(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

domingo, 27 de octubre de 2013

Marcha en Washington

Masiva marcha en Washington contra el espionaje electrónico

 Organizada por agrupaciones de derechos civiles y fogoneada por artistas de la talla del director Oliver Stone y el actor John Cusack, recorrió las calles de la capital estadounidense y terminó cerca del edificio del Capitolio.

Tiempo Argentino

 Miles de personas se manifestaron ayer en Washington en la primera gran marcha contra los abusos de los programas de espionaje masivo que Estados Unidos utiliza no sólo puertas adentro sino sobre el resto del mundo. La movilización fue realizada pocos días después de que se conocieran las nuevas revelaciones hechas por el ex empleado de la CIA, Edward Snowden, quien volvió a desnudar las laberínticas redes de vigilancia de la Casa Blanca.
La manifestación comenzó en la céntrica estación de trenes de Washington y culminó cerca del Capitolio, donde los miles de convocados entregaron más de medio millón de firmas para recordar a los congresistas que no tolerarán más casos de espionaje masivo y que, como legisladores, deben trabajar en función del bienestar de los ciudadanos.
La protesta fue convocada por un centenar de organizaciones, como la Unión Americana de Libertades Civiles, Trabajadores Libres y el Consejo de Relaciones Americano-Islámicas, unidas por el lema "Stop Watching Us" ("Basta de vigilarnos"). Los manifestantes, entre los que estaban celebridades como el cineasta Oliver Stone y el actor hollywoodense John Cusack, portaban pancartas y carteles en los que criticaron duramente al presidente Barack Obama por las últimas revelaciones del "topo" Snowden: el espionaje de la Casa Blanca sobre al menos 35 líderes políticos de todo el mundo y la intromisión en las comunicaciones de funcionarios, políticos y empresarios franceses.
El objetivo de la movilización fue llevar hasta el Capitolio un documento en el que se pide reformar la cuestionada Ley Patriota, aprobada a instancias de George W. Bush el 26 de octubre de 2001, poco después de los atentados del 11 de septiembre. Se trata de una normativa que amplía la capacidad de control de la administración estatal con la excusa de prevenir el terrorismo.
"Con nuestra petición apuntamos a cambiar radicalmente la sección 215 de la Ley Patriota, que extiende los poderes del FBI, autorizándolo a recoger informaciones y por lo tanto a espiar a cualquiera sobre la base de una investigación antiterrorismo", explicó Rainey Reitman, joven referente del Electronic Frontier Foundation, una agrupación formada especialmente contra los abusos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense. "Pedimos también una reforma de la sección 702 del Foreign Intelligence Surveillance Act, que de hecho autoriza las escuchas telefónicas de parte de las agencias de inteligencia como la NSA", agregó la dirigente, quien además solicitó que la Casa Blanca haga públicos los nombres de los funcionarios responsables del espionaje para que se inicien acciones legales contra ellos.
Entre los distintos carteles que hubo en la movilización, muchos tenían mensajes para el joven Snowden, quien todavía se encuentra asilado en Rusia para protegerse de la persecución que el presidente Obama inició contra él después de que develara el monumental sistema de espionaje implementado por el gobierno estadounidense. "Los que nos oponemos al espionaje decimos: ¡Gracias, Edward Snowden!", se podía leer en una de las pancartas presentes en la marcha.
De hecho, el ex empleado de la CIA instó a sus compatriotas a sumarse a la manifestación de protesta. "Hoy en día no hay teléfono en Estados Unidos que marque una llamada sin que sea registrada en la NSA. Hoy en día no se registra ninguna transacción en Internet que entre o salga del país sin que pase por las manos de la NSA", dijo ayer el "topo" con el objetivo de incentivar a los manifestantes.
"Nuestros representantes en el Congreso nos dicen que esto no es vigilancia. Están equivocados", agregó Snowden en referencia a las reiteradas declaraciones del presidente del Comité de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, que insiste con que los programas de la NSA sobre recopilación de datos no tienen nada que ver con el espionaje.   «
 
 
Hillary también dijo lo suyo
 
 
La ex primera dama y luego secretaria de Estado del presidente Barack Obama durante su primer mandato, Hillary Clinton, criticó duramente la respuesta que la Casa Blanca dio a sus socios europeos por los últimos escándalos de espionaje que fueron revelados por el ex empleado de la CIA Edward Snowden. "No se echó plena claridad sobre lo que sucedió. Las acusaciones y sospechas de nuestros aliados no fueron respondidas adecuadamente, proporcionando los datos necesarios", afirmó Clinton durante una conferencia en la Universidad Colgate, en Hamilton, Nueva York.
La esposa del ex presidente demócrata Bill Clinton no mencionó en ningún momento el nombre de su antiguo jefe, precisamente Barack Obama, pero cuestionó la forma en que la administración estadounidense se ocupó hasta ahora del escándalo de espionaje perpetrado por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). "Esperamos que esto no vuelva a producirse", dijo Clinton, quien ya se perfila como una de las candidatas fuertes para la campaña presidencial del año 2016, cuando culmine el mandato de Obama.

No hay comentarios: