(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

viernes, 7 de noviembre de 2014

BRUSELAS


Más de 100.000 personas, según fuentes policiales, participaron este jueves en una gran manifestación en Bruselas contra las políticas capitalistas del nuevo Gobierno federal belga, que concluyó con violentos enfrentamientos entre algunos participantes y los antidisturbios.
Los choques produjeron una veintena de heridos, incluidos manifestantes y policías, según un portavoz de la Cruz Roja de Bélgica.
Los sindicatos convocaron la marcha en Bruselas y otras protestas contra el acuerdo logrado por la coalición de derechista que gobierna en Bélgica desde el pasado 11 de octubre.
En concreto, los sindicatos se oponen al retraso de la edad de jubilación, a las reformas en las pensiones o a suspender la indexación salarial anual, medidas incluidas en el pacto gubernamental.
El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, que se ha reunido por la tarde con representantes de los sindicatos, explicó que propondrá a los interlocutores sociales una “hoja de ruta” que ofrezca un “espacio para la concertación”.
Michel ha dicho en el Parlamento belga que entiende las dudas y “la rabia” que sienten los manifestantes y se declaró dispuesto a llevar a cabo una labor pedagógica para explicar a la población la necesidad de estas reformas. Los manifestantes iniciaron su marcha por la mañana desde la estación de trenes del norte de la capital y llegaron al sur de Bruselas, después de atravesar el centro de la ciudad, lo que provocó serios problemas al transporte público.

Adoquines, huevos y otros objetos

Los altercados se produjeron en el tramo final de la manifestación, que concluyó en la estación de trenes de Midi, cuando un grupo formado por varios centenares de manifestantes se enfrentó a la policía antidisturbios con adoquines, piedras, huevos y otros objetos. Entre otros incidentes, se produjo el vuelco de un turismo en mitad de la carretera, el incendio de vehículos, incluidas varias motos de la policía, y numerosos desperfectos en la calle.
El cordón policial desplegado respondió con gases lacrimógenos y agua a presión para dispersar a los manifestantes violentos, que no cesaron de encender petardos y bengalas durante toda la marcha. Las acciones convocadas este jueves afectaron al transporte público, incluidos autobuses, tranvías y metro de Bruselas, al igual que al servicio de taxis, y también a la administración y a los sectores comercial e industrial, donde las protestas obligaron a la suspensión de la actividad.
El secretario general del sindicato CGSLB, Oliver Valentin, dijo que el objetivo de las protestas es transmitir al nuevo Gobierno el mensaje de que “hay medidas inaceptables para los trabajadores y para los interlocutores sociales”.

Recortes sociales

“El Gobierno ha decidido aplicar unas políticas neoliberales y todos los países europeos han visto que ese tipo de políticas no funcionan; lo que hace falta es relanzar el empleo y el crecimiento (…). Van a reducir el poder adquisitivo de los trabajadores”, advirtió.
Por su parte, el portavoz del sindicato CSC, David Amberlinguen, señaló que el acuerdo del nuevo Gobierno “no es nada equilibrado”, ya que “demanda un gran esfuerzo a los trabajadores (…) y no pide nada a la patronal y a las grandes fortunas”.
Kalisa Abadik, una trabajadora social que participó en la marcha, aseguró que lo importante es que todos los ciudadanos belgas “se unan para no perder sus derechos”, mientras que Paul Cornilis, conductor de tren, denunció que el Gobierno de Michel “ha decidido recortar a costa de la gente normal y de los servicios públicos y los servicios sociales”.
A la manifestación de este jueves está previsto que sigan una serie de huelgas que se celebrarán en las provincias del país empezando el 24 de noviembre por las convocadas en Lieja, Luxemburgo, Limburgo y Amberes, para seguir en diciembre en Namur, Hainaut, Flandes Oriental y Occidental, Bruselas y los dos Brabantes, hasta concluir el 15 de diciembre en una huelga general.
La coalición gubernamental, que prestó juramento el 11 de octubre, está formada por el partido liberal francófono MR, liderado por Michel, y tres formaciones flamencas (los nacionalistas del N-VA, los democristianos del CD&V y los liberales Open VLD).

No hay comentarios: