(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

jueves, 6 de mayo de 2010

Por Facebook a la gran rateada nacional

Después del faltazo general en escuelas de Mendoza, surgieron iniciativas en otras provincias y una para todo el país. Se trata de un dilema para las autoridades, que tratarán el tema en el Consejo Federal de Educación.

Por Pedro Lipcovich

¡A ratearse, compañeros! Así se resume el mensaje que repercute en centenares de páginas de la red social Facebook, al que decenas de miles de jóvenes rioplatenses adhirieron, adhieren y adherirán. La tradicional práctica estudiantil –ahora masificada y con anuncio previo– culminaría en una Rateada Nacional prevista para el 26 de mayo. El ministro de Educación de la Nación advirtió, como corresponde, que “hay un calendario a cumplir” y destacó “el valor de los 180 días de clase”. Especialistas consultados por este diario señalan que “se han combinado la transgresión propia de la adolescencia y la facilidad que otorgan las nuevas tecnologías”. Página/12, por su parte –asumiendo que la rata es parte esencial del proceso de aprendizaje–, procedió a evaluar las diversas propuestas de Facebook: las mejores calificaciones correspondieron a Mendoza (10) y Neuquén (9,50). La Rateada Nacional resultó bochada.

Empezaron los mendocinos. La propuesta lanzada por dos jóvenes en Facebook se concretó el viernes pasado en la plaza Independencia, ciudad de Mendoza, con participación de unos dos mil estudiantes. A partir de este éxito, se multiplicaron las páginas similares en Facebook: la rateada anunciada en San Luis llegaba anoche a los 3794 adherentes; la sanjuanina tenía 2543 jóvenes entusiastas; la neuquina, 6093; la de Bahía Blanca, 2085; la paranaense, 944; la de Buenos Aires, 8351 personas. Se anuncian rateadas hasta en Villa Gesell y en Florencio Varela. Y, por supuesto, la Rateada Nacional, con 59.339 adherentes.

La hermandad rioplatense exige mencionar la “rateada general en los liceos del Uruguay”, uno de cuyos promotores en Facebook observa: “No me importa que digan que copiamos a los argentinos, los que nos vamos a ratear vamos a ser nosotros. Como si ellos hubieran creado ratearse”.

Alberto Sileoni, ministro de Educación de la Nación, observó que “si bien esto no nos causa alarma, le prestamos atención. Destacamos el valor de que se cumplan los 180 días de clase. Y nos preocupa que pueda haber centenares de chicos, en horario escolar, fuera de la escuela, donde pueden presentarse situaciones de riesgo”. La cuestión se plantearía en la próxima reunión del Consejo Federal de Educación, la semana que viene. Sileoni anticipó que “observaremos atentamente la posibilidad de una escalada en distintas provincias” y señaló que “el tema podría ser incorporado en las charlas que los docentes tienen con sus alumnos”.

Para Roxana Morduchowicz, titular del Programa Escuela y Medios del Ministerio de Educación nacional, “no sorprende que los pibes organicen cualquier actividad de conjunto mediante Facebook, ya que el chat y las redes sociales son los principales usos que ellos hacen de Internet. Que en este caso se trate de la rateada, lo veo más bien como una trasgresión puntual. Se combinaron la trasgresión propia de la adolescencia y la facilidad que dan las tecnologías para organizar actividades”.

Silvina Gvirtz –profesora de política educativa en la Universidad de San Andrés e investigadora del Conicet– subrayó que “el problema está en que se hace público un hecho que históricamente fue privado. La rata no es nada nuevo, pero pertenecía al ámbito de lo privado; sólo se hacía conocer por otros si al chico lo agarraban rateándose. En cambio, a través de Facebook, estos chicos anuncian masivamente la violación de una norma”. Para la investigadora, “convendrá monitorear cómo evolucionan estos eventos: no es lo mismo que una vez por año los chicos se rateen y se junten en una plaza a que esto se haga habitual. Y las autoridades escolares o los padres que identifiquen a sus chicos podrán sancionarlos, aunque, ciertamente, esta trasgresión no es de las peores”.

Página/12, con vocación docente, calificó las distintas propuestas de rateada según dos parámetros fundamentales: la solidez de la propuesta y la ortografía. La mejor nota fue para la mendocina, que tiene los méritos de haber sido la primera y de haberse concretado ya. La de Neuquén también sobresale: uno de sus promotores sugiere, “ya que somos muchos, llevar algún alimento no perecedero y donarlo”; otro acepta pero “¿si lo llevamos a Cáritas?”, y otro observa: “Yo no confío en esas organizaciones. Más vale que se encargue una comisión de los alumnos. Hay que mostrar que cuando los chicos se organizan pueden ser más inteligentes que todos los maestros juntos”: 9,50 para Neuquén, que serán 10 cuando lo hagan.

En cuanto a la rateada nacional, además de poco creativa y de ortografía dudosa, la fecha propuesta, 26 de mayo, parece más adecuada para prolongar el fin de semana largo familiar. Los neuquinos, en cambio, eligieron el martes 11 porque “es preferible verse el lunes en el colegio y ponerse de acuerdo, así van más”.

En las páginas de Facebook también intervienen adultos para criticar; algunos hasta proponen, en espejo, hacer un grupo en la red social para oponerse. La mejor síntesis de las críticas adultas es la de un señor E. V. A., que textualmente solicita: “Mangas de burros. Hagan un favor vallan al colegio”.

No hay comentarios: