(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

sábado, 24 de octubre de 2009

Defensa de la educación sexual

Defensa de la educación sexual

Al exponer ante legisladores, el ministro Alberto Sileoni destacó la importancia de la educación sexual para prevenir el abuso sexual infantil y el embarazo adolescente. Además, explicó el nuevo paradigma para la prevención de adicciones.


Por Mariana Carbajal

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, hizo ayer una fuerte defensa en el Congreso de la enseñanza de educación sexual integral en todas las aulas del país. “Hay sectores que se resisten porque creen que el Estado se mete en territorio de la familia. Nada más alejado”, señaló Sileoni frente a diputados nacionales y provinciales de las comisiones de Salud. El ministro consideró que los colegios católicos “pueden decir que es un valor la virginidad hasta el matrimonio, pero no tienen derecho a esconder información veraz, científicamente comprobada y previamente tienen que dar a conocer (a los adolescentes) todos los métodos anticonceptivos”. El funcionario también explicó a los legisladores los alcances del nuevo paradigma que se promoverá en las escuelas para prevenir las adicciones y que apunta a desterrar “estrategias prohibicionistas” y empezar a proponerles a los y las estudiantes “un camino de vida saludable”. En ese sentido, destacó la importancia de que los adultos escuchen a los adolescentes y comprendan sus valores.

Sileoni adelantó los lineamientos durante el IX Encuentro de legisladores nacionales y provinciales de Salud sobre prevención de adicciones y educación sexual, que se realizó en la Cámara de Diputados. También concurrió el ministro de Salud, Juan Manzur (ver aparte) y la titular de la Comisión Nacional de Políticas de Prevención y control del Narcotráfico, Mónica Cuñarro. La reunión estuvo encabezada por el diputado kirchnerista Juan Sylvestre Begnis, presidente de la Comisión de Salud.

Sileoni destacó la importancia de la educación sexual. Sonó como advertencia a los sectores más conservadores vinculados con la Iglesia Católica que cada tanto expresan abiertamente su oposición a una enseñanza de la temática con una visión integral. Una de los últimos en manifestar su rechazo a los contenidos básicos curriculares, aprobados en 2008 en el Consejo Federal de Educación, fue el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer. Pero también hay resistencia en algunas provincias, dijo Sileoni, aunque no mencionó en cuáles. “La ley no es opinable”, afirmó. La ley de Educación Sexual aprobada en 2006 por el Congreso, fijó un plazo de cuatro años para la implementación de la enseñanza transversal y desde el nivel inicial, con contenidos adecuados a la edad de los alumnos. Aunque algunas jurisdicciones han avanzado más que otras en la incorporación de los contenidos a través de distintas materias, un amplio porcentaje de estudiantes todavía no acceden al derecho que tienen de recibir educación sexual integral. Ayer, Página/12 dio cuenta de la situación en la ciudad de Buenos Aires, donde la promoción de la educación sexual integral dista de ser una prioridad para el gobierno macrista.

“No está reducida a la mera genitalidad. La educación sexual integral es afecto, es amor”, detalló el ministro. Y destacó la importancia de su inclusión desde el preescolar para trabajar en la prevención del abuso sexual infantil. “El 50 por ciento de los niños abusados vive con sus abusadores. En el 75 por ciento de los casos los abusos son llevados a cabo por familiares de las víctimas”, precisó.

Sileoni señaló que además de la violencia sexual hay otras dos grandes preocupaciones para las autoridades educativas: el embarazo temprano y las enfermedades de transmisión sexual. En relación con el primero, dijo que el 34 por ciento de los adolescentes no se cuida en el debut sexual y que el 97 por ciento de las adolescentes que quedan embarazadas abandona la escuela.

Sobre el nuevo paradigma para prevenir las adicciones que impulsará el ministerio, Sileoni explicó –tal como ya informó Página/12– que consiste en promover una “prevención inespecífica” que significa “fundamentalmente la construcción permanente de espacios más saludables”, con propuestas de actividades vinculadas con el deporte y el arte. “Las tesis de la prohibición no han dado resultado: hasta son una incitación para asumir el camino de las drogas”, opinó el ministro. “Hoy es imposible de sostener que la policía vaya a una escuela a dar charlas de prevención de adicciones. No es creíble”, subrayó.

No hay comentarios: