(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Formas de promoción de un hospital

Cariglino irrumpió en la reconstrucción judicial de la agresión a periodistas

El intendente de Malvinas Argentinas volvió a increpar a familiares de los niños fallecidos en el centro de salud. "Quizá yo conozca a alguno de los miembros de la patota que actuó ese día", dijo ante la consulta de los periodistas.


El intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, admitió ayer que es posible que los integrantes de la patota que agredieron a familiares de víctimas de mala praxis y periodistas durante una manifestación a principios de junio sean allegados suyos. "Puede ser, yo nací en Malvinas y todas las personas de Malvinas son allegados de una forma u otra", argumentó tras interrumpir ayer el procedimiento judicial que pretendía reconstruir los hechos, y agredir a los familiares de pacientes que perdieron la vida en el Hospital zonal Claudio Zin. El intendente increpó inclusive a quienes participaban del operativo judicial para pedirles que se apuraran.
Claudia Ledesma, mamá de Melani, una beba de seis meses muerta por una infección en las vías respiratorias a la que nadie prestó atención, Oscar Bugliolo papá de Gisella, fallecida en septiembre de 2004 tras una infección provocada por la placenta no retirada tras un parto, y Fabián Aquino, tío de la víctima más reciente, Celeste Morales, la niña de siete años que murió el 1 de junio, en el Hospital Claudio Zin, de Pablo Nogués fueron golpeados el 5 de junio junto con los periodistas de Crónica, Tiempo Argentino, Télam y Malviticias, una agencia de noticias local, que fueron a cubrir la marcha en la que reclamaban por la situación en el hospital.
Ayer, todas las víctimas de la agresión de la patota se volvieron a juntar en el lugar de los hechos para llevar a cabo la reconstrucción del momento del ataque, a cargo del fiscal Santiago Camiñas de la Unidad Fiscal de Investigaciones número 23, y de personal de Gendarmería Nacional.
Todos coincidieron en señalar a Cariglino como el ideólogo de la agresión, ya que la utilización de patotas para amedrentar a manifestantes es una metodología repetida en el partido, según denuncias organismos de Derechos Humanos de la zona. El propio Cariglino no lo pudo desmentir. Fue en medio de la reconstrucción judicial cuando el intendente se bajó de su auto particular y atravesó por el medio del perímetro trazado por efectivos de Gendarmería Nacional para luego ingresar por unos breves minutos a la maternidad Eva Perón, lindera al Hospital Claudio Zin. Allí aprovechó las cámaras de los canales de televisión para acusar a los periodistas. Después de unos minutos, salió y se dirigió hacia uno de los abogados querellantes para pedirle celeridad. "Terminen con esto rápido porque este es un hospital en serio que recibe pacientes de toda la provincia, y no un hospitalito cualquiera de esos que hacen la Nación o la provincia", se quejó.
Luego, Cariglino se dirigió a Claudia Ledesma, la mamá de Melani, quien murió por falta de atención en el hospital, a quien increpó de manera violenta. "A su hija tiene que fijarse usted que la llevaba desnuda en pleno invierno arriba de la moto", acusó Cariglino. La mujer, tras sobreponerse del ataque verbal del intendente, se quejó: "No me puede decir semejante cosa, hace tres años y cuatro meses que me sacaron a mi beba, no le tendrían que haber permitido venir a interrumpir el operativo de reconstrucción." Por lo pronto, el abogado de Ledesma adelantó a Tiempo Argentino que realizará una presentación en la Comsión de Ética Pública del Congreso de la Nación para denunciar la nueva agresión. "Vamos a pedir que se actúe bajo la Ley 25.188 de Ética de funcionario público porque no le puede decir eso a una mamá de la una víctima", señaló el abogado.

Además de alterar a Ledesma con la acusación, el intendente logró frenar el operativo judicial durante varios minutos. Fue entonces cuando los periodistas le preguntaron por sus vínculos con la patota agresora a lo que, muy tranquilo, respondió: "Quizás yo conozca algunos de los miembros de la patota que actuó ese día o quizás ellos me conozcan a mí porque yo soy el intendente y trato de hablar con todos los vecinos".
En medio de las denuncias de mala praxis y abandono de persona, Cariglino fue más allá al alabar su "sistema de salud". "Nadie puede cuestionar nuestro sistema de salud porque está financiado por la ley de coparticipación provincial y nadie tiene derecho a decirnos cómo aplicar esos recursos." Al ser consultado sobre por qué había irrumpido en la reconstrucción de la agresión, indicó que había ido al hospital a ver un paciente, aunque se negó a identificarlo. Durante todo el operativo, una decena de hombres divididos en grupos de dos o tres, merodeaban la zona. Los testigos de la causa los señalaron como personas que suelen trabajar para Cariglino.
Los denunciantes viven con miedo. Reciben amenazas telefónicas, se cruzan en su camino camionetas desde las cuales son amedrentados, y hasta aparecieron aparatos explosivos en sus casas. Si bien, las denuncias por amenazas y agresiones vinculadas al poder político en Malvinas Argentinas superan la centena, por el momento el brazo de la justicia distrital no llega al hombre que gobierna el partido desde 1995. «

una causa que recién comienza
Testigos y víctimas de las agresiones perpetradas por una patota a periodistas y familiares de víctimas de presunta mala praxis durante una protesta el 5 de junio frente al Hospital zonal Claudio Zin de Malvinas Argentinas participaron ayer de la reconstrucción de los hechos frente a los peritos judiciales y al fiscal Santiago Camiñas de la UFI 23 y personal de Gendarmería Nacional. Por el momento, se está investigando la inacción de los efectivos de la policía bonaerense que presenciaron los golpes a los manifestantes sin intervenir. Sin embargo, la causa todavía no está avanzando sobre los principales protagonistas, es decir, los integrantes de la patota que agredieron a los manifestantes y que todos los testigos y víctimas, aseguran que responden al intendente Jesús Cataldo Cariglino.
“La finalidad de la reconstrucción de los hechos es para ubicar en tiempo y espacio a las personas involucradas, porque los policías aseguran que no estaban, por eso es necesario ubicarlos en el lugar”, explicó a Tiempo Argentino Jorge Cancio, abogado de Claudia Ledesma, mamá de Melani, Oscar Bugliolo, papá de Gisella, el periodista de Crónica Adrián Subeiza y Pablo Nieto, uno de los manifestantes más golpeados durante la marcha.
Los policías presentes la noche de las agresiones, que no intervinieron en defensa de los periodistas y manifestantes, fueron identificados por los testigos en una ronda de reconocimiento. También estuvo presente Ignacio Vaschetto, periodista del medio local Malviticias, que participó ayer de la reconstrucción, junto con su abogado Rodolfo Tailhade.
Fuentes allegadas a la causa detallaron que los testigos ya identificaron a varios integrantes de la patota. Uno de ellos es Horacio Pérez, apodado "Terremoto”, quien es conocido por portar armas de fuego. También se señaló a un tal Adrián Marcelo Bejorque, alias "La Mona". Asimismo, se identificó una camioneta Chevrolet que está a nombre de Nelson Crespien.
Además, según pudo saber este diario, se obtuvieron una gran cantidad de teléfonos y llamados cruzados que se realizaron desde la zona de los hechos. Sin embargo, esa información todavía debe ser analizada.

No hay comentarios: