(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Gaza: La lógica del poder colonial

Gaza: La lógica del poder colonial


Nir Rosen
The Guardian/UK


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Pasé la mayor parte de los gobiernos de Bush informando desde Iraq, Afganistán, el Líbano, Somalia y otros conflictos. He publicado en la mayoría de las principales publicaciones. Las principales cadenas de televisión me han entrevistado e incluso he testificado ante el comité de relaciones exteriores del Senado. El gobierno de Bush comenzó su presidencia mientras palestinos eran masacrados y la termina con la perpetración por Israel de uno de sus mayores masacres en la historia de sus 60 años de ocupación de tierras palestinas. La última visita de Bush al país que decidió ocupar terminó con el lanzamiento de sus zapatos por un educado chií iraquí secular hacia su persona, como expresión de los sentimientos de todo el mundo árabe salvo sus dictadores que se han ligado imprudentemente a un odiado régimen estadounidense.
Una vez más, los israelíes bombardean a la población hambrienta y encerrada de Gaza. El mundo contempla en vivo en la televisión y en Internet la situación apremiante vivida por 1,5 millones de gazanos; los medios occidentales justifican mayormente la acción israelí. Incluso algunos medios árabes tratan de comparar la resistencia palestina con el poder de la maquinaria militar israelí. Y nada de esto constituye una sorpresa. Los israelíes acaban de concluir una campaña de relaciones públicas a escala mundial para conseguir apoyo para su ataque, logrando incluso la colaboración de Estados árabes como Egipto.

La comunidad internacional es culpable directamente por esta última masacre. ¿Se mantendrá impune ante la cólera de un pueblo desesperado? Hasta ahora, ha habido grandes manifestaciones en el Líbano, Yemen, Jordania, Egipto, Siria e Iraq. El pueblo del mundo árabe no olvidará. Los palestinos no olvidarán. “Todo lo que habéis hecho a nuestro pueblo está registrado en nuestros libros de notas,” como dijo el poeta Mahmoud Darwish.

Analistas políticos, responsables de las decisiones gubernamentales y los que tienen que implementar esas decisiones me han pedido frecuentemente mi consejo sobre lo que pienso que EE.UU. debe hacer para promover la paz o ganar los corazones y las mentes en el mundo musulmán. Demasiado parece fútil, porque se requeriría una revolución de tales proporciones en la política estadounidense que sólo una verdadera revolución en el gobierno estadounidense podría conducir a los cambios necesarios. Una publicación estadounidense me pidió que contribuyera un ensayo a una discusión sobre si el terrorismo o los ataques contra civiles podrían ser justificados de alguna manera. Mi respuesta es que una publicación estadounidense no debiera preguntar si ataques contra civiles pueden ser justificados de alguna manera. Es una pregunta que se deben hacer los débiles, los americanos nativos del pasado, los judíos en Alemania nazi, los palestinos de nuestros días.

El terrorismo es un término normativo y no un concepto descriptivo. Una palabra vacía que significa todo y nada: es utilizada para describir lo que hace el Otro, no lo que hacemos nosotros. Los poderosos – sea Israel, EE.UU., Rusia o China – siempre describirán la lucha de sus víctimas como terrorismo, pero la destrucción de Chechenia, la limpieza étnica de Palestina, la matanza lenta de los palestinos que quedan, la ocupación estadounidense de Iraq y Afganistán, con las decenas de miles de civiles que ha matado… nunca merecerán el título de terrorismo, aunque el objetivo eran civiles, y aterrorizarlos era el propósito.

La contrainsurgencia, popular ahora en el Pentágono, es otra manera de decir la supresión de las luchas por la liberación nacional. El terror y la intimidación son tan esenciales para esa supresión como la conquista de corazones y mentes.

Las reglas normativas son determinadas por relaciones de poder. Los que poseen poder determinan lo que es legal e ilegal. Acorralan a los débiles con prohibiciones legales para impedir que se resistan. Que los débiles se resistan es ilegal por definición. Conceptos como terrorismo son inventados y utilizados normativamente como si un tribunal neutral los hubiera producido, en lugar de los opresores. Lo peligroso en este uso excesivo de la legalidad reside en que en realidad la socava, disminuyendo la credibilidad de instituciones internacionales como Naciones Unidas. Se hace obvio que los poderosos, los que hacen las reglas, insisten en la legalidad simplemente para preservar las relaciones de poder que les sirven, o para mantener su ocupación y colonialismo.

El ataque contra civiles es el postrero, más desesperado y básico método de resistencia cuando se enfrentan probabilidades aplastantes y la erradicación inminente. Los palestinos no atacan a civiles israelíes con la expectativa de que vayan a destruir Israel. La tierra de Palestina es robada día tras día; el pueblo palestino está siendo erradicado día tras día. Como resultado, reaccionan como pueden para aplicar presión a Israel. Los poderes coloniales utilizan estratégicamente a los civiles, estableciéndolos para reivindicar tierras y desposeer a las poblaciones nativas, sean los indios en Norteamérica o los palestinos en lo que es ahora Israel y los Territorios Ocupados. Cuando la población nativa ve que existe una dinámica irreversible que se apodera de su tierra e identidad con el apoyo de un poder abrumador, es obligada a recurrir a cualesquiera métodos de resistencia que pueda utilizar.

No hace mucho, Qassem al-Mughrabi, de diecinueve años, un palestino de Jerusalén estrelló su coche contra un grupo de soldados en una intersección. “El terrorista,” como lo llamó el periódico israelí Haaretz, fue muerto a tiros. En dos incidentes separados en julio pasado, palestinos de Jerusalén también usaron vehículos para atacar a israelíes. Los atacantes no formaban parte de una organización. Aunque esos palestinos también fueron muertos, altos funcionarios israelíes llamaron a que demolieran sus casas. En un incidente separado, Haaretz informó que una mujer palestina cegó a un soldado israelí en un ojo lanzando ácido a su cara. “La terrorista fue arrestada por fuerzas de seguridad,” dijo el periódico. ¿Una ciudadana ocupada ataca a un soldado ocupante, y ella es la terrorista?

En septiembre, Bush habló ante Naciones Unidas. Ninguna causa puede justificar la destrucción de una vida humana, dijo. Sin embargo, EE.UU. ha matado a miles de civiles en ataques aéreos contra área pobladas. Cuando se lanzan bombas contra áreas pobladas a sabiendas de que habrá un cierto daño civil “colateral”, pero se acepta como que es algo que vale la pena, entonces es deliberado. Cuando se imponen sanciones, como EE.UU. hizo durante Iraq de la era de Sadam, que matan a cientos de miles, y luego se dice que sus muertes valieron la pena, como lo hizo la Secretaria de Estado Albright, uno está matando deliberadamente gente por un objetivo político. Cuando se trata crear “choque y pavor”, como lo hizo el presidente Bush cuando bombardeó, uno se involucra en terrorismo.

Tal como la película tradicional de vaqueros estadounidense presentó a estadounidenses blancos cercados, y a los indios como agresores, todo lo contrario de lo que fue la realidad, del mismo modo, los palestinos se convirtieron en los agresores y no en las víctimas. Desde 1948, 750.000 palestinos fueron deliberadamente sometidos a la limpieza étnica y expulsados de sus casas, cientos de sus aldeas fueron destruidas, y sobre su tierra se establecieron los colonos, que pasaron a negar su existencia misma y a librar una guerra de 60 años contra los nativos restantes y los movimientos de liberación nacional que los palestinos establecieron en todo el mundo. Cada día, se roba más de Palestina, matan a más palestinos. Si alguien se llama sionista israelí se está involucrando en el desposeimiento de todo un pueblo. No es que, como palestinos, tengan el derecho de utilizar todos los medios necesarios, es porque son débiles. Los débiles tienen mucho menos poder que los fuertes, y pueden hacer mucho menos daño. Los palestinos no habrían atentado contra cafés o utilizado misiles de fabricación casera, si hubieran tenido tanques y aviones. Sólo en el contexto actual sus acciones son justificadas, y existen límites evidentes.

Es imposible hacer una afirmación ética universal o establecer un principio kantiano que justifique todo acto de resistencia contra el colonialismo o la dominación por un poder aplastante. Y hay otros problemas que me cuesta responder. ¿Puede justificarse si un iraquí ataca a EE.UU.? Después de todo, su país fue atacado sin provocación, y destruido, con la creación de millones de refugiados, cientos de miles de muertos. Y esto, después de 12 años de bombardeos y sanciones, que mataron a muchos y destruyeron las vidas de muchos otros.

Podría argumentar que todos los estadounidenses se benefician de las hazañas de su país sin tener que pagar el precio, y que, en el mundo de hoy, la máquina imperial no son sólo los militares sino una red militar-civil. Y también podría decir que los estadounidenses eligieron dos veces un gobierno de Bush y eligieron representantes que no hicieron nada por detener la guerra, y que el propio pueblo estadounidense no hizo nada. Desde la perspectiva de un estadounidense, o de un israelí, y otros poderosos agresores, si uno es fuerte, todo lo que hace es justificable, y nada que hagan los débiles es legítimo. Es sólo cuestión del lado que uno elige: el lado de los fuertes o el lado de los débiles.

Israel y sus aliados en Occidente y en regímenes árabes como en Egipto, Jordania y Arabia Saudí han logrado corromper a la dirigencia de la OLP, sobornarlos con la promesa de poder a costa de la libertad para su pueblo, creando una primicia – un movimiento de liberación que colabora con el ocupante. Pronto tendrán lugar las elecciones israelíes y, como de costumbre, estas elecciones van acompañadas por la guerra para popularizar a los candidatos: No se puede ser primer ministro de Israel sin suficiente sangre árabe en sus manos. Un general israelí prometió retrasar décadas a Gaza, tal como amenazaron con retrasar décadas al Líbano en 2006. Como si estrangular a Gaza y negar a su pueblo combustible, electricidad o alimento no la hubieran retrasado ya en décadas.

El gobierno democráticamente elegido de Hamas fue un objetivo para ser destruido desde el día mismo en que ganó las elecciones en 2006. El mundo dijo a los palestinos que no pueden tener democracia, como si el objetivo fuera radicalizarlos aún más y como si eso no fuera a tener consecuencias. Israel afirma que apunta a las fuerzas militares de Hamas. Eso no es verdad. Está atacando a los policías palestinos y matándolos, incluyendo a algunos como el jefe de policía, Tawfiq Jaber, quien era en realidad un ex funcionario de Fatah quien permaneció en su puesto después que Hamas tomó control de Gaza. ¿Qué pasará con una sociedad sin fuerzas de seguridad? ¿Qué esperan que suceda los israelíes cuando fuerzas más radicales que Hamas conquisten el poder?

Un Israel sionista no es un proyecto viable a largo plazo y los asentamientos israelíes, la expropiación de tierras y las barreras de separación han imposibilitado hace tiempo una solución de dos Estados. Sólo puede haber un Estado en Palestina histórica. En las próximas décadas, los israelíes se verán enfrentados a dos opciones. ¿Harán una transición pacífica hacia una sociedad igualitaria, en la que los palestinos tengan los mismos derechos, como Sudáfrica post-apartheid? ¿O seguirán considerando que la democracia es una amenaza? Si es así, uno de los dos pueblos será forzado a partir. El colonialismo sólo ha funcionado cuando la mayoría de los nativos han sido exterminados. Pero a menudo, como en Argelia ocupada, son los colonos los que huyen. En última instancia, los palestinos no estarán dispuestos a llegar a un compromiso y buscar un Estado para ambos pueblos. ¿Quiere el mundo que se radicalicen aún más?

No nos engañemos: la persistencia del problema de Palestina es el motivo principal para todo militante anti-estadounidense en el mundo árabe y más allá. Pero ahora el gobierno de Bush ha agregado Iraq y Afganistán como agravios adicionales. EE.UU. ha perdido su influencia en las masas árabes, incluso si todavía puede aplicar presión a los regímenes árabes. Pero los reformistas y las elites en el mundo árabe no quieren tener nada que ver con EE.UU.

Un gobierno estadounidense fracasado se va, la promesa de un Estado palestino es una mentira, mientras más palestinos son asesinados. Un nuevo presidente llega al poder, pero el pueblo de Oriente Próximo tiene una experiencia demasiado amarga con los gobiernos de EE.UU. como para tener alguna esperanza de cambio. El presidente electo Obama, el vicepresidente electo Biden, y la Secretaria de Estado entrante Hillary Clinton no han demostrado que su idea de Oriente Próximo sea diferente en algo de la de los gobiernos anteriores. Mientras el mundo se prepara para celebrar un nuevo año ¿cuánto va a tardar antes de que se le haga sentir una vez más el dolor de aquellos cuya opresión ignora o apoya?

© 2008 Guardian News and Media Limited

Nir Rosen es un periodista especializado en política exterior de EE.UU. en Oriente Próximo, Iraq y Afganistán. Miembro del centro de derecho y seguridad de la Universidad de Nueva York, su trabajo ha aparecido en Atlantic Monthly, New York Times Magazine, New Yorker, Rolling Stone magazine, Harper's Magazine, New Republic y Mother Jones. Su libro sobre Iraq de la postguerra: “The Triumph of the Martyrs: A Reporter's Journey into Occupied Iraq” fue publicado en 2006. Sus artículos aparecen en

nirrosen.com

http://www.commondreams.org/view/2008/12/29-7

martes, 30 de diciembre de 2008

NOAM CHOMSKY

Entrevista a Noam Chomsky


Entrevista a Noam Chomsky
“Los movimientos populares masivos en Latinoamérica no suelen atraer a los intelectuales pues estos prefieren un rol de liderazgo”


Roberto Manríquez
Rebelión




Sólo en 2002 se supo en un seminario en La Habana que en lo más álgido de la denominada crisis de misiles entre Estados Unidos y la Unión Soviética, cuando un submarino nuclear soviético fue atacado en aguas internacionales por misiles norteamericanos, un grupo de tres oficiales debió tomar la decisión de responder con el armamento nuclear disponible el ataque estadounidense, una discusión que se zanjó sólo cuando el oficial Vasily Arjipov negó su asentimiento.

Que el incidente sea casi desconocido o no sea materia de análisis en las universidades o medios de comunicación muestra una señal preocupante sobre lo que consideramos verdaderamente importante o académicamente pertinente, es difícil no considerar el hecho que una opinión diferente de Arjipov entonces simplemente nos hubiera conducido al fin de la historia en un sentido literal.

Han pasado más de cuarenta años del incidente y la actualidad mundial, incluyendo el reciente ataque israelí a la población palestina en Gaza aún nos devuelve a las mismas inquietantes interrogantes que han atravesado nuestra terrible época contemporánea.

Sobre el papel de los intelectuales, de los medios de comunicación y el actual curso de la historia, en especial el actual derrotero de América Latina sostuvimos una breve conversación vía correo electrónico con el respetado profesor Noam Chomsky, un eminente académico cuyas opiniones suelen precisamente no coincidir con la academia y los medios.

Roberto Manríquez: En Chile y Argentina la impunidad aún caracteriza las masivas violaciones a los derechos humanos que ocurrieron en los 70’s, sin embargo a medida que uno avanza hacia el norte del continente, en Centroamérica las masivas violaciones a los derechos humanos parecen tornarse invisibles.

Noam Chomsky: En América Central las atrocidades siguen invisibles debido a que los EEUU son directamente responsables, así que por lo tanto están fuera de la agenda de los intelectuales, medios de comunicación y de la clase política en general; y las sociedades son relativamente débiles y han sido tan devastadas por la política de terror de los EEUU por lo que les ha sido difícil ir más allá de las Comisiones de Verdad.

En Sudamérica, el rol de los EEUU fue crucial pero más indirecto y las sociedades están menos sujetas a la dominación de EEUU y tienen muchos más recursos internos, en todo ámbito. No obstante, aún en Sudamérica el progreso hacia esa responsabilidad está limitado. En Chile, por ejemplo, bastante después de la caída de la dictadura, médicos que estuvieron involucrados en tremendas atrocidades, en las torturas de Pinochet, siguen atendiendo en Santiago, abiertamente.

El punto básico ha sido reconocido por académicos serios, incluyendo aquellos que se autoidentifican como neo-reaganianos, como Thomas Carothers. A pesar de sus claras convicciones, él reconoce que hubo progreso hacia la democracia en Sudamérica a pesar de los esfuerzos de Reagan por evitarlo, pero poco en América Central, donde la influencia de los EEUU era mayor. El es el más respetado académico de la “promoción de la democracia”, pero reconoce la realidad.

R.M.: Pese a esto usted ha señalado que el momento actual representa la mayor era de autonomía para el continente, desde la invasión europea hace más de 500 años.

N.C.: Los cambios en los últimos años han sido realmente dramáticos, pero hay grandes obstáculos que sortear. Es imposible predecir, demasiado depende de la voluntad y la elección.

R.M.: Una de las caracterí sticas más llamativas de este expectante proceso del movimiento social en muchos países del continente es la ausencia de intelectuales.

N.C.: Movimientos populares masivos, como el Movimiento de los Sin Tierra en Brasil o el movimiento Indígena en Bolivia y en cualquier parte, raramente atraen la participación o aprobación de los intelectuales, que tienden a preferir un rol de liderazgo.

R.M.: El gobierno de Evo Morales parece representar un exitoso desafío a años de dominación. Morales cuenta con el apoyo regional expresado en la última cumbre de la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) en Chile. Hoy un Golpe de Estado parece inimaginable, esto representa un avance indudable ¿no?

N.C.: El apoyo a Morales de parte de UNASUR fue un evento extremadamente importante. Morales no estaba exagerando cuando agradeció a UNASUR por su apoyo, observando que “por primera vez en la historia de Sudamérica, los países de nuestra región están decidiendo cómo resolver nuestros problemas, sin la presencia de los Estados Unidos.”. Una medida de la significancia del apoyo de la UNASUR es que la prensa libre de los EEUU entendió que podía bien no ser mencionado. Los EEUU han sido incapaces de parar la “marea rosada” mediante los métodos tradicionales de violencia y estrangulamiento económico, como en el pasado. Pero esas amenazas no son impensables.

R.M.: Algunos gobiernos populares de izquierda en el continente podrían verse tentados a responder al acoso constante e inclusive al ataque directo de los Estados Unidos o Europa adoptando algunas formas personalistas o autoritarias haciendo el juego precisamente a los sectores reaccionarios o regresivos de la sociedad.

N.C.: Este es un peligro que debe ser reconocido y superado.

R.M.: Sobre los medios de comunicación en la mayoría de las universidades chilenas y sospecho en el continente abordan el caso Watergate como el ejemplo quintaesencial de periodismo de investigación, sin embargo usted ha señalado en varias ocasiones que aquello no fue más que un cotorreo entre burócratas al lado de Cointelpro que fue descubierto al mismo tiempo y que apenas fue recogido por los medios y que en consecuencia es prácticamente un hecho desconocido.

N.C.: La comparación de Watergate y Cointelpro y la reacción a ellos por parte de las clases educadas, es muy reveladora. Fueron puestos al descubierto al mismo tiempo, Watergate en la prensa, Cointelpro en los tribunales.

Watergate involucró un poco de criminalidad de parte de la administración –dirigida contra gente privilegiada. La “lista de enemigos” de Nixon, por ejemplo, causó gran escándalo, no porque yo estaba ahí (de hecho yo figuraba) sino porque incluyó a figuras prominentes del gobierno y el mundo corporativo. Nada ocurrió a ninguno de los que aparecimos mencionados en la lista, pero los cimientos de la república tiemblan cuando a gente importante se le insulta en privado. Esto es cierto con respecto al resto de Watergate. La exposición de Watergate se observa como uno de los mayores triunfos de la prensa libre, que salvó a la democracia de la destrucción.

Cointelpro era un programa de subversión llevado adelante por la policía nacional política (el FBI) a través de cuatro administraciones: Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon. Al principio se orientó al partido comunista, el movimiento de independencia Portorriqueño y otros grupos marginales, pero continuó en los sesentas apuntando a los movimientos negros, los movimientos anti-bélicos, movimientos feministas y toda la Nueva Izquierda.

Iba mucho más allá de la criminalidad insignificante de Watergate. Alcanzaba ribetes de asesinato político estilo GESTAPO: específicamente, el asesinato del muy exitoso organizador negro Fred Hampton a manos de la policía de Chicago, preparada por el FBI después de que habían fallado en incitar una banda de su propia comunidad para hacer el trabajo por ellos.

A diferencia de Watergate, Cointelpro es desconocido y pocos siquiera se enterarían jamás del asesinato de Hampton y junto con él de Mark Clark, ambos durmiendo, Hampton posiblemente drogado. Casi no hubo cobertura de los medio de comunicación, excepto por algunas noticia en Chicago. Ni tampoco remeció las bases de la república.

Aprendemos mucho acerca de la cultura intelectual a partir de estos fenómenos paralelos.

R.M.: La victoria de Barack Obama ha sido presentada con eu foria por los medios en general en el continente, como la representación del cambio, en algunos casos haciendo una analogía con la llegada al poder de John Kennedy, sin embargo esa administración dejó una terrible herencia en el continente que no es mencionada muy a menudo.

N.C.: La analogía con Kennedy tiene algo de validez. En ambos casos fue un triunfo de relaciones públicas. JFK fue el primer presidente en usar la televisión eficazmente, Y también entendió que los intelectuales son fáciles de convencer, si les sobas el lomo y les dices cuánto los admiras, tienes garantizada una imagen favorable. La campaña de Obama fue bien entendida por la industria de las relaciones públicas. El ganó el premio por la mejor campaña de marketing del año por parte de “Era de la Publicidad” (Advertising Age), una de las publicaciones líderes de la industria. Y es muy admirado por los líderes de esta industria quienes hablan abierta y orgullosamente acerca de cómo han estado “manufacturando candidatos tal como marcas de consumo” por 30 años, desde su triunfo con la “marca Reagan”.

La terrible herencia de la administración JFK puede ser mencionada y pasar como un error atribuible a exageradas preocupaciones sobre la Guerra Fría. Pero eso es normal. Es un principio fundamental de la cultura intelectual que “no podemos” hacer daño, aunque podemos cometer errores, como el esfuerzo por “liberar” Irak: una “equivocación estratégica” en palabras del mismo Obama. Es muy interesante que su muy carente de principios crítica hacia la Guerra de Irak sea destacada como “de principios” por las clases educadas. Y en ocasiones individuos malos puedan afectar nuestro noble esfuerzo. Estas prácticas se acercan a un histórico universal, aunque hay por lo general una cantidad de disidentes que son marginados, o peor, dependiendo de la sociedad.

Roberto Manríquez es periodista chileno.


robertomanriquez@hotmail.com

lunes, 29 de diciembre de 2008

EL ELECTO PRESIDENTE DE EE.UU. HA DICHO POCO O NADA SOBRE EL CONFLICTO ISRAELO-PALESTINO

EL ELECTO PRESIDENTE DE EE.UU. HA DICHO POCO O NADA SOBRE EL CONFLICTO ISRAELO-PALESTINO

Con Obama no esperen progresos
El demócrata habló de “construir sobre el progreso” en Medio Oriente. Sin embargo, no dijo nada acerca de la nueva ofensiva en Gaza, de las colonias israelíes y la división entre los palestinos.


Por Robert Fisk *

Opinión

Si documentar es, como sospecho, dejar constancia de las irresponsabilidades de la humanidad, los últimos días de 2008 constatan mi visión. Empecemos con el hombre que no va a cambiar Medio Oriente, Barack Obama, quien como era predecible fue la “persona del año” de la revista Time. Ahí, oculta en una larga y tediosa entrevista, está la única frase que Obama le dedica al conflicto árabe-israelí: “Veremos si podemos construir sobre el progreso que ya se logró, aunque sea a nivel de conversaciones, en torno del asunto israelo-palestino; ésa será una prioridad”.

¿De qué habla este hombre? ¿Construir sobre el progreso? ¿Cuál progreso? Con otra guerra civil a punto de estallar entre Hamas y la Autoridad Palestina (AP), con Benjamin Netanyahu como contendiente para ser el próximo primer ministro, con el monstruoso muro israelí en Cisjordania y los israelíes construyendo cada vez más nuevas colonias en tierras árabes, mientras los palestinos siguen disparando cohetes sobre Sderot, ¿Obama cree que hay “progreso” sobre el cual construir?

Sospecho que este lenguaje sin sentido proviene de la nebulosa mental de su futura secretaria de Estado. “Al menos a nivel conversación” es un clásico de Hillary Clinton, en el sentido de que es una frase cuyo significado no comprendo, pero lo que en verdad lo delata es el todavía más vago concepto de “en torno” del conflicto árabe-israelí.

Desde luego, si Obama hubiese hablado de poner fin a la construcción de asentamientos israelíes en tierras árabes, que es lo único que se ha “construido” en torno de los conflictos con Hamas y la AP, o se hubiera referido a la justicia y seguridad que necesitan ambos bandos, puede que haya algo de cambio.

Un desafío interesante para la congruencia de Obama llegará apenas tres meses después de su toma de posesión, cuando tenga que cumplir una pequeña promesa que hizo. Sí, se trata de esa maldita conmemoración, el 24 de abril, del genocidio armenio, en que personas de este origen recuerdan al millón y medio de armenios que fueron asesinados por turcos durante el Imperio Otomano, en 1915, cuando los primeros profesores, artistas y otros armenios fueron ejecutados por las autoridades otomanas.

Bill Clinton prometió que él llamaría “genocidio” al asesinato de armenios si éstos lo ayudaban a resultar electo. Lo mismo hizo Bush. Lo mismo hizo Obama. Los primeros dos rompieron su palabra y recurrieron a hablar de la “tragedia” en vez del “genocidio” una vez que obtuvieron los votos deseados, pues temían que esos gritones generales turcos no dieran a Estados Unidos acceso a sus “carreteras y demás” (como dijera Robert Gates), en lo que ha sido una de las más crueles paradojas de la historia. Resulta que esas “carreteras y demás” fueron las mismas que usaron los turcos para trasladar a los armenios a la muerte.

Gates estará ahí para recordarle esto a Obama. Así que les apuesto que, el 24 de abril, Obama decidirá que el “genocidio” fue sólo una “tragedia”.

Por casualidad encontré en la revista de Aerolíneas Turcas, cuando viajaba a Estambul a principios de mes, un artículo sobre la región de Harput. “El jardín natural de Asia”, “un popular destino vacacional”, “donde las iglesias dedicadas a la Virgen María se yerguen junto a las tumbas de los ancestros de Mehmet el Conquistador”, según el artículo. Qué raro que haya todas esas iglesias, ¿verdad? Quizás haya que sacudirse un poco la cabeza para recordar que Harput fue el centro del genocidio armenio, la ciudad desde la cual Leslie Davis, el valiente cónsul estadounidense, envió sus devastadores testimonios respecto de miles de armenios asesinados brutalmente, hombres, mujeres y niños cuyos cadáveres vio él mismo.

Pero supongo que esto destruiría el efecto del “jardín natural”. Sería un poco como invitar a los turistas a la ciudad polaca de Oswiecim sin informarles que su nombre en alemán es Auschwitz.

Estos días todos podemos reescribir la historia. Por ejemplo, está Nicolas Sarkozy, el más adorable presidente francés, quien no sólo conversa con Bashar Assad de Siria sino que hace migas con ese enfermo y espantoso jefe de Estado argelino Abdelaziz Bouteflika, quien acaba de “modificar” la Constitución de su país para concederse un tercer mandato.

No hubo debate parlamentario, sólo fue necesario que levantaran la mano 500 de un total de 529 legisladores. ¿Cuál fue la respuesta de Sarko? “¡Mejor Bouteflika que el talibán!” Yo que siempre creí que el talibán operaba, más bien, un poquito más al este, en Afganistán, donde los muchachos de Sarko están ocupados combatiéndolo, pero uno nunca sabe. Mucho menos cuando oficiales exiliados del ejército argelino han revelado que soldados encubiertos, al igual que islamitas argelinos (el “talibán” de Sarko), estuvieron involucrados en brutales destrucciones de aldeas en la década de los años ’90.

Hablando de “encubiertos”: me sorprendió lo que descubrí sobre el sistema de entrenamiento utilizado por los guardias que en el subterráneo británico mataron al joven Jean Charles Menezes. Según el ex comandante policial Brian Paddick, las reglas secretas de estos guardias para “vérselas” con los atacantes suicidas fueron diseñadas “con la ayuda de expertos israelíes”.

¿Cómo? ¿Quiénes son estos supuestos “expertos” que asesoran a los policías británicos para que disparen a los civiles en las calles de Londres? ¿Son los mismos que asesinan a palestinos buscados por la ley en Cisjordania y Gaza mientras matan indiscriminadamente a civiles palestinos? ¿Los mismos que hablan de “asesinatos selectivos” cuando matan a sus contrarios? ¿Esos matones daban consejos a (la jefa policial, N. de la T.) lady Cressida Dick y a sus muchachos?

Nuestro valiente enviado para la paz, Tony Blair, no tiene mucho que decir al respecto. Recuerden que es el hombre cuyo único viaje a Gaza fue suspendido cuando “expertos israelíes” le dijeron que su vida podía correr peligro allí. De todos modos todavía puede ser presidente de Europa, algo que Sarko quiere concederle. Me imagino que por eso Blair escribió sobre él tan halagador artículo en la misma edición de Time que proclama a Obama como “persona” del año.

“Hay momentos en que Nicolas Sarkozy se asemeja a una fuerza de la naturaleza”, halaga Blair, quien siempre lo llama por su nombre de pila. “Nicolas tiene la marca de los verdaderos líderes”; “Nicolas ha adoptado...”; “Nicolas reconoce”; “Nicolas es abierto”. Hay en total 15 “Nicolases”. ¿Es ése el precio de la presidencia europea?

¿O ahora nos va a salir Blair con que estará involucrado en esas “conversaciones” con Obama para “construir” sobre algún “progreso” en Medio Oriente?

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

JEAN PAUL SARTRE

domingo, 28 de diciembre de 2008

sábado, 27 de diciembre de 2008

El Ejército israelí bombardea Gaza

El Ejército israelí bombardea Gaza

Hay más de 140 muertos y decenas de heridos.- Los misiles se han dirigido contra edificios propiedad del movimiento islamista Hamás
AGENCIAS - Gaza - 27/12/2008


Las fuerzas aéreas israelíes han lanzado alrededor de 20 misiles a diversos objetivos en la franja de Gaza causando importantes daños y decenas de víctimas. Fuentes médicas palestinas afirman que hay más de 140 muertos, la mayoría de ellos en la ciudad de Gaza, así como en los poblados de Khan Younis y Rafah en el sur de la franja. Por su parte, portavoces de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna Cisjordania, han asegurado que los muertos superan los 120 y hay centenares de heridos entre los escombros. Los misiles israelíes han alcanzado, al menos, una treintena de edificios, en su mayoría sedes del movimiento islamista Hamás, algunos de los cuales han resultado totalmente destruidos.


Israel reabre la frontera de Gaza para permitir la entrada de víveres
La ONU refuerza su vigilancia en el límite entre Israel y Líbano
Oriente Próximo
A FONDO
Nueva división


Ver cobertura completa
Gaza 2008
GRAFICO - El Pais - 05-05-2008
Conoce la realidad de la franja palestina controlada por Hamás - CARLOS GÁMEZ



Éste es el ataque más importante tras el fin de la tregua entre Hamás e Israel declarado el pasado 19 de diciembre. A lo largo de esta semana se han difundido varias informaciones procedentes de diversos medios israelíes que apuntaban a los preparativos para una "operación militar de alcance limitado" sobre la Franja, a través de ataques por aire y tierra, en respuesta a la reactivación de los lanzamientos de cohetes desde Gaza hacia territorio israelí. Desde que terminó el alto el fuego, más de 200 proyectiles han impactado en territorio israelí sin causar víctimas, excepto dos niñas palestinas que murieron ayer por un cohete mal dirigido que cayó dentro de Gaza.

Imágenes de la televisión local mostraban cadáveres en algunos caminos, y cómo los heridos y muertos eran trasladados de los edificios destruidos. El portavoz de la policía de Hamás, Islam Shahwan, ha informado que uno de los sitios atacados es una sede policial en la ciudad de Gaza donde se estaba celebrando una ceremonia de graduación de nuevo personal.

El encargado para América Latina del movimiento Al Fatah, Mohamed Odeh, por su parte ha dicho a la agencia Efe que entre los fallecidos figura el responsable de la Policía de Hamás en la franja de Gaza, Taufiq Jaber.

Tras el ataque, Hamás y otras facciones palestinas han ordenado hoy a sus combatientes que "respondan a la masacre israelí".

El bombardeo se produce en momentos en que las autoridades egipcias se encontraban en un proceso de mediación para restablecer la tregua que se había fijado el 19 de junio pasado y se había extendido durante seis meses, hasta el 19 de diciembre.

Asimismo, se produce un día después de que Israel abriera algunos pasos fronterizos para permitir la entrada de suministros a la Franja de Gaza.

Las autoridades israelíes no han comentado, por el momento, sobre el ataque, aunque se habría producido en respuesta al lanzamiento de varios cohetes y morteros disparados ayer desde Gaza. El primer ministro, Ehud Olmert, había advertido de que Israel lanzaría una ofensiva en Gaza en represalia por los cohetes palestinos.

ESCALADA BRUTAL DEL CONFLICTO PALESTINO

ESCALADA BRUTAL DEL CONFLICTO PALESTINO

Cientos de muertos y heridos por un ataque israelí en la Franja de Gaza
El ataque se dirigió contra edificios del movimiento Hamas, varios de los cuales resultaron totalmente destruidos. Al Fatah, movimiento nacionalista palestino que gobierna en Cisjordania, asegura que hay al menos 50 víctimas fatales.


El Ejército israelí lanzó un bombardeo masivo sobre la ciudad de Gaza. Al parecer, el ataque se dirigió contra edificios propiedad del movimiento islamista Hamas, decenas de los cuales resultaron totalmente destruidos.

Varios aparatos de la fuerza aérea israelí atacaron simultáneamente una treintena de instalaciones de Hamas en la ciudad de Gaza.

Los bombardeos israelíes en la franja de Gaza han causado al menos 50 muertos y centenares de heridos, según informó a EFE el encargado para América Latina de Al Fatah, Mohamed Odeh. Entre los fallecidos figura el responsable de la Policía de Hamás en la franja de Gaza Taufiq Jaber, según las fuentes.

El responsable de Al Fatah, movimiento nacionalista palestino que gobierna en Cisjordania, indicó además que el Ejército israelí ha lanzado sobre Gaza una treintena de misiles.

Según los primeros datos habría centenares de muertos. Por su parte, un corresponsal de la agencia Reuters aseguró que el puerto de Ciudad de Gaza y las instalaciones de seguridad del grupo islámico Hamas quedaron severamente dañados. Una gruesa columna de humo negro se elevaba sobre la ciudad.

Ayer, la ministra del Exterior israelí, Tzipi Livni, aseguró que el país preparaba una dura respuesta militar contra Hamas ante los constantes ataques con cohetes de los palestinos desde la Franja de Gaza.

Tras un encuentro con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, en El Cairo, Livni confirmó las medidas más duras y dijo que Israel no puede seguir tolerando los ataques con cohetes de los palestinos.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Harold Pinter

Harold Pinter

Murió el dramaturgo Harold Pinter

El Premio Nobel de Literatura británico, Harold Pinter, falleció a los 78 años de edad según lo anunció su esposa, Lady Antonia Fraser. El dramaturgo murió de cáncer el miércoles y tendrá unos funerales privados y discretos.

Pinter, laureado con el Nobel en 2005, sufría cáncer desde hacía varios años. Fraser dijo al diario The Guardian: "Era un grande y fue un privilegio vivir con él durante 33 años".

Entre sus obras destacan "The Birthday Party" ("La fiesta de cumpleaños") y "The Homecoming" ("El regreso a casa") y "The Dumb Waiter" ("El montaplatos"), que recurren a menudo a la jerga de su barrio, Hackney, en el este de Londres, donde nació el 10 de octubre de 1930.

Hijo de un sastre judío, Pinter era conocido por sus posicionamientos políticos, como su oposición a la guerra de Irak, que le llevó a cargar con dureza contra el primer ministro británico Tony Blair y el presidente estadounidense George W.Bush en el mensaje de aceptación del Nobel.

En 2005, Pinter anunció que dejaba de escribir obras de teatro para concentrarse en la poesía y realizar incursiones en la interpretación y la escritura de guiones.

Tras recibir tratamiento por el cáncer de esófago que le fue diagnosticado en 2002, volvió a escena, consiguiendo críticas muy favorables por su interpretación del monólogo de Samuel Beckett "La última cinta" ("Krapp"s Last Tape"), en Londres en 2006.

El éxito le llegó con "The Caretaker" ("El guardián nocturno"), obra que transformará en guión cinematográfico para ser filmada en 1963. Pinter escribirá otros guiones, como el de "La mujer del teniente francés", filmada en 1981 e interpretada por Jeremy Irons y Meryl Streep.

martes, 23 de diciembre de 2008

Una limpieza étnica en EE.UU.

Una limpieza étnica en EE.UU.


Alexander Cockburn
CounterPunch


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens


Llama a cualquier amigo judío estos días y a menudo no estará a más de uno o dos grados de separación de alguien devastado en lo financiero por Bernie Madoff. Un acaudalado amigo judío en Nueva York dice voluntariamente que por una cierta complicada disputa familiar su dinero no había sido colocado en Investment Securities LLC de Bernard L. Madoff. Por otra parte, su tío despertó una mañana después del arresto de Madoff para descubrir que los 40 millones de dólares que había confiado a Bernie habían desaparecido para siempre, junto con el multimillonario fondo de pensión de sus trabajadores, que también había confiado a Madoff.


No sólo herederas arruinadas en el Country Club de Palm Beach se ven ahora ante la perspectiva de dividir el contenido del tarrito de Whiskas en dos porciones iguales para la dueña y el gato, también académicos en campus de las universidades emblemáticas, doctores en Santa Monica, ricos de Boston a San Francisco al West Side de Los Ángeles, ven ahora que sus ahorros para la jubilación o sus fundaciones benéficas se evaporaron de un día al otro.


En términos de impacto financiero y psicológico, el atraco de 50.000 millones de dólares de Bernard Maddow ciertamente se destaca como una importante limpieza étnica aquí en EE.UU., un inmenso evento traumático para judíos estadounidenses. Evidentemente, Madoff tenía clientes de todos los credos y nacionalidades, pero se especializaba en ir a la pesca de dinero judío. Pregunté a una señora judía que conozco aquí en California si alguien en su círculo de conocidos había sufrido pérdidas. Me miró trémula, agitando la cabeza, al borde de las lágrimas. Aunque nadie estaba al alcance del oído, murmuró: “Me decían todo el tiempo que colocara mi dinero con Madoff. En aquel entonces el umbral para invertir eran 250.000 dólares. Me fui por la tangente. Algunos de mis amigos no lo hicieron. Lo perdieron todo. Es la noche de los cristales rotos número dos.” Su miedo y su horror apenas habrían disminuido si hubiera escuchado lo que me dijo un poco antes una persona perfectamente agradable, a propósito del affaire Madoff: “Ahora los ricos sabrán cómo se siente uno.”


“‘Es una bomba atómica en el mundo de la filantropía judía,’ dijo Mark Charendoff, presidente de la Red de Patrocinadores Judíos, a Anthony Weiss y Gabrielle Birkner del periódico The Forward. ‘Va a haber consecuencias de esto durante años.’ El colapso de la firma de inversiones de Bernard Madoff ha abierto un agujero negro en el centro de los círculos de judíos acaudalados que socializan y hacen negocios entre ellos, y quienes, año tras año, apoyan causas judías…”


Entre los que al parecer han sido afectados seriamente e incluso de un modo financiero fatal: Yeshiva University en Nueva York; el senador Frank Lautenberg, el propietario de los New York Mets, Fred Wilpon, el magnate de los bienes raíces y los medios Mortimer Zuckerman (“afectado significativamente”), el presidente de GMAC Financial Services, J. Ezra Merkin, (quien dirigía un hedge fund, Ascot Partners, que reinvirtió numerosos fondos de obras benéficas con Madoff), la Fundación Elie Wiesel por la Humanidad, la Fundación Wunderkinder de Steven Spielberg, Jeff Katzenberg, la Robert I. Lappin Charitable Foundation basada en Boston (que ha cerrado sus puertas), la familia de Eliot Spitzer, la Chais Family Foundation, la

Carl and Ruth Shapiro Foundation, Hadassah (la Organización Sionista de Mujeres de EE.UU.), el Fondo Unido de Donación Judío de la Federación Judía de Greater Washington , el Fondo Común de Inversiones de 238 millones de dólares de la Fundación Comunitaria Judía de Los Ángeles, el Congreso Judío Estadounidense, el Instituto Technion-Israel de Tecnología.


Es un salvaje golpe al cuerpo para el mercado comercial inmobiliario en Nueva York. Christine Haughney cita en el New York Times del viernes a Robert J. Ivanhoe, un abogado que representa a 10 urbanizadores e inversionistas que perdieron entre 5 millones y 50 millones de dólares cada uno: “El nivel de devastación, tanto financiera como en el ámbito humano, es sorprendente.” Haughney cita a un psicoterapeuta de Manhattan que asesora a líderes del campo inmobiliario y banqueros: “La mayoría de los pacientes que ha visto esta semana tienen amigos y parientes cercanos que perdieron dinero con el señor Madoff. Las víctimas incluyen a ejecutivos en la correduría comercial global CB Richard Ellis, el más destacado, Stephen Siegel, un importante propietario del Bronx quien es presidente de operaciones mundiales en la correduría.”


Un inmenso problema es que muchos urbanizadores utilizaban sus inversiones con Madoff como colateral para proyectos y ahora los bancos les dicen: “Queremos ver el dinero.” Los bienes raíces residenciales también serán afectados ya que la gente se retira de las compras porque ha perdido su dinero, o abandonan cooperativas porque ya no pueden solventar los gastos anuales y los pagos de las hipotecas.


Pam Martens, colaboradora de CounterPunch y ex agente de bolsa en Wall Street, me señala que: “Sí, al principio Madoff y su hermano, Peter, se dedicaban a los country clubs judíos y obtenían referencias de referencias. Pero al meterse en líos con los reembolsos y necesitar fuentes cada vez más grandes de dinero nuevo, se orientó hacia fondos de fondos (hedge funds que reúnen dinero y luego lo reparten a varios gestores de dinero de hedge funds.) Eso significó que Madoff no sabía realmente quienes eran los inversionistas individuales finales. También significa que muchas de esas personas no saben todavía que son víctimas porque su fondo de fondos nunca les dijo que su dinero fue a Madoff. (No permitía que su nombre fuera mencionado por el fondo de fondos; obviamente para que la SEC no pudiera averiguar cuánto dinero recibía realmente.) De modo que hay que esperar que en las próximas semanas se anuncien más nombres importantes que han sido víctimas suyas.”


“La gente está horrorizada. Temen ser puestos en evidencia. No saben cómo continuar,” dijo un psicólogo del área de Boston, citado en una interesante historia por Svea Herbst de Reuters: “Muchos inversionistas estafados se quedaron con un sentido de haber sido traicionados de un modo tan brutal que causará severas cicatrices psicológicas, dijo el doctor James Grubman, psicólogo que asesora a familias acaudaladas en el área de Boston que enfrentan los problemas emocionales de tener dinero. “Dio a sus inversores un montón de intangibles. Permitía que la gente sintiera que formaba parte de un club exclusivo, parte de la “gente iniciada” y que en última instancia pensaba que valía la pena invertir a través de su persona.”


¿Cómo logró Madoff, a pesar de sospechas generalizadas durante muchos años, seguir atrayendo a tantos inversionistas, gente inteligente como Steven Spielberg, bien equipada de expertos procesadores de números? Los inocentones más ingenuos de todos son los que se jactan de ser cómplices privilegiados en una conspiración lucrativa, con escaso riesgo para ellos mismos. Parte del genio de Madoff como estafador fue que rechazaba a muchos. Como mi padre, Claud, solía bromear conmigo: “Alexander, la gente habla de que ‘cae en las garras de los prestamistas.’ Yo tuve que obligarlos a dejarme entrar.” Madoff rechazaba candidatos a menos que pudieran depositar millones y eso, claro está, aumentó tremendamente el afán de los bobos por participar en algo bueno, por sumarse al club exclusivo.


Desde luego, muchos de ellos pensaban que el famoso modelo de Madoff era dudoso. Después de todo, ¿cómo podía desafiar las leyes de la gravedad financiera, año tras año, produciendo un rendimiento interminable (para los afortunados) de 10 a 12 por ciento por año sobre el capital invertido? Pero la idea venía acompañada por un guiño conocedor, de que Bernie obtenía esos inmensos rendimientos, porque estaba en la onda, porque estaba al tanto, porque utilizaba información privilegiada. Como me dijo muchas veces mi padre, mucha gente tiene un poco de latrocinio en su flujo sanguíneo, y de eso viven los estafadores, como lo describiera imperecederamente Gogol en “Almas Muertas.”


Pam Martens, de CounterPunch, quien escribirá sobre el affaire en esta página en unos pocos días, se ocupó de Madoff en 1991, como lo describió Sudan Antilla en una columna en Bloomberg. Martens “se estaba haciendo cargo de la gestión de la cartera de bonos municipales de un cliente, pero se alarmó cuando supo cómo el sujeto había invertido el resto de sus posesiones.


“Me dijo que el grueso de su dinero estaba con Bernie Madoff y que Madoff garantiza un 13% de rendimiento por año. Le dije: ‘Ante todo, eso es imposible, y segundo: es ilegal.’” Martens obtuvo copias de las declaraciones de correduría del hombre y llamó a Madoff. “Dijo: ‘Estoy estudiando las declaraciones del señor X, y es obvio que usted no está haciendo nada que haya generado un 13% por año.’ Él dijo: “Es la primera vez que alguien se haya atrevido a cuestionar lo que hago.’”


En los años siguientes, hubo algunos que lo cuestionaron. Algunos insistieron con sus sospechas ante organismos como la SEC, declarando enfáticamente su punto de vista de que Madoff estaba manejando un timo de Ponzi. Madoff se las arregló fácilmente frente a las acusaciones por una serie de razones. Primero, se presentaba a sí mismo como regulador y como autoridad protectora de la diligencia debida. Los de la SEC pensaron que era uno de ellos. Luego, de nuevo, tenía conexiones sociales y financieras muy resistentes y protección política muy resistente. Es algo que debería ser investigado con mucha más profundidad. Madoff invirtió dinero en el fondo para la Campaña Senatorial Demócrata (100.00 dólares entre 2005 y 2008) e hizo grandes contribuciones a demócratas importantes en los Comités de Finanzas, como el representante Henry Waxman y el senador Charles Schumer. Waxman y Schumer se han apresurado a anunciar que donarán ese dinero a obras benéficas. (¿Quién sabe? Tal vez las donaciones han ido al próximo timo Ponzi en la cadena alimentaria para que vuelva a sus manos como pagos por protección.)


La carnicería continuará durante años. Como señala Dean Rotbart en The Jewish Journal:


“Una falange de abogados de demandantes anda amenazando ahora mismo en nombre de sus clientes con que es seguro que lancen un ataque legal contra obras benéficas, universidades y otras sin fines de lucro en un esfuerzo por obligarlas a desembuchar donaciones pasadas cuyos orígenes puedan ser vinculados con el timo de Madoff.


“Al menos, grandes cantidades de individuos e instituciones que se consideran actualmente como víctimas del escándalo Madoff deberían prepararse para futuras acciones legales que afirmarán que su riqueza restante no es en nada de su propiedad – que, más bien, es la propiedad recuperable de otros demandantes que fueron defraudados por Madoff.


Es casi seguro que para mantener sus bibliotecas, laboratorios, programas de becase, servicios hospitalarios, programas de comidas y cosas semejantes, universidades y otros sin fines de lucro que siguen operando después del escándalo Madoff van a tener que contratar a firmas de abogados para combatir esfuerzos por despojar a esas organizaciones sin fines de lucro de donaciones pasadas relacionadas con Madoff – sea directamente de Madoff o indirectamente de inversionistas de Madoff.”


Tal vez no sea así: Ya que una buena parte de dinero derivado de Madoff se fue a Israel, es posible que el Congreso apruebe legislación para limitar la responsabilidad de organizaciones sin fines de lucro beneficiadas por Madoff, y que el presidente Obama, cuyas contribuciones a la campaña seguramente también incluyeron dinero de Madoff, se mostrará perfectamente dispuesto a firmar donde corresponda.


En un cuadro más amplio, ¿cuál es la diferencia exacta entre la operación de Madoff y las de los bancos recompensados por sus tenebrosas locuras con un rescate de 700 millones de dólares? Igual que Madoff, los bancos tuvieron que terminar por admitir que todas sus declaraciones financieras públicas fueron falsas, que los supuestos activos carecían de valor.


La premisa operativa de un timo Ponzi es que la marea siempre vaya en aumento, que los antiguos inversionistas puedan ser pagados con las inyecciones de dinero de los nuevos reclutas. Durante los últimos veinte años toda la economía estadounidense se ha convertido – para citar el sucinto resumen de su negocio de Bernie para sus hijos – en “un gigantesco timo Ponzi.”


El Tío Sam es el mayor operador Ponzi de todos los tiempos, con los poderes mágicos agregados denegados a Madoff (a menos que la falsificación se cuente entre sus talentos) de imprimir todo el dinero que quiera. Nuestro consejo de la semana: Comprad acciones de fabricantes de carretillas de mano. Compradlas ahora mismo, mientras el precio sea bueno. Pronto los estadounidenses necesitarán carretillas para llevar su dinero cuando vayan de compras. Una industria totalmente nueva de carretillas podría formar parte del plan de recuperación de Obama. Carretillas plegables para que las marujas las pongan en la parte trasera del Volvo. Carretillas a tracción eléctrica. Carretillas híbridas de GM. Carretillas chapadas con oro del sector de la defensa.


No fue una operación de un solo hombre, manejada después del trabajo por Madoff con un libro mayor secreto. Ninguna persona sola puede manejar un negocio de 50.000 millones de dólares, aunque tenga libros falsificados. Fue un negocio familiar. Cada década tiene sus estafas emblemáticas que capturan el espíritu de los tiempos, y las recordamos con cariño – desde el homenaje a Howard Hughes de Clifford Irving, los Diarios de Hitler, Keating. Madoff llegó ahora al panteón. Por formidables que sean los obstáculos legales, espero que Spielberg, uno de los estafados por Madoff, llegue a hacer una película sobre su persona. The Jewish Journal ya ha sugerido un título: “La lista de Swindler” (Swindler = embaucador, estafador. Juego de palabras con “La lista de Schindler,” película de Spielberg. N. del T.]



http://www.counterpunch.org/cockburn12192008.html

lunes, 22 de diciembre de 2008

EN EL CEMENTERIO ALEMÁN DE BUENOS AIRES

EN EL CEMENTERIO ALEMÁN DE BUENOS AIRES

Detienen a 26 skinheads en pleno acto neonazi

Los jóvenes realizaban una ceremonia sobre la tumba de un capitán nazi que se suicidó en Buenos Aires en 1939. Cuatro de ellos menores. 09:22 | 22.12.2008 La policía detuvo a 26 jóvenes mientras realizaban un homenaje a un jerarca nazi en el cementerio alemán de Buenos Aires con carteles contra la comunidad judía y cruces esvásticas, informaron fuentes policiales a la agencia EFE.

Se trata de un grupo de "skinheads" (cabezas rapadas), cuatro de ellos menores de 18 años, que conmemoraban los 69 años del hundimiento del buque de guerra Admiral Graf Spee sobre la tumba de su capitán, Hans Langsdorff, sepultado en el Cementerio Alemán del barrio porteño de Chacarita, precisaron.

Langsdorff se suicidó en 1939 en Buenos Aires, tres días después del hundimiento del buque en el río de la Plata, a unos kilómetros del puerto de Montevideo (Uruguay).

Los detenidos están acusados del delito de discriminación, que se pena con hasta tres años de prisión, según la legislación local. Los jóvenes fueron descubiertos anoche durante el acto luego de una investigación iniciada por las fuerzas de seguridad a raíz de una denuncia realizada hace un mes y medio por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

Trabajadores despedidos, ejecutivos recompensados y la estafa de Bernard Madoff

Trabajadores despedidos, ejecutivos recompensados y la estafa de Bernard Madoff

Por Amy Goodman

Mientras se agudiza la crisis financiera mundial, el Departamento de Trabajo de Estados Unidos informa que hay más de diez millones de estadounidenses desempleados. El desempleo alcanzó el 6,7% en noviembre. A esto se agregan 7,3 millones de “trabajadores de medio tiempo” que quieren trabajar tiempo completo pero no logran hallar un puesto. Las solicitudes para acceder al seguro de desempleo alcanzaron la cifra más alta en los últimos 26 años, mientras treinta estados afrontan una posible escasez de fondos para el seguro de desempleo. * Nuevamente saltaron a la vista las sorprendentes fallas de reguladores, como la Comisión de Bolsa y Valores, a partir del arresto del ex presidente del NASQDAQ Bernard Madoff (sí, se pronuncia ‘made off’, que en inglés es sinónimo de estafa) acusado de dirigir el mayor fraude financiero piramidal del mundo, con pérdidas estimadas en cincuenta mil millones de dólares, hacen parecer pequeñas a las cifras del escándalo de Enron. La imagen es desalentadora… a menos, claro, que usted sea ejecutivo de una empresa.

Se suponía que el paquete de rescate financiero de 700 mil millones de dólares, conocido como el Programa de Alivio de Activos en Problemas, TARP, por sus siglas en inglés, obligaría a eliminar las compensaciones exorbitantes a ejecutivos y los llamados “contratos blindados”. Mientras los contribuyentes estadounidenses pagan con los dólares que tanto les costó ganar, los ejecutivos de alto vuelo y los directorios de las empresas ahora están considerando adjudicarse bonificaciones multimillonarias.

Según el Washington Post, el lenguaje específico de la ley TARP que prohibía dichos pagos extraordinarios fue cambiado a último momento, mediante una pequeña pero importante edición de una oración realizada por el gobierno de Bush. El Post informó: “El cambio estipuló que la pena se aplicaría solamente a las empresas que recibieron fondos del rescate mediante la venta al gobierno de activos en problemas en una subasta”.

Lea la letra chica. De los fondos de rescate del TARP a ser desembolsados, tan sólo se les impondrían límites en el pago a ejecutivos a aquellos fondos que técnicamente se gastaron “en una subasta”. Pero el Secretario del Tesoro Henry Paulson y su ex colega de Goldman Sachs, Neel Kashkari (sí, se pronuncia “cash carry”, que en inglés significa ‘llevar dinero’), que está a cargo del programa, no tienen intención de gastar los fondos en subastas. Prefieren su Programa de Compra de Capital, que entrega dinero en efectivo en forma directa. Recuerden el curriculum vitae de Paulson: comenzó como asistente especial de John Ehrlichman durante el gobierno de Nixon y luego continuó trabajando durante un cuarto de siglo para Golman Sachs, una de las mayores receptoras de fondos del rescate financiero y principal competidora de Lehman Brothers, la empresa que Paulson dejó que quebrara.

La Oficina de Responsabilidad del Gobierno publicó un informe sobre el TARP el 10 de diciembre, en el que expresa preocupaciones sobre la falta de supervisión de las empresas que recibieron fondos del rescate. El informe plantea que “sin una fuerte función de supervisión y monitoreo, la capacidad del Tesoro de asegurar un nivel adecuado de rendición de cuentas y transparencia será limitada”. La organización de noticias sin fines de lucro ProPublica ha hecho un seguimiento del programa de rescate que reveló detalles que permanecen ocultos por el Tesoro. Al martes pasado, 202 instituciones habían obtenido fondos de rescate por un total de alrededor de 250 mil millones de dólares.

La Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo recientemente: “La implementación del TARP por parte del Departamento del Tesoro no es suficientemente transparente y no rinde cuentas a los contribuyentes estadounidenses”. Barney Frank, diputado demócrata de Massachussetts y presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, dijo anteriormente: “La utilización de estos fondos (…) para bonificaciones, para el pago de indemnizaciones por despidos, para dividendos, para la adquisición de otras instituciones, etc., es una violación a las disposiciones de la ley”.

El senador Republicano Charles Grassley de Iowa dijo acerca del vacío legal: “Las delgadas restricciones a las compensaciones a ejecutivos en el proyecto de ley original desaparecieron”. Dejando de lado por el momento que los tres votaron a favor de la legislación, la ley claramente debe ser corregida antes de que se otorguen fondos adicionales.

Las sumas de dinero que se están llevando estos titanes de Wall Street son estremecedoras. En su informe anual “Exceso Ejecutivo”, los grupos United for a Fair Economy (Unidos por una economía justa) y el Institute for Policy Studies (Instituto de Estudios sobre Políticas) informaron que la compensación de 2007 para Lloyd Blankfein, Presidente de Goldman Sachs (el sustituto de Paulson) fue de 54 millones de dólares, y la de John Thain, Presidente de Merril Lynch, fue la cifra astronómica de 83 millones de dólares. Desde entonces Merrill fue vendida a Bank of America, luego de perder más de 11 mil millones de dólares este año; sin embargo, Thain aún quiere una bonificación de diez millones.

Paulson, Kashkari y su jefe, el Presidente George W. Bush, quizá no sean las personas más indicadas para gastar los próximos 350 mil millones de dólares del dinero de los contribuyentes estadounidenses, apenas semanas antes de que se reúna el nuevo Congreso, el 6 de enero, y de que Barack Obama asuma la presidencia, el 20 de enero. Al igual que el informante de Watergate, Garganta Profunda, le habría dicho a Bob Woodward cuando Paulson recién comenzaba: “Sigue la pista del dinero”. El pueblo estadounidense, sus representantes en el Congreso y el nuevo gobierno de Obama deben seguir el rastro del dinero, remediar el vacío legal en relación con el pago a ejecutivos y exigir rendición de cuentas de los bancos rescatados por el público.

——————————————

Denis Moynihan colaboró como investigador para esta columna.

Amy Goodman es presentadora de Democracy Now! un noticiero diario de una hora que se emite por radio y televisión en más de 550 emisoras en inglés y 200 emisoras en español.

© 2008 Amy Goodman

Texto En Inglés traducido por Mercedes Camps y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

lunes, 15 de diciembre de 2008

Camus

Jean Daniel y el verano invencible de Albert Camus

Jean Daniel y el verano invencible de Albert Camus

El periodista francés reivindica en un libro la vigencia de la obra de su amigo
JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS - Madrid - 15/12/2008



Un día de 1953 sonó el teléfono en la revista Caliban, dirigida por un joven de 33 años llamado Jean Daniel. Al otro lado se presentó una voz: "Soy Camus". Acababa de iniciarse una amistad que sólo quebraría la guerra de Argelia: "Rompí con él porque no quería aconsejar una negociación con el Frente de Liberación Nacional", recuerda Daniel en Camus. A contracorriente (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores).

Jean Daniel

Nacimiento: 21-07-1920 Lugar: (Blida)


Los dos amigos sabían de qué hablaban. Ambos eran pieds-noirs, argelinos de origen europeo, pero el autor de El extranjero, que había defendido a los musulmanes cuando nadie en París se acordaba de ellos, se quedó solo reivindicando que el futuro de Argelia tuviera en cuenta a gente como ellos: "Quiero luchar por la justicia", decía. "No por la penitencia de los unos y la venganza de los otros".

Contra el pensamiento dominante en los cafetines de la rive gauche, Camus sostuvo siempre que el fin no justifica los medios: "Todos los argumentos invocados por los intelectuales para justificar la violencia contra los civiles inocentes implican la creencia en una violencia justa por parte de la historia. La represión francesa no tiene ninguna justificación. Pero, si luchamos por la justicia, hay que decir lo mismo sobre los métodos del FLN, que ve en cada francés de Argelia un representante del colonialismo opresor".

Pero ¿qué clase de opresor podía ser un muchacho como Camus, huérfano de padre y malviviendo en un barrio obrero de Argel junto a una madre analfabeta que trabajaba como mujer de la limpieza? Ésa es la pregunta que se hizo Jean Daniel durante la presentación de su libro en Madrid.

Lúcido e irónico (y afónico) a los 88 años, el director del semanario Le Nouvel Observateur, premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2004, añadió a la pobreza otra clave para entender la personalidad de su amigo: la enfermedad. El fantasma de la tuberculosis, "entonces incurable", le persiguió siempre. Cada crisis podía ser la última. Al final, el absurdo sobre el que tanto había escrito se cebó con él. En enero de 1960, tres años después de obtener el Premio Nobel, su coche se estrelló contra un árbol. En su equipaje llevaba el original de El primer hombre, una novela que su familia tardó 34 años en publicar pero que ya es una de las cumbres del siglo XX: "Como en todos los grandes libros, en éste se confunden el destino del autor, el destino de un país y el destino del ser humano", apunta Jean Daniel.

En aquel libro, que narra "el verano invencible" de un muchacho a medio camino entre la miseria y el sol, muchos descubrieron que Camus había padecido en África una historia que otros querían escribir desde la Sorbona. "Yo no he aprendido la libertad en Marx; la he aprendido en la miseria. Quince mil francos al mes y Tristán no tiene ya nada que decirle a Isolda. También el amor es un lujo", escribió.

Además del retrato de un hombre "intenso y austero, cálido y tenso, sensual y puritano" con el que se identificó sin fisuras -"era capaz de completar sus frases"-, y contra el tópico que lo limita al vuelo rasante del periodismo, Daniel reivindica al Camus pensador, alguien de la familia de Montaigne, Pascal y Nietzs-che, un intelectual "más ejemplar que doctrinario, más testigo que juez, más contagioso que persuasivo". En su opinión, el autor de El hombre rebelde supo decir no al espíritu de una época cuya herencia llena todavía los periódicos: la del colonialismo, los totalitarismos y el terrorismo: "Sólo siento aversión", decía, "hacia esos servidores de la justicia que piensan que únicamente podemos prestarle un buen servicio entregando varias generaciones a la injusticia". El tiempo le dio la razón. Tarde.

De ese tiempo habla el libro de Jean Daniel, que, Camus aparte, es también una intempestiva lección de periodismo, un aviso contra el "desquiciamiento de los valores": "La información decisiva consiste, en primer lugar, en la apuesta apasionada según la cual es posible interesar al lector y conseguir su fidelidad haciéndole pensar y, sobre todo, entreteniéndole sin halagar nunca su gusto por la pereza y la vulgaridad".

domingo, 14 de diciembre de 2008

COMO CURAN LOS MEDICOS QUE SE DISFRAZAN DE PAYASOS

COMO CURAN LOS MEDICOS QUE SE DISFRAZAN DE PAYASOS

La terapia de la risa

Son profesionales de la salud que, con nariz de payaso, usan el chatarrango, mitad chata, mitad charango. O el médico vudú, para que los pacientes se desquiten. Ya son 300 y recorren los hospitales en busca de la risa que ayude a curarse y vivir o, llegado el caso, que ayude a bien morir. Su práctica incluye el psicoanálisis y la teoría teatral.

Por Pedro Lipcovich

Nada más serio que un payaso. Esta verdad, que todo niño ha intuido, se torna rigurosa tratándose de los payamédicos argentinos: son profesionales de la salud que se han formado en las técnicas del clown para generar, en pacientes de hospital y otras instituciones, una risa que ayude a curarse y vivir o, llegado el caso, que ayude a bien morir. A diferencia de payamédicos de otros países –empezando por el sentimental y pintoresco personaje de la película Patch Adams–, los argentinos buscan sustentar su práctica en una búsqueda que incluye el psicoanálisis y la teoría teatral, sin omitir la investigación de los valores de tensión arterial y frecuencia cardíaca antes y después de sus intervenciones. Pero, lectores, la función está por comenzar. Pasen y vean a la adolescente que, persiguiendo a un hospianimal, se cura; pasen y vean al hombre que, antes de su último viaje, aprendió cómo se juega a viajar; pasen y vean el estetosflorio y la jeringaraca y al único hombre en el mundo que, con un tubo en la tráquea, es capaz de reír.

Hay una prehistoria de los payamédicos argentinos, que se inicia en 1998, cuando el médico José Pellucchi funda Hospiteatro, que representaba escenas ante la cama del paciente. Desde el año 2000, “nos pusimos la nariz de clown”, recuerda Pellucchi, que en 2003, junto con la psicóloga Andrea Romero, fundó oficialmente la agrupación Payamédicos. Hoy son 300 payamédicos en todo el país. Trabajan –siempre como voluntarios– en hospitales de Salta, Neuquén, Resistencia, Rosario, Bahía Blanca. “En la ciudad de Buenos Aires estamos en el Clínicas, en el Bonorino Udaondo, en el Ramos Mejía, el Alvarez y en el Muñiz, donde trabajamos con chicos con inmunodeficiencia. También vamos a geriátricos como el Ledor Vador, de la colectividad judía. En La Plata, estamos en el Hospital de Niños Sor María Ludovica, y pronto estaremos en los hospitales Rossi y San Martín”, cuenta el fundador.

Las payasadas de los payamédicos son complejas y se planifican caso por caso. Por ejemplo, cuenta Pellucchi, “una adolescente había sido operada de una desviación en la columna vertebral; gracias a esa intervención pasó a ser más alta: ahora parecía más una mujer, y no ya una nena. Pero eso, así de golpe, puede no ser fácil en la adolescencia, esa edad que se debate entre la niñez y la adultez. Y ella, después de la operación, se quejaba de dolores que le impedían caminar; los traumatólogos no le encontraban causa a ese dolor, y para la rehabilitación era muy importante que ella caminara. Entonces, pidieron nuestra ayuda. Los payamédicos, luego de estudiar el caso, organizamos un safari fotográfico, no por la selva sino por el Hospital de Clínicas: un payamédico, junto con la chica, trataban de fotografiar a otro payamédico que era el hospianimal, que sólo permitía que se viera su cola, nunca se dejaba fotografiar entero; allá iban todos por los rincones del Clínicas y el hospianimal siempre se escapaba. Hasta que ‘Uy, mirá lo que caminé y no me dolió...’ –recuerda Pellucchi que dijo la chica–. Así la paciente pudo comenzar su rehabilitación y a los tres días se fue de alta.”

La jornada de trabajo voluntario de un payamédico dura varias horas. La primera hora se dedica a obtener información sobre cada paciente, con los médicos y enfermeras que lo atienden. “Cuanto más podamos saber del paciente, mejor, porque eso nos ayuda a evitar decir o hacer cosas que puedan resultarle hirientes, como en el caso de la adolescente que no podía caminar, a trabajar con su deseo; nuestras intervenciones, aunque se den en el plano del humor y de lo estético, siempre apuntan a un cambio.”

Sigue una media hora para vestirse y maquillarse y después, sí, una hora y media o dos horas de actuación, ante tres, cuatro o cinco pacientes sucesivos. “Trabajamos con todas las patologías y con todas las edades.” En general, actúan de a dos. “Pero a veces es uno solo: por ejemplo con bebés o con pacientes terminales, que han hecho una relación importante con un payamédico en especial y prefieren esa intimidad.”

Pero, ¿qué relación puede haber entre un payaso y un moribundo?

“Uno de nuestros ocho grupos de investigación, coordinado por una psicóloga especialista en cuidados paliativos, se dedica a la tanatología, a la cuestión de la muerte –contesta Pellucchi–. Tratamos de que cada uno de noso-tros tenga la mayor preparación sobre este tema, que nos planteamos desde la perspectiva filosófica en autores como Baruch Spinoza. Pero sólo trabajamos a partir de lo que el paciente plantea. Nuestro trabajo es distinto de lo que puede verse en la película Patch Adams (con Robin Williams), donde la cuestión de la muerte se trata en forma más directa. En nuestro trabajo, la muerte suele aparecer a través de metáforas. Es frecuente el tema de los puentes, en el imaginario la muerte suele presentarse como ese lugar de tránsito. Recuerdo un paciente jujeño, que precisamente trabajaba en el puente por donde, desde La Quiaca, se pasa a Bolivia y, en sus últimos días, el trabajo se organizó alrededor de puentes que llevaban a otros planetas, otros lugares, y todos sabíamos que el puente era otra cosa. Otro paciente, paraguayo, iba a volver a su país a morir, y quiso trabajar ese viaje jugando con un tren; le llevamos un tren de juguete, y resultó una intervención muy intensa porque él nunca había tenido juguetes, su infancia había sido muy dura y por primera vez en su vida tenía un juguete. No se habló de que ese viaje en el tren de juguete era su despedida.”

–Sus ejemplos muestran una participación muy activa de los pacientes.

–Sí –contesta Pellucchi–. Para nosotros, un signo de buena respuesta terapéutica es la “payasización” del paciente: se payasiza, no sólo porque en su cama pueda ponerse una nariz de clown, sino porque empieza a usar un lenguaje que escapa de lo real. Nosotros jamás hablamos de lo real; el clown no habla directamente de la enfermedad y la muerte, sino que tiene un lenguaje fantasioso, poético. Y cuando el paciente también empieza a hablar de ese modo se generan cosas muy intensas. Es difícil explicarlo, los artistas lo pueden entender, pero no hace falta ser artista para transitar esto, o todos podemos devenir artistas y generar ese espacio intermedio en el que el clown se mueve.

Pero entonces, ¿qué es un clown? Es un actor que ha roto “la cuarta pared”.

“En las obras de teatro –observa Pellucchi–, el actor no se relaciona directamente con el público: no lo mira, o mira en forma abtracta, como si hubiera una pared, la llamada cuarta pared del escenario; el payaso, en cambio, se vincula con su público, lo hace participar. Pero –puntualiza el payamédico– nunca se permite hacerle pasar un mal momento. El clown no es ni agresivo ni erótico; si fuese agresivo, sería, en términos técnicos, un clown ‘abufonado’; y la vertiente erótica conduce al burlesque, género que está en el origen del café concert.”

Pero volvamos al hospital.

“Después de una intervención payamédica donde el paciente se rió mucho, suele caer la necesidad de sedantes y analgésicos, incluidos los opioides –destaca el doctor Pellucchi–. Hay estudios que vinculan la risa con la liberación de endorfinas, esas drogas que produce el propio organismo, pero no se trata del gesto mecánico de reír. Y nuestro propósito no es liberar endorfinas, sino que nos gusta el arte de hacer reír, nos encanta la producción en conjunto con los pacientes. Y, sí, hay correlatos fisiológicos: uno de nuestros equipos de investigación examinó a 50 pacientes antes, inmediatamente después y 20 minutos después de la intervención de payamédicos: la frecuencia cardíaca y la presión arterial disminuían después de las intervenciones, excepto casos en los que, primero, aumentaban, y, después, disminuían por debajo del nivel inicial. Este último perfil puede vincularse con la catarsis, ese fenómeno que se produce cuando el sujeto puede dar expresión al hecho traumático”, dice el payamédico, y lo explicará.


Payamédico vudú

“En materia de catarsis, nuestro número paradigmático es el payamédico vudú: apelamos a este procedimiento en niños o adultos que han sido muy castigados por intervenciones médicas invasivas. El número empieza con un payamédico que, en papel de vendedor, le vende al paciente un muñequito. Este muñeco, vestidito con guardapolvo y barbijo, sirve para controlar, a la manera del vudú, a un segundo payamédico que se presenta vestido igual que el muñequito, y así el paciente puede desquitarse de todo lo que le hicieron: se lo provee de agujas, jeringas, de todo el instrumental con que lo agredieron; el paciente puede pinchar, sacudir, pegarle al muñequito y lo que él haga lo verá, ampliado, en el cuerpo del clown. Así no sólo se ríe a carcajadas, sino que reproduce en forma activa la escena traumática.”

Además, los payamédicos tienen su propia utilería. “Son objetos desdramatizadores –define Pellucchi–. Por ejemplo, el chatarrango, cruza de la chata donde los pacientes hacen sus necesidades, con el charango. Lleva un encordado, efectivamente hace música y hay payamédicos que saben tocarlo. El estetosflorio es un estetoscopio común, pero en su extremo tiene una flor. La jeringaraca, mitad jeringa y mitad maraca, es una jeringa para inyecciones rellena con mostacillas.”

Pero también hay objetos que se eligen o se fabrican para cada caso en particular: “Había un paciente, un hombre que necesitaba tubo de oxígeno y en relación con esto se había armado un juego de exploración submarina con peces, pulpos. Sucedió que se agravó y lo llevaron a terapia intensiva: en el cielorraso de la sala, el único lugar que él podía ver, los payamédicos pegaron unos pececitos recortados, y él se puso a reír. Fue muy raro ver reír a alguien que tenía puesto un tubo endotraqueal. Y no es común que alguien, antes de morir, se ría”.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Libros sobre nazis en Argentina

Libros sobre nazis en Argentin

Un país “criminales de guerra friendly”

Más de 200 gerarcas alemanes encontraron refugio en la Argentina de Perón. Las obras recientes de Jorge Camarasa, Uki Goñi y Carlos De Nápoli revisan ese pasado.

Osvaldo Aguirre12.12.2008 Otros tiempos. Más allá de los mitos y los datos poco certeros, muchos seguidores de Hitler llegaron a estas tierras al terminar la Segunda Guerra Mundial.

Ingresó a la Argentina con un pasaporte falso y cambió muchas veces de nombre y de domicilio. En secreto continuó sus investigaciones en genética. Cuando Alemania pidió su extradición, huyó a Paraguay y después a Brasil y escapó de sus perseguidores. Josef Mengele (1911-1979) dejó “un rastro de dudas, confusión y pistas falsas”, dice el periodista Jorge Camarasa, pero la historia contiene sucesos más inquietantes que la leyenda, desde la relación del médico nazi con Juan Domingo Perón hasta sus actividades en dos laboratorios de Buenos Aires.

Camarasa acaba de publicar Mengele. El ángel de la muerte en Sudamérica (Norma), una crónica que sigue los pasos del criminal de guerra, célebre por sus crueles experimentos con niños y mujeres en Auschwitz y la obsesión por lograr que las alemanas dieran mellizos para mejorar la raza aria. La historia nazi es un tema de interés notable para las editoriales: en forma simultánea han aparecido otros dos libros, la reedición de La auténtica Odessa, de Uki Goñi (Paidós), y Los científicos nazis en la Argentina, de Carlos De Nápoli (Edhasa).

Según un cómputo de Goñi, al menos 228 criminales nazis y fugitivos de los países ocupados durante la Segunda Guerra encontraron refugio en la Argentina de Perón. En ese marco el caso Mengele resulta emblemático de las condiciones propicias para la fuga y del aura de misterio y fábula que rodea a aquellos personajes. Ficciones como El archivo Odessa, de Frederick Forsythe, o Los niños del Brasil, de Ira Levin, instalaron teorías conspirativas y difundieron versiones que no terminan de ser despejadas, entre ellas la existencia de una organización dedicada específicamente a asegurar la fuga de nazis en la posguerra. El secreto impuesto sobre la documentación oficial (recién en 1992 la Secretaría de Informaciones del Estado, por ejemplo, abrió sus carpetas sobre Mengele y la dirección nacional de Migraciones guarda aún un conjunto de expedientes) y la información errónea, a veces divulgada en forma deliberada y otras de buena fe por instituciones o personas dignas de confianza, terminaron de crear condiciones difíciles para las investigaciones.

EL ESTADO DE LAS COSAS. Pese a las críticas que recibió, la Comisión de Esclarecimiento de las Actividades del Nazismo en la Argentina (Ceana), creada durante el gobierno de Carlos Menem y presidida por el historiador Ignacio Klich, relevó información desconocida sobre el paso de los criminales de guerra y sumó nombres que habían permanecido en secreto a través de informes divulgados entre 1998 y 1999. En la primera edición de La auténtica Odessa (2002), Uki Goñi agregó documentación procedente de archivos de ocho países y presentó de modo contundente las gestiones de funcionarios del gobierno de Perón y de jerarcas de la Iglesia Católica argentina en el socorro de los nazis. Como efecto de la aparición del libro, el Ministerio del Interior ordenó en 2003 la apertura de 49 expedientes a la Dirección de Migraciones, pero por distintas razones sólo dos fueron efectivamente liberados.

Entre la extensa bibliografía disponible, pueden destacarse además las investigaciones de Jorge Camarasa (a partir de Los nazis en la Argentina, 1992) y Álvaro Abós (Eichmann en Argentina, 2007, una minuciosa biografía del oficial a cargo de la “solución final”). El listado de criminales hospedados en Argentina que agrega Goñi en la reedición de su libro resulta útil para evitar las especulaciones sobre la presencia de “miles de nazis”.

En ese sentido, Los científicos nazis en la Argentina permite concluir que la presencia de técnicos y científicos no pasó de casos contados y en general resultó un bluff, como demuestra la conocida historia de Ronald Richter y su cuento de la bomba atómica, o no tuvo mayores consecuencias al margen de alguna contratación en el Ministerio de Salud (como Carl Peter Vaernet, el “Mengele danés”) y la Aeronáutica.

M DE MUERTE. Josef Mengele llegó a Buenos Aires en junio de 1949, con un pasaporte a nombre de Helmut Gregor. Hay pocos datos sobre sus primeras actividades, fuera de que tuvo un taller de tornería y fabricó juguetes didácticos. A partir de 1953, instalado en un chalet de Vicente López, comenzó a hacerse más visible a través de su actuación en los laboratorios Wonder y Fadro Farm, y tres años después volvió a utilizar su verdadera identidad. La tranquilidad de que gozaba se vio perturbada en 1959 cuando Alemania requirió su extradición. Al año siguiente, después de la captura de Adolf Eichmann a manos de agentes del Mossad, abandonó Argentina con documentos falsos facilitados por el general Osiris Villegas.

Jorge Camarasa reconstruye la historia de Mengele en base a expedientes judiciales, investigaciones desarrolladas en Alemania, testimonios de personas que lo frecuentaron en distintos momentos de su vida y los propios escritos que dejó el médico. Hasta qué punto avanzó Mengele en sus trabajos genéticos en Sudamérica es una de las muchas preguntas que permanecen abiertas.

martes, 9 de diciembre de 2008

El Kremlin maquilla a Stalin

El Kremlin maquilla a Stalin

Los principales expertos internacionales advierten contra la rehabilitación del dictador y el olvido de millones de víctimas que impulsa el Gobierno ruso
PILAR BONET - Moscú - 09/12/2008


Vota Resultado 35 votos Comentarios - 0
La figura de Stalin se proyecta aún sobre el presente y el futuro de Rusia. La más ambiciosa conferencia internacional celebrada en Moscú sobre los problemas del estudio de este personaje histórico concluyó con advertencias contra la revalorización de Iósif Stalin (1879-1953) y contra el olvido del terror que instigó. "Nos inquieta la amplia difusión de recetas para el renacimiento de Rusia por la vía de una modernización autoritaria o incluso la dictadura y la propaganda de una violencia justificada desde el punto de vista histórico con muchos millones de víctimas y purgas sociales", se dice en la resolución final de la conferencia, que del 5 al 7 de diciembre reunió a especialistas de casi un centenar de instituciones.


LA DESPEDIDA DEL PATRIARCA
iósif Stalin

A FONDO
Nacimiento: 21-12-1879
Rusia

Capital: Moscú. Gobierno: República. Población: 140,702,094 (est. 2008)

Muchos manuales evitan definir el estalinismo como régimen totalitario

Los simpatizantes del tirano han pasado del 12% a un 50% en pocos años
Desde la Universidad de Harvard a la Sorbona pasando por Cambridge, Stanford o Varsovia estuvieron representadas en un evento que ha de repetirse en el futuro, según sus organizadores, entre los que estaban el Archivo Estatal, la fundación del primer presidente de Rusia, Borís Yeltsin; Memorial, la organización no gubernamental dedicada al recuerdo de las víctimas del estalinismo, y la Editorial Enciclopedia Política Rusa, que publica una historia de este fenómeno en 100 volúmenes.

Pese al nivel de los reunidos, la conferencia no mereció un saludo del presidente, Dmitri Medvédev, que en cambio envió un mensaje cordial a un simposio dedicado al fallecido escritor Alexandr Solzhenitsin y a otros eventos coincidentes. Stalin es un tema delicado para el Kremlin, cuyas ideas sobre el reforzamiento de Rusia han jugado con una imagen positiva del tirano. El 12% de simpatizantes de Stalin registrados en sondeos de los años noventa se ha convertido en más de un 50% en esta década, mientras la represión masiva ha sido marginada al inconsciente colectivo, explicó Lev Gudkov, director del centro analítico Levada. La novedad, según el sociólogo, es que la imagen favorable de Stalin ha ganado terreno entre gente con educación superior. La mayoría culpa del terror al régimen y más del 50% están a favor del olvido.

Stalin provocó millones de víctimas con la industrialización forzada, pero con él la URSS venció al nazismo y se transformó en una potencia nuclear. Un libro de texto autorizado, del que es autor Alexandr Filíppov, presenta a Stalin como un ejecutivo eficaz y un modernizador y sitúa al actual primer ministro ruso, Vladímir Putin, en esta línea, aunque sin represión. "Ustedes usan argumentos que los jóvenes no comprenden", espetó el ministro de Educación de Rusia, Andréi Fúrsenko, a los historiadores el domingo, cuando éstos le interpelaron sobre el manual.

Fúrsenko aconsejó tratar la figura de Stalin "con argumentos comprensibles para los jóvenes" y no con "insultos", y explicó que "para nuestra irritación y vergüenza", los partidarios del libro de Filíppov, entre los que se cuentan los profesores de los institutos pedagógicos, son más numerosos que sus detractores.

En los libros de texto rusos el terror es "un instrumento predeterminado y sin alternativas para resolver tareas estatales", señaló Arseni Roginski, de Memorial. Esta concepción no excluye la piedad por las víctimas, pero "no permite plantearse la pregunta sobre el carácter delictivo del terror", y afirma la idea de que "el poder estatal tiene razón a ciencia cierta" y "está por encima de cualquier valoración moral y jurídica". Los manuales de historia se niegan a aplicar al estalinismo el concepto de "régimen totalitario", que situaría al dictador soviético al mismo nivel de Hitler, afirmó Nikita Sokolov.

En Rusia no existe legislación estatal que califique el terror de Stalin de delito, con excepción de dos líneas en la ley de 1991 sobre la rehabilitación de las víctimas; y tampoco hay decisiones judiciales contra los responsables, señaló Roginski. La memoria está fragmentada. Los 800 monumentos y placas existentes responden a iniciativas locales, de las que permanecen al margen las autoridades federales. En las esculturas, capillas, cruces y obeliscos dedicados a las víctimas, éstas son tratadas como si hubieran sufrido una catástrofe natural y se omite la imagen del delito y de los delincuentes, afirmó. En las ciudades, las placas y monumentos suelen estar lejos del centro, que gracias a la toponimia soviética aún vigente está ocupado por responsables y cómplices del terror.

En lugar de un programa de edición federal y un "libro de la memoria" nacional, 300 obras locales y dispares registran 1,5 millones de nombres de víctimas. La ONG Memorial ha colgado en Internet más de 2,7 millones de nombres, pero con sus medios actuales, tardará décadas en concluir esta base de datos, según informó Roginski.

Rusia tampoco tiene un museo nacional del terror y, en la televisión, Stalin es tratado de forma plural, desde versiones serias de las obras de Solzhenitsin a culebrones triviales. Según Daniil Donduréi, la manipulación ha convertido a Stalin en un "infeliz", "desgraciado en su vida familiar" y "rodeado de traidores".

La semana pasada, funcionarios enmascarados de la fiscalía de Rusia confiscaron documentos de miles de represaliados durante la época estalinista en la sede de Memorial de San Petersburgo. Una veintena de historiadores asistentes a la conferencia de Moscú firmaron un comunicado exigiendo la devolución de los materiales confiscados.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Noam Chomsky: "Habrá muchos desilusionados con Obama"

Noam Chomsky: "Habrá muchos desilusionados con Obama"


La Nación

El intelectual norteamericano describió al presidente electo como un demócrata familiar de centro, del molde de Bill Clinton; ?Sus designaciones son inclinadas para el no cambio y la no esperanza?, fustigó.

El lingüista norteamericano Noam Chomsky afirmó que habrá muchos desilusionados con las políticas del próximo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y se mostró sorprendido por la conformación del futuro gabinete.
"Aquellos que eligieron ilusionarse sin duda van a quedar desilusionados. Pero es no es culpa de Obama. El nunca se presentó como otra cosa más allá de un demócrata familiar de centro, del molde de Bill Clinton", declaró Chomsky, en una entrevista con el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

Profesor del Intituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Chomsky fustigó el sistema estadounidense de construcción mediática de candidatos.

"La industria de las relaciones públicas, que promueve vender candidatos de la misma forma que vende mercaderías, dio su premio anual en la categoría mejor marketing a la venta de la marca Obama", fustigó el lingüista.

Para Chomsky, ese modelo "es muy claramente no democrático, un tipo de dictadura por elección, una construcción política en la cual el público -observadores intrusos e ignorantes- son espectadores de acción y no protagonistas".

El profesor emérito del MIT dijo que "si bien no esperaba mucho" quedó "sorprendido" por la designación de Hillary Clinton como secretaria de Estado y la permanencia en el Departamento de Defensa del secretario Robert Gates.

"No esperaba mucho, pero quedé sorprendido de que las elecciones de Obama causen tamaño desdén entre sus electores. Sus designaciones son tan inclinadas para el no cambio y la no esperanza, que Obama se sintió obligado a explicar que su gobierno tendrá la base en la experiencia y en la visión. Eso debe confortar a los incrédulos", dijo.

Por otra parte, Chomsky atribuyó la victoria de un afrosdescendiente por primera vez en la historia de Estados Unidos "al activismo de los años 60, que tuvo un efecto civilizador".

Agregó que para los patrones occidentales, la elección de un negro 150 años después de la abolición de la esclavitud "es realmente un evento histórico, que es probablemente más racista" que Estados Unidos.

Chomsky citó también "a democracias suramericanas que ofrecen conquistas mucho más importantes, como Bolivia y Brasil, por ejemplo", al referirse a la llegada a la presidencia del indígena Evo Morales y de un sindicalista ex obrero metalúrgico como Luiz Lula da Silva.

El eje y la esquizofrenia

El eje y la esquizofrenia

El eco sordo que dejaron las palabras de la jueza Carmen Argibay para explicar el fallo de la Corte sobre los chicos en conflicto con la ley penal.


Por Sandra Russo

La jueza Carmen Argibay habló fuerte la semana pasada. Su explicación sobre el fallo que evitó la libertad de sesenta chicos detenidos en institutos rasgó el telón del Truman Show. Bajo los efectos narcóticos del relato que tejen los medios y las declaraciones públicas de funcionarios del área de seguridad, e incluso bajo los efectos del otro relato, el alternativo, el que aborrece y denuncia las condiciones en las que están detenidos los chicos en conflicto con la ley penal, la medida de la Corte fue un baldazo de agua helada. Y Argibay, lejos de ponerles acondicionador a sus palabras, las erizó: habló de gatillo fácil, esbozó una vida real más allá del telón de la obra que representamos todo el tiempo como comunicadores o multiplicadores de un diagnóstico sobre seguridad.

“Esos chicos están marcados”, dijo.

“Si no vamos a cumplir los pactos internacionales sobre derechos civiles y derechos sociales, ¿para qué los firmamos?”, dijo.

“Si la policía protege a un pibe, el pibe sale a robar y no se hace rico, ¿para quién trabaja?”, dijo.

“El día que el pibe abre la boca, lo matan”, dijo.

Entonces lo que hay aquí es una jueza de la Corte Suprema de Justicia que no les pone acondicionador a sus palabras y que habla de una realidad que por un lado todos conocemos –¿o no? ¿O será que seguimos con el algo habrán hecho los pibes pobres? ¿O será que otra vez estamos en el limbo de no saber, de no sospechar, de lo ver lo que pasa acá enfrente?—, y por el otro negamos y encubrimos con vehemencia. “Es muy grave lo que dijo”, decía un analista de la televisión. “O sea que según la jueza hay gatillo fácil en la República Argentina”, decía otro, como si hubiera que anteponerle “república” a ese lugar en el que se tolera esta práctica: que la policía marca a los chicos con antecedentes, que los presiona para que salgan a robar para ella y les libera zonas para que operen, que los protege para que sigan actuando, y que si el chico quiere salirse de ese trato, lo matan.

La jueza Argibay corrió el eje del problema que tanto rédito les da a los grandes medios cuando lo abordan por otro lado. Cuando los crímenes que escandalizan en proporción al nivel socioeconómico de la víctima imponen el tema de la seguridad. Cuando los deudos de cualquier asesinado les regalan a las cámaras su desgarro, y las cámaras beben cada lágrima y ecualizan cada grito de dolor. Y entonces queda constituido un “nosotros” que somos los conductores del programa de televisión, sus espectadores, las víctimas de los asaltos, la policía, toda-la-gente-de-bien-que-quiere–vivir-en-paz y no puede porque están estos pibes, que son los nuevos malones que supimos conseguir.

Lo que está diciendo la jueza Argibay es que ese “nosotros” es falso, y que si lo aceptamos es porque somos esquizofrénicos. Porque está pasando lo que está pasando y no otra cosa, aunque lo diga la televisión. Porque es imposible que esos pibes salgan a la única escena que los espera y sobrevivan.

Y está diciendo que la policía extermina en silencio. Que hay un consentimiento, un equívoco social y discursivo que apaña a la policía, que la deja seguir exterminando en silencio. Tan brutal es lo que pasa, tan inenarrable es lo que se mantiene en silencio, que estamos cerca de hacer válida la pregunta que se hacían los españoles con los indios. Se preguntaban si tenían alma. Se preguntaban de qué orden eran esas criaturas tan distintas. ¿Los pibes pobres tienen alma? Si la respuesta es sí, lo lógico sería que pidamos justicia también para ellos, que hagamos marchas también para ellos, que nos duelan y nos arranquen sus muertes. Actuamos como si la respuesta fuera: no.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Promesas, promesas

Promesas, promesas


Por Juan Gelman

El presidente electo Barack Obama prometió varias cosas antes de serlo. Por ejemplo, terminar la guerra con Irak, que en 2002, en la Plaza Federal de Chicago, calificó de “estúpida”, “imprudente” y “basada en la pasión, no en la razón”. Fue un eje principal de su campaña y, sin duda, le ganó millones de votos. La promesa se está diluyendo: esta semana declaró: “Dije que retiraría de Irak nuestras tropas de combate en 16 meses, en el entendimiento de que podría ser necesario –probablemente necesario– mantener una fuerza residual a fin de proporcionar entrenamiento y apoyo logístico para proteger a nuestros civiles en Irak” (The New York Times, 4-12-08). “El residuo”, al parecer, no será pequeño: el ex secretario de Marina Richard Danzig –uno de los asesores de Obama en materia de seguridad– había ya declarado que sería de 30 mil a 55 mil efectivos. Algunos dicen que la cifra podría llegar a 70 mil, casi la mitad del número actual. Hay residuos así.

Pocos creen que la retirada se llevará a cabo en el lapso prometido y que el último soldado norteamericano dejará suelo iraquí el 31 de diciembre del 2011, según lo pactado con el gobierno de Bagdad. Unos 20 halcones demócratas –la mayoría de la vieja guardia clintoniana de los años ’90– dominan el equipo de seguridad y política internacional de Obama y no falta un legado significativo de W. Bush: el reconfirmado jefe del Pentágono Robert Gates, un insistente partidario de ganar la guerra en Irak como objetivo mínimo. Ahora está “menos preocupado” –dijo– por las promesas de campaña del presidente electo, dado que éste comentó que la retirada de Irak se haría de manera “responsable” y que dependerá de la opinión de los jefes militares (rawstory.com, 2-11-08). En esas condiciones, tal vez no haya sido un trabajo pesado tranquilizar a un belicista de la talla de Gates.

El senador Lindsey Graham, el almirante Nike Mullen, jefe de Estado Mayor Conjunto, y otros “halcones-gallina” republicanos elogiaron estos nombramientos de Obama (www.timesonline.co.uk, 1-12-08). No es para menos: tienen un firme bastión en Hillary Clinton, la nueva secretaria de Estado, acérrima partidaria de la invasión a Irak y Afganistán y de atacar a Irán con bombas nucleares. Se recuerda su propia confesión: “Llamé por teléfono (a su esposo presidente) y lo urgí a bombardear (Yugoslavia)” en el marco de la OTAN; los bombardeos duraron 74 días y a nadie perdonaron. Cabe señalar que la era de Bill no fue precisamente pacifista: a poco de instalarse en la Casa Blanca bombardeó Irak en 1993; logró que la ONU le impusiera a Saddam Hussein un embargo que costó la vida de medio millón de niños iraquíes; atacó a Sudán y Afganistán; desestabilizó a Haití; militarizó la ambigua lucha contra los narcotraficantes que se ha convertido en contrainsurgencia y que no ahorra vidas de civiles inocentes en América latina; apoyó la privatización de las operaciones militares norteamericanas otorgando enjundiosos contratos a la industria armamentista; autorizó la venta de armas a países como Indonesia y Turquía, utilizadas en el genocidio de kurdos y habitantes de Timor Oriental. Un record que el olvido suele abrigar.

Obama nombró jefe del staff de la Casa Blanca a Rahm Emanuel, admirador de las ejecuciones extrajudiciales israelíes, impulsor del servicio paramilitar obligatorio para todos los estadounidenses de 18 a 25 años de edad, del aumento de los efectivos de las fuerzas armadas y de la creación de un sistema de espionaje semejante al MI5 británico. Está en buena compañía: el general (R) James L. Jones, ex comandante del cuerpo de marines y amigo personal del derrotado candidato republicano John McCain, será el asesor jefe de seguridad nacional y es difícil suponer que el hecho de pertenecer al directorio de Boeing no influirá en sus decisiones. Susan Rice, la próxima embajadora de EE.UU. ante la ONU, apoya una intervención militar en Sudán por la crisis de Darfur, de preferencia con la participación de la OTAN. Etc., etc.

Barack mismo ha anunciado objetivos de guerra que poco cambian las políticas de Clinton y de ambos Bush: el incremento de la guerra en Afganistán; el eventual mantenimiento por largo rato de un número ingente de efectivos en Irak; la intervención unilateral en Pakistán; el empleo de ejércitos privados en las zonas donde combate EE.UU.; entre otras cosas. Su vice Jose Biden no es un demócrata cualquiera: como presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, sostuvo las mentiras de W. desestimando en el 2002 los testimonios de expertos que señalaban que Irak no tenía armas de destrucción masiva ni constituía una amenaza para la región “y mucho menos para EE.UU.” (www.alternet.org, 20-11-08). Rara vez un cambio se ha parecido tanto a una continuidad.