidad no está representada por ellos: la prueba de que hay humanidad son ustedes que están acá.”

martes, 9 de agosto de 2011

Estados Unidos en decadencia

Estados Unidos en decadencia



Es un tema común que Estados Unidos, que apenas hace unos años era visto como un coloso que recorrería el mundo con un poder sin paralelo y un atractivo sin igual (...) está en decadencia, enfrentado fatalmente a la perspectiva de su deterioro definitivo, señala Giacomo Chiozza en el número actual de Political Science Quarterly.
La creencia en este tema, efectivamente, está muy difundida. Y con cierta razón, si bien habría que hacer cierto número de precisiones. Para empezar, la decadencia ha sido constante desde el punto culminante del poderío de Estados Unidos, luego de la Segunda Guerra Mundial, y el notable triunfalismo de los años 90, después de la guerra del Golfo, fue básicamente un autoengaño.
Otro tema común, al menos entre quienes no se ciegan deliberadamente, es que la decadencia de Estados Unidos, en gran medida, es autoinfligida. La ópera bufa que vimos este verano en Washington, que disgustó al país y dejó perplejo al mundo, podría no tener parangón en los anales de la democracia parlamentaria.
El espectáculo incluso está llegando a asustar a los patrocinadores de esta parodia. Ahora, al poder corporativo le preocupa que los extremistas que ayudó a poner en el Congreso de hecho derriben el edificio del que dependen su propia riqueza y sus privilegios, el poderoso estado-niñera que atiende a sus intereses.
La supremacía del poder corporativo sobre la política y la sociedad –por lo pronto básicamente financiera– ha llegado al grado de que las dos formaciones políticas, que en esta etapa apenas se parecen a los partidos tradicionales, están mucho más a la derecha de la población en los principales temas a debate.
Para el pueblo, la principal preocupación interna es el desempleo. En las circunstancias actuales, esta crisis sólo puede remontarse mediante un significativo estímulo del gobierno, mucho más allá del más reciente, que apenas hizo coincidir el deterioro en el gasto estatal y local, aunque esa iniciativa tan limitada probablemente haya salvado millones de empleos.
Pero para las instituciones financieras la principal preocupación es el déficit. Por lo tanto, sólo está en discusión el déficit. Una gran mayoría de la población está a favor de abordar el déficit gravando a los muy ricos (72 por ciento, con 27 por ciento en contra), según precisa una encuesta de The Washington Post y ABC News. Recortar los programas de atención médica cuenta con la oposición de una abrumadora mayoría (69 por ciento Medicaid, 78 por ciento Medicare). El resultado probable, por lo tanto, es lo opuesto.
El Programa sobre Actitudes de Política Internacional (PIPA) investigó cómo eliminaría el déficit la gente. Steven Kull, director de PIPA, afirma: Es evidente que tanto el gobierno como la Cámara (de Representantes) dirigida por los republicanos están fuera de sincronía con los valores y prioridades de la gente en lo que respecta al presupuesto.
La encuesta ilustra la profunda división: La mayor diferencia en gasto es que el pueblo favorece recortes profundos en el gasto de defensa, mientras el gobierno y la Cámara de Representantes proponen aumentos modestos. El pueblo también favorece aumentar el gasto en la capacitación para el trabajo, la educación y el combate a la contaminación en mayor medida que el gobierno o la Cámara.
El acuerdo final –o más precisamente la capitulación ante la extrema derecha– es lo opuesto en todos los sentidos, y casi con toda certeza provocará un crecimiento más lento y daños a largo plazo a todos, menos a los ricos y a las corporaciones, que gozan de beneficios sin precedentes.
Ni siquiera se discutió que el déficit podría eliminarse si, como ha demostrado el economista Dean Baker, se remplazara el disfuncional sistema de atención médica privada de Estados Unidos por uno semejante al de otras sociedades industrializadas, que tienen la mitad del costo per cápita y obtienen resultados médicos equivalentes o mejores.
Las instituciones financieras y las grandes compañías farmacéuticas son demasiado poderosas para que siquiera se analicen esas opciones, aunque la idea difícilmente parece utópica. Fuera de la agenda por razones similares también se encuentran otras opciones económicamente sensatas, como la del impuesto a las transacciones financieras pequeñas.
Entre tanto, Wall Street recibe regularmente generosos regalos. El comité de asignaciones de la Cámara de Representantes recortó el presupuesto a la Comisión de Títulos y Bolsa, la principal barrera contra el fraude financiero. Y es poco probable que sobreviva intacta la Agencia de Protección al Consumidor.
El Congreso blande otras armas en su batalla contra las generaciones futuras. Enfrentada a la oposición republicana en la protección ambiental, la importante compañía de electricidad American Electric Power archivó el esfuerzo más destacado del país para captar el bióxido de carbono de una planta actualmente impulsada por carbón, lo que asestó un fuerte golpe a las campañas para reducir las emisiones causantes del calentamiento global, informó The New York Times.
Estos golpes autoinfligidos, aunque cada vez son más potentes, no son una innovación reciente. Datan de los años 70, cuando la política económica nacional sufrió importantes transformaciones que pusieron fin a lo que suele llamarse la época de oro del capitalismo de Estado.
Dos importantes elementos de esto fueron la financiarización (el desplazamiento de las preferencias de inversión, de la producción industrial a las finanzas, los seguros y los bienes raíces) y la externalización de la producción. El triunfo ideológico de las doctrinas de libre mercado, muy selectivo como siempre, le asestó aún más golpes, conforme se traducía en desregulación, reglas de administración corporativa que condicionaban las enormes recompensas a los directores generales con los beneficios a corto plazo y otras decisiones políticas similares.
La concentración resultante de riqueza produjo mayor poder político, acelerando un círculo vicioso que ha aportado una riqueza extraordinaria al uno por ciento de la población, básicamente directores generales de grandes corporaciones, gerentes de fondos de garantía y similares, mientras la gran mayoría de los ingresos reales prácticamente se estancaron.
Al mismo tiempo, el costo de las elecciones se disparó a las nubes, haciendo que los dos partidos tuvieran que escarbar más hondo en los bolsillos de las corporaciones. Lo que quedaba de democracia política fue socavado aún más cuando ambos partidos recurrieron a la subasta de puestos directivos en el Congreso, como delineó el economista Thomas Ferguson en The Financial Times.
Los principales partidos políticos adoptaron una práctica de los grandes detallistas, como Walmart, Best Buy y Target, escribe Ferguson. Caso único en las legislaturas del mundo desarrollado, los partidos estadunidenses en el Congreso ponen precio a puestos claves en el proceso legislativo. Los legisladores que aportan más fondos al partido son los que obtienen esos puestos.
El resultado, de acuerdo con Ferguson, es que los debates se basan fuertemente en la repetición interminable de un puñado de consignas, que han sido probadas por su atractivo para los bloques de inversionistas y grupos de interés nacionales, de los que depende la dirigencia para obtener recursos. Y que se condene el país.
Antes del crac de 2007, del que fueron responsables en gran medida, las instituciones financieras posteriores a la época de oro habían obtenido un sorprendente poder económico, multiplicando por más de tres su participación en las ganancias corporativas. Después del crac, numerosos economistas empezaron a investigar su función en términos puramente económicos. Robert Solow, premio Nobel de Economía, concluyó que su efecto podría ser negativo. Su éxito aporta muy poco o nada a la eficiencia de la economía real, mientras sus desastres transfieren la riqueza de los contribuyentes hacia los financieros.
Al triturar los restos de la democracia política, las instituciones financieras están echando las bases para hacer avanzar aún más este proceso letal... en tanto sus víctimas estén dispuestas a sufrirlo en silencio.

(El libro más reciente de Noam Chomsky es 9-11: Tenth Anniversary. Chomsky es profesor emérito de lingüística y filosofía del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge, Massachusetts)
Distributed by The New York Times Syndicate
Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/08/08/index.php?section=opinion&article=032a1mun
rCR

viernes, 5 de agosto de 2011

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SEL


LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SEL

El regreso de los restauradores y la nostalgia de los 90

“A la una viene Duhalde”, le escucho decir a un tipo avisándole apurado a la mujer que está haciendo la cola, para pedir número en un organismo público. El lugar esta lleno de gente: viejos, jóvenes, en su mayoría mujeres. De repente se escucha la voz de una empleada que empieza a organizar: “los de asignación universal!, vienen por aquí, van al segundo piso”. Recién van llamando al número 20, y en la mano de una joven embarazada, veo que tiene el 174. Detrás de las computadoras, en un largo mostrador se ven unos carteles de Cristina Fernández de Kirchner 2011. Uno de esos afiches no tiene ojos. Está su cara y queda con una mirada blanca, vacía.

A la tarde confirmo la llegada del ex senador y ex presidente, de gira por Grand Bourg y San Miguel. Cerca del cruce de ruta 8 y 202, se ven las huestes de Rico – como formados en fila- al lado de los micros y las camionetas para hacer una caravana. Las fotos que luego veo de los candidatos del duhaldismo y del intendente de Malvinas me recuerda a la marcha de los ‘camisas negras’ en la Italia del ’20. Era como un flash de imágenes  y de discursos demagógicos, populistas (‘juntos los vamos a cuidar’) pero prometiendo mano dura y orden. La propaganda lo muestra así en palabras: ‘tiene lo que hay que tener’; quieren decir: tiene la fuerza, ahora le falta el poder. Esa es la ecuación. 

El triunfo del cómico devenido a político en Santa Fé sorprendió a todos. Las encuestadoras como siempre no acertaron, pero ya se preparan para Córdoba este domingo (nunca hacen una autocrítica). Apenas se supieron los primeros cómputos Miguel Del Sel se subió al escenario- y con su manipulación actoral- avisó que iba a votar por Duhalde para las presidenciales y que en la semana estaría acompañando a Macri para el ballotage. Los ‘diseñadores de imagen’, no lo invitaron para que se paseara junto al ingeniero y ex presidente de Boca. No convenía. Justamente Del Sel se fue de boca y anunció por quien iba a votar, y qué nenes y sindicatos lo acompañaban: presentó a los gastronómicos de Barrionuevo, a los de la Uatre del momo Venegas. La estrategia de campaña es si visitar a los triunfadores sobre el gobierno (como estuvo festejando el pro en Santa Fé) pero no aparecer por Capital, donde los monopolios transmitían en directo. El ganador del ballotage, del domingo pasado en la ciudad autónoma, debe mantenerse neutro, puro, para el 2015. Este manejo de imagen, se cuida para evitar mostrar en la fiesta de globos a los impresentables. Están bailando por atrás pero ante las cámaras no deben aparecer. 

Un ejemplo fue el ‘pitecantropus’ diputado por Salta (que luego perdió como candidato a Gobernador), Olmedo. Aquel de la campera amarilla y tan ignorante en el tema de la ley de matrimonio igualitario. Como ya lo dijo su jefe, para ellos el mejor gobierno fue el de los 90. Tienen nostalgia, no solo del uno a uno, sino de que determinados sectores no deben meterse en política, porque la deben decidir los poderosos, los que son dueños de este país. Por ahora van detrás del ‘restaurador’ (el bañero de Banfield y su séquito) como agazapados, porque los triunfos de Capital, lo de Del Sel en Santa Fé y lo que esperan en Córdoba es agigantar más la opinión pública indecisa con toda la ayuda de los medios hegemónicos.

Lo último que han puesto en circulación es el tema de uno de los integrantes de corte Suprema. El espacio de esta nota no alcanza para desarrollarlo, (cuestión que haré si se me permite en próximos números); porque finalmente han instaurado aquello del “miente, miente, que al final algo queda”, del ministro de propaganda nazi, Goebbels. Así han hecho con la situación del Juez Eugenio Zaffaroni y los departamentos que tenía en alquiler, reproduciendo la información de que iba a renunciar; por suerte hasta ahora declaró que no piensa irse (donde la mayoría coincide que esta Corte es uno de los mejores aciertos del gobierno). ¿Por qué esta noticias por todos los medios?, porque él es uno de los que deberá decidir – salgan como salgan las elecciones- todo lo que falta juzgar del grupo de Clarín.
‘La insoportable levedad del ser’ es el título del libro del checo Milan Kundera, amigo de Julio Córtazar, que estaba exiliado en Francia. La novela relata  la opresión que sentía ante un sistema totalitario y lo que debe decidir un individuo. Así veo a veces lo que definirán los habitantes de Malvinas, ante el bombardeo de propaganda, su ideología real y sus lealtades  por las prebendas del poder. ¿Quién es más peronista para quién?

CARLOS LIENDRO
www.pulsacion.org

miércoles, 3 de agosto de 2011

ZAFFARONI

Entrevista a Eugenio Zaffaroni

“Quieren provocar mi renuncia”

Me resulta insólito estar en medio de un escándalo político porque tengo un gran respeto por todos los candidatos. Me sorprende y me sobrepasa que me quieran desequilibrar. No tengo nada que ocultar.
  Tras un día cargado de versiones sobre una posible renuncia a su cargo, el juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni dialogó con Roberto Caballero en el programa Mañana es hoy, de Radio Nacional, y aseguró que le resulta “insólito estar en medio de un escándalo político” a causa de “una denuncia que no es seria”, vinculada al alquiler de departamentos a su nombre en los que se ejercía la prostitución. “El objetivo es provocar mi renuncia”, advirtió el magistrado.

–¿Cómo está llevando este ataque? ¿Tiene identificado el origen?
–Estoy muy sorprendido. El hecho claro, el objetivo, es provocar mi renuncia. Estoy haciendo todas las negociaciones para que me devuelvan los departamentos, en algunos ya había caducado el contrato. Creo que el hecho en sí no da para más. Me encuentro en medio de un escándalo político que me sobrepasa y me sorprende. Estoy todo el día respondiendo mails de apoyo, y eso me saca de mi actividad normal. El objetivo es provocar mi renuncia, esta mañana hicieron correr esa versión. Pero no tengo que ocultar nada. Me resulta insólito estar en medio de un escándalo político porque tengo un gran respeto por  todos los candidatos. Me sorprende que me quieran desequilibrar para hacerme renunciar.
–Uno identifica el instrumento, pero los ideólogos de esta maniobra quedan difusos...
–El origen es una prensa completamente amarilla. Si la denuncia hubiera sido seria, me hubieran notificado y yo hubiera procedido, como hice ahora. En medio de una campaña electoral, que es una fiesta democrática para todos los argentinos, quiero creer que hay que cuidar a las instituciones. Esto es un carro atmosférico que tira para cualquier lado y es algo que podemos llegar a pagar caro. Yo creo que se está atacando a la República de alguna manera, porque le puede pasar a cualquiera si se instala esta práctica. Esto no lo podemos tolerar como hábito contra cualquiera, porque lleva al desprestigio total de las fuerzas políticas.
–¿Lo sorprendió que Ricardo Alfonsín le pidiera la renuncia?
–No sé si fue un pedido de renuncia... Tengo mucho respeto por él, fui amigo de su padre, y tengo aprecio por el partido radical. Hace muchos años, cuando hice política, me inicié con el frondizismo en la Unión Cívica Radical. A Eduardo Duhalde le reconozco su patriada muy difícil, y respeto mucho la trayectoria de Hermes Binner. Nunca me he llevado mal con nadie y no tengo enemigos personales en la política. No sé a qué se debe esto.
–¿Se sorprendió con  alguna demostración de solidaridad?
–Recibí cadenas de mails y muchas llamadas telefónicas. Además, hoy estuve caminando por la calle y me paraban las personas. Después fui a un banco y también ahí me expresaron su solidaridad. Les agradezco a todos.
–¿Se puede esperar algún pronunciamiento de la Corte sobre este tema?
–No, no creo. Esto es ajeno a la Corte.
–Por otra parte, usted denunció una situación de acoso.
–Desde que yo lo denuncié, la situación cesó. No me preocupaba por mí sino por mis colaboradores. Pensé que todo esto podía desestabilizarlos psicológicamente, tenía miedo de alguna reacción violenta. A veces, yo digo que me voy a ir de la Corte porque estoy muy cansado y es probable que hayan imaginado que yo estaba en esa curva.
–¿Qué imagina que ocurrió?
–El poder no es algo que uno tiene, el poder se lo atribuyen los demás. Me han hecho candidato a todo. No seré ni jefe de gobierno ni vicepresidente. Eso generó la sensación de que tengo un poder que no tengo. No tengo ningún proyecto político inmediato, pero supongo que hay sectores que piensan que estoy armando algo o que tengo un proyecto.
–Se comentó que impulsaba una de las reformas parlamentarias...
–Desde hace años soy partidario de que la Argentina se vuelque a un sistema parlamentario, pero eso requiere un enorme acuerdo partidario. No es un proyecto personal, y políticamente no puede ser impuesta por una mayoría coyuntural porque sería una reforma que se caería sola. Yo les agradezco a los que piensan que puedo hacerlo solo, pero es absurdo. No estoy trabajando en eso.
–¿Qué es lo que pasó con sus departamentos?
–Hace ocho o diez años yo decidí privilegiar mi actividad de juez y docente y los delegué en un apoderado, y después, en una inmobiliaria. De las 15 propiedades que hay, al parecer en cuatro se ejercía la prostitución. Hay propiedades que las compré como inversión, que ni las conozco. Son locaciones normales, que se alquilan por 1000 pesos, 1500 pesos. Por otra parte, nunca nadie me envió una carta documento para avisarme o intimarme sobre esa situación.
–¿Y cuál sería el delito?
–El ejercicio de la prostitución no es un delito, la trata es otra cosa. De todas maneras, no me hace gracia lo que ocurre, por una cuestión ética. Pero nadie me notificó de lo que ocurría y, por otra parte, son 15 las propiedades, y eso sucede en cuatro de ellas. No sé si hay delito. Hasta ahora lo que hay es una actividad ilícita de la cual yo soy víctima.
–El tratamiento noticioso es como si usted hubiera bombardeado Nueva York.
–Sí, si la Comisión de Diputados cree que tengo que ir, lo haré. El hecho en sí no me preocupa, pero sí me preocupa estar en medio de una campaña electoral. Yo tengo el mayor respeto por todo el mundo y nunca supuse que iba a estar en esta situación. 
–¿Es posible asociar esto con algún tema caliente que esté por tratar la Corte?
–No, no… hemos fallado a favor de Perfil. De ninguna manera. No tenemos nada que pueda ser determinante.
–Doctor, creo que los hacedores de esta campaña buscan bajarle los brazos, desmoralizarlo.
–Sí, supongo. Lo que me resulta ridículo es que alguien piense que estoy haciendo un negocio con inmuebles de 1000 pesos. Me están tratando de tonto. Si hiciera una cosa ilícita después de 40 años de criminalista, no lo haría con inmuebles a mi nombre. La gente puede creer que soy un corrupto, pero no un idiota. La intención es generar una desestabilización psicológica. Afortunadamente pude controlar a mis colaboradores y estabilizar la situación. <