(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

sábado, 10 de octubre de 2009

“Hay una campaña en contra”

“Hay una campaña en contra”

El encuentro se lleva a cabo en la provincia donde desapareció Marita Verón y donde aún no se aplica la Ley de Salud Reproductiva. La Iglesia ya inició una campaña en rechazo al aborto y convocó a sus fieles a participar del evento.


Por Luciana Peker

Desde San Miguel de Tucumán

“Hay grupos fascistas que han hecho una campaña sistemática contra el encuentro de mujeres”, apunta Vicky Disatnik, psicóloga e integrante de la Comisión Organizadora del 24º Encuentro de Mujeres en Tucumán que se realiza, a partir de hoy, con una masiva concurrencia, pero también con una fuerte resistencia de la Iglesia y de sectores conservadores.

Vicky tiene 57 años y sus años son experiencia. Por eso, intenta poner calma para que el temor a posibles enfrentamientos no aplaque la alegría de juntarse. Pero no son sólo las mayores las que tejen esta red federal femenina. Zulma Juri tiene 25 años. Nació apenas un año después de la primera reunión y hoy lo organiza porque sabe que en la facultad –donde ella estudia psicología– sigue existiendo el machismo. Y en la calle también. Paula Retambay tiene 30 años y estudia letras; igual que las demás, es tucumana. Y ser tucumana implica saber que la violencia de género no son sólo palabras. En Tucumán nació y desapareció Marita Verón, el caso más emblemático de secuestro, explotación, esclavitud y trata de mujeres. Verónica Camacho también hace días que trabaja para que su ciudad se convierta en un hospedaje abierto, público y privado, que toma las casas y las plazas para contar que Tucumán todavía no adhirió a la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable (25.673), votada en el Congreso en octubre del 2002. Después de siete años, las mujeres de la provincia esperan la implementación de un programa que sistematice el reparto gratuito de anticonceptivos y preservativos como en el resto del país.

En el día previo a la inauguración del Encuentro –que será hoy a las 10–, frente a la Catedral de la plaza Independencia se realizó una marcha antiaborto. No para fomentar la educación sexual y el reparto de anticonceptivos que evite los abortos clandestinos, sino para demostrar que algunos le hacen la cruz a una multitud de mujeres. Juntas y para adelante.

–¿Qué esperan del 24º Encuentro de Mujeres que, este año, se realiza en su provincia?

Vicky Disatnik: –Primero teníamos miedo, pero ahora estamos muy contentas. Consideramos que van a participar alrededor de 20 mil mujeres. Tenemos más de 14 mil pedidos de alojamiento y sabemos que toda la plaza hotelera va a estar ocupada (más de 4 mil camas). Hay gente que va a parar a las Termas de Río Hondo. Es una multitud.

Verónica Camacho: –Estamos en un momento histórico de debates de gran profundidad porque, si bien han sido muchas las conquistas, todavía tenemos que avanzar sobre algunos dolores que nos quedan.

–¿Cuáles son las deudas pendientes?

Verónica: –Tucumán es una de las tres provincias que no adhirieron a la Ley Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, junto con San Luis y Formosa.

–¿No hay reparto gratuito de anticonceptivos?

Verónica: –Si bien llegan algunos insumos, no es como en otras provincias. Acá muchas veces hay anticonceptivos y los tiran porque se vencen. Eso pasa porque no está reglamentada la ley. Además, acá no sólo no hay educación sexual sino que religión es una materia obligatoria.

–¿Y si hay un chico o una chica atea/o, judío/a o musulmán/mana?

Vicky: –Lo mandan a la dirección en la hora de la religión.

–Zulma, vos naciste casi junto con los encuentros, hace 25 años. ¿Qué te lleva a formar parte, ahora, de la comisión organizadora cuando se supone que en este tiempo se ha avanzado tanto en los derechos de las mujeres?

Zulma Juri: –Soy mujer y siento que seguimos siendo oprimidas. Este es un lugar horizontal, en donde las mujeres pueden hablar libremente y es una experiencia única en el mundo.

–Para mucha gente ya no existen desigualdades entre varones y mujeres y un encuentro de género no tiene sentido. ¿Qué de-sigualdades siguen vigentes?

Zulma: –El sólo hecho de tener miedo a ser violada te muestra la desigualdad. En la facultad, especialmente en carreras como Física o Matemática, también se ve mucho el machismo de los docentes, cuando dicen, por ejemplo: “Hay muchas mujeres, no va a andar bien este curso”.

–¿Cuál es la importancia que tiene que el encuentro sea en Tucumán?

Paula Retambay: –Una de las razones para que Tucumán sea la sede es la trata de personas: acá tenemos a Marita Verón desaparecida. No sabemos dónde está. También está el caso de Paulina Lebbos, una estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras. De-sapareció el 26 de febrero del 2006 y apareció asesinada a los quince días. Se sabe que hay gente del poder involucrada, pero hasta el día de hoy no hay ni un sospechoso. Por eso, se ha formado la Comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad que marcha todos los martes, sistemáticamente, y que ya junta más de 150 casos.

–A partir de estos casos, ¿sienten que la violencia de género excluye o amedrenta a las mujeres para ocupar el espacio público?

Paula: –La inseguridad está en todos lados. No sólo por ser mujer te puede pasar algo, pero sí es cierto que las mujeres somos más vulnerables. Igualmente, yo no tengo miedo de salir a luchar por nuestros derechos.

–La Iglesia sacó un suplemento pago, como espacio de publicidad, en el diario local La Gaceta, donde se consigna “Tucumán está en contra del aborto”, entre otros lemas, justo antes de la llegada de la Comisión por la Despenalización del Aborto. ¿Cómo evalúan este embate de la Iglesia?

Vicky: –Nosotras planteamos un encuentro en donde la esencia es la diversidad. Por eso, invitamos a todas las mujeres tucumanas a que participen. No hemos hecho declaraciones que generen más enfrentamientos con otros sectores. Ya hay pintadas en contra del aborto y una llamada de la Iglesia a sus fieles a participar del Encuentro. Estamos preocupadas por que eso no se transforme en una provocación a los miles de ciudadanas que vienen a debatir la problemática de las mujeres en libertad.

–¿Qué sectores boicotean el encuentro?

Vicky: –Hay una agrupación que se llama La Barbarie, que ha hecho un ataque real al movimiento de mujeres, a los judíos y a los homosexuales y una campaña sistemática contra el Encuentro de Mujeres. Puede haber debates democráticos, pero nosotras convocamos a avanzar.

No hay comentarios: