(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

jueves, 20 de marzo de 2014

Slavoj Zizek

Los manifestantes llevaban tres banderas: bosnia, serbia y croata.
Ira en Bosnia, pero esta vez la gente ve a través de las mentiras étnicas de sus dirigentes


The Guardian

Traducido para Rebelión por Germán leyens

Las ciudades ardían la semana pasada en Bosnia-Herzegovina. Todo comenzó en Tuzla, una ciudad con mayoría musulmana. A continuación las protestas se extendieron a la capital, Sarajevo, y a Zenica, pero también a Mostar, donde vive un gran segmento de la población croata y a Banja Luka, capital de la parte serbia de Bosnia. Miles de manifestantes iracundos ocuparon e incendiaron edificios gubernamentales. Aunque la situación se calmó posteriormente, sigue prevaleciendo una atmósfera de alta tensión.
Los eventos provocaron teorías conspirativas (por ejemplo, que el gobierno serbio había organizado las manifestaciones para derrocar a la dirigencia bosnia), pero pueden ser ignoradas sin temor a equivocarse ya que es obvio que, sea lo que sea lo que acecha, la desesperación de los manifestantes es auténtica. Uno se tienta a parafrasear la famosa frase de Mao Zedong; ¡hay caos en Bosnia, la situación es excelente!
¿Por qué? Porque las demandas de los manifestantes no podrían ser más simples –puestos de trabajo, la posibilidad de una vida decente, el fin de la corrupción – pero movilizaron a gente en Bosnia, un país que, en las últimas décadas, se ha convertido en sinónimo de una feroz limpieza étnica.

Hasta ahora, las únicas manifestaciones masivas en Bosnia y otros Estados post yugoslavos tuvieron que ver con pasiones étnicas o religiosas. A mediados de 2013, dos protestas públicas fueron organizadas en Croacia, un país en profunda crisis económica, con alto desempleo y un profundo sentido de desesperación: los sindicatos trataron de organizar un mitin en apoyo a los derechos de los trabajadores, mientras nacionalistas de derecha iniciaban un movimiento de protesta contra el uso de letras cirílicas en edificios públicos en ciudades con minoría serbia. La primera iniciativa atrajo a un par de cientos de personas a una plaza en Zagreb; la segunda movilizó a cientos de miles, como lo había hecho un anterior movimiento fundamentalista contra matrimonios del mismo sexo.
Croacia está lejos de ser una excepción: de los Balcanes a Escandinavia, de EE.UU. a Israel, de África central a India, amenaza una nueva Edad Oscura, con la explosión de pasiones étnicas y religiosas y el retroceso de los valores de la Ilustración. Esas pasiones acechaban en el trasfondo todo el tiempo, pero lo que es nuevo es la desvergüenza descarada de su exhibición.
¿Qué podemos hacer? Liberales de la tendencia dominante nos dicen que cuando los valores democráticos básicos son amenazados por fundamentalistas étnicos o religiosos, debemos unirnos todos tras la agenda liberal-democrática de tolerancia cultural, salvar lo que puede ser salvado y dejar a un lado los sueños de una transformación social más radical. Nuestra tarea, se nos dice, es obvia: tenemos que elegir entre la libertad liberal y la opresión fundamentalista.
Sin embargo, cuando se nos hace triunfalmente una pregunta (puramente retórica) como “¿Quiere que las mujeres sean excluidas de la vida pública?” o “¿Quiere que todo crítico de la religión sea castigado con la pena de muerte?”, lo que debiera causar nuestra sorpresa es la misma auto-evidencia de la respuesta. El problema es que semejante universalismo liberal perdió hace tiempo su inocencia. El conflicto entre la permisividad liberal y el fundamentalismo es en última instancia un conflicto falso – un ciclo vicioso de dos polos que se generan y presuponen mutuamente.
Lo que Max Horkheimer dijo sobre el fascismo y el capitalismo en los años treinta (que los que no quieren hablar críticamente sobre el capitalismo también debieran guardar silencio sobre el fascismo) debería ser aplicado al fundamentalismo actual: los que no quieren hablar críticamente sobre la democracia liberal deberían también guardar silencio sobre el fundamentalismo religioso.
Como reacción a la caracterización del marxismo como “Islam del Siglo XX”, Jean-Pierre Taguieff escribió que el Islam se estaba convirtiendo en “el marxismo del Siglo XXI”, prolongando, después de la decadencia del comunismo, su violento anti-capitalismo.
Sin embargo, se puede decir que las recientes vicisitudes del fundamentalismo musulmán confirman la antigua idea de Walter Benjamin's de que “cada ascenso del fascismo da testimonio de una revolución fallida”. El ascenso del fascismo es, en otras palabras, tanto el fracaso de la izquierda, y simultáneamente la prueba de que existía un potencial revolucionario, un descontento, que la izquierda no logró movilizar. ¿Y no vale lo mismo para el actual así llamado “islamo-fascismo”? ¿No es el ascenso del islamismo radical exactamente correlativo a la desaparición de la izquierda secular en países musulmanes?

Cuando Afganistán es presentado como el supremo país fundamentalista islámico, ¿quién recuerda que hace 40 años era un país con una fuerte tradición secular, incluyendo un poderoso Partido Comunista que tomó el poder independientemente de la Unión Soviética?
En este contexto se deben comprender los últimos eventos en Bosnia. En una de las fotos de las protestas, vemos a los manifestantes agitando tres banderas una al lado de la otra: bosnia, serbia, croata, expresando la voluntad de ignorar diferencias étnicas. En breve, estamos ante una rebelión contra elites nacionalistas: el pueblo de Bosnia ha terminado por comprender quién es su verdadero enemigo: no otros grupos étnicos, sino sus propios dirigentes que pretenden protegerlos de otros. Es como si la antigua y muy abusada consigna titoista de la “hermandad y unidad” de las naciones yugoslavas adquiriera nueva actualidad.
Uno de los objetivos de los manifestantes era la administración de la UE que supervisa el Estado bosnio, imponiendo la paz entre las tres naciones y suministrando una ayuda financiera significativa para permitir que funcione el Estado. Esto puede parecer sorprendente, ya que los objetivos de los manifestantes son nominalmente los mismos que los de Bruselas: prosperidad y el fin de las tensiones étnicas y la corrupción. Sin embargo, la manera como la UE gobierna efectivamente Bosnia afianza las particiones: trata con las elites nacionalistas como sus socios privilegiados, mediando entre ellas.
Lo que confirma el estallido bosnio es que no se puede superar genuinamente pasiones étnicas imponiendo una agenda liberal: lo que unió a los manifestantes es una demanda radical de justicia. El paso más cercano y más difícil hubiera sido organizar las protestas en un nuevo movimiento social que ignore las divisiones étnicas, y organizar más protestas, ¿es posible imaginar una escena de bosnios y serbios exasperados manifestando juntos en Sarajevo?
Incluso si las manifestaciones pierden gradualmente su poder, seguirán siendo una breve chispa de esperanza, algo como soldados enemigos fraternizando a través de las trincheras en la Primera Guerra Mundial. Los eventos auténticamente emancipadores siempre involucran que se ignoren de esa manera las identidades particulares.
Y lo mismo vale para la reciente visita de las dos miembros de Pussy Riot en Nueva York: en una gran función de gala, fueron introducidos por Madonna en presencia de Bob Geldof, Richard Gere, etc.: la usual banda de los derechos humanos. Lo que debieran haber hecho allí es expresar su solidaridad con Edward Snowden, afirmar que Pussy Riot y Snowden forman parte del mismo movimiento global. Sin gestos semejantes, que unan lo que, en nuestra experiencia ideológica ordinaria, parece incompatible (Musulmanes, serbios y croatas en Bosnia; secularistas turcos y musulmanes anti-capitalistas en Turquía, etc.), los movimientos de protesta serán siempre manipulados por una superpotencia en su lucha contra otra.

Fuente: http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/feb/10/anger-bosnia-ethnic-lies-protesters-bosnian-serb-croat/print  

No hay comentarios: