(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

viernes, 4 de febrero de 2011

Autoridades sanitarias provinciales les apuntaron a los médicos, por una supuesta “alta prematura”

Salta: tercer chico muerto por deshidratación


Se trata de un niño wichi. La semana pasada hubo otros dos casos fatales en misiones aborígenes de Tartagal. Los profesionales de la salud acusaron al gobernador Urtubey y dicen que allí “la desatención sanitaria es endémica”.
  En Salta todavía hay muchas inequidades”, reconoció el gobernador de esa provincia, Juan Manuel Urtubey, después de que se conociera que son tres los niños aborígenes muertos por deshidratación. Desde la Asociación de Profesionales de la Salud de Salta (APSADES) denunciaron que esas muertes ocurrieron como consecuencia de que “toda la zona norte de la provincia tiene comunidades abandonadas, sin acceso al agua potable ni a una alimentación digna”.
Las autoridades sanitarias locales informaron ayer que un niño wichi, oriundo de General Ballivián, falleció en el hospital de la localidad de Morillo, donde ya había sido atendido con un cuadro de diarrea y vómitos el 11 de enero. El subsecretario de Servicios de Salud de Salta, Juan José Esteban, detalló que, una semana después de aquella internación del mes pasado, el chico fue dado de alta a pedido de su madre, pero debió ser internado semanas más tarde en el hospital de Orán, “con el mismo cuadro infeccioso”. Según Esteban, el proceso infeccioso podría haber ocurrido por la “migración constante” de la familia o incluso porque los médicos que lo atendieron pudieron haberle dado el “alta prematuramente”.
En diálogo con Tiempo Argentino, Cristina Nesrala, secretaria general de APSADES, defendió la posición de los médicos tratantes: “A ningún ministro se le tendrían que morir los niños por diarrea. La semana pasada, cuando murieron otros dos chicos, había una sensación térmica de 55º C y no había refrigeración en el hospital. Cuando esos chicos vuelven a la casa bajo el rayo del sol, los médicos no podemos saber qué pasa.”
Nesrala detalló que “si bien algunas de las misiones aborígenes tienen planes sociales, esa gente no necesita médicos sino comida y agua potable. El problema es que en Salta hace más de 15 años que no se da a conocer el boletín epidemiológico y no tenemos datos de la atención primaria de la salud.”
La APSADES, además, difundió un comunicado en el que solicita que Urtubey y su ministro de Salud, Gabriel Chagra Dib, “asuman su responsabilidad política por el hambre y la desatención sanitaria, endémicas en las comunidades de los pueblos originarios”. <

No hay comentarios: