(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

martes, 7 de julio de 2009

Siguen las graves amenazas contra Pelota de trapo

Siguen las graves amenazas contra Pelota de trapo

Una militante fue secuestrada por cuatro horas. La fundación soporta intimidaciones de muerte desde el año pasado. Les retiraron la custodia.


Alberto Morlochetti, fundador de Pelota de Trapo, sospecha que la campaña que impulsó junto a la CTA "El Hambre es un Crimen" puede ser una de las causas de los constantes ataques. (DYN)

La Fundación Pelota de Trapo, que ayuda a chicos de bajos recursos en la provincia de Buenos Aires, volvió a sufrir el infierno de la intimidación. Esta vez, por el secuestro exprés de una de sus militantes, raptada por desconocidos cuando salía de su casa en la localidad de Rafael Calzada, y que se suma así a demás secuestros y torturas padecidos por distintos integrantes de esta organización durante el último año y medio.

El nuevo periplo del horror comenzó a las 7.45. La mujer, de 35 años, había salido temprano de su casa para ir, como todos los días, a colaborar en el mantenimiento de uno de los hogares de la Fundación. Después de caminar 200 metros, fue interceptada y cargada en una camioneta negra. Durante cuatro horas sufrió amenazas de muerte y otras intimidaciones para con la organización. “Te vamos a matar, se van a dejar de joder de una vez”, fue una de las advertencias que escuchó la joven, de quien no trascendió el nombre por motivos de seguridad.

Luego la liberaron, sin señales de violencia física, en las cercanías del Hospital Finochietto de Avellaneda, donde a pesar de su crisis nerviosa logró comunicarse desde un teléfono público para que la fueran a buscar. “Sólo se acuerda que la metieron en un portón”, señaló el fundador de la fundación Alberto Morlachetti a Críticadigital.

Morlachetti y el resto de sus compañeros recibieron dos señales preocupantes durante el período en el cual estuvo desaparecida. Desde el propio teléfono de la víctima, enviaron dos mensajes de texto. “La tenemos nosotros”, aseguró el primero. Dos horas después, llegó el más intimidatorio: ”Esta vez termina en el hospital; la próxima no sabemos”.

Para los integrantes de Pelota de Trapo, que junto con el Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo impulsan la campaña “El hambre es un crimen”, este tipo de mensajes mafiosos no son una novedad. Forman parte de un paisaje tenebroso con el que intentan lidiar desde abril del año pasado. Hasta diciembre de 2008 soportaron ocho ataques, todos en territorio bonaerense.

El 13 de ese mes, integrados a la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), se movilizaron por la Ciudad de Buenos Aires para reclamar “una asignación universal por hijo para que no haya ningún hogar pobre”. “Después de la marcha, la cosa paró. Pero volvió este año hasta que Aníbal Fernández fue al hogar”, recordó Marochetti. A pesar de la visita del ministro de Seguridad y Justicia, en junio empezaron de nuevo los mensajes de texto, centrados especialmente en las mujeres. “Te conocemos, conocemos a tu novio, le vamos a pegar un tiro”, prometieron.

El fundador de la Fundación no encuentra explicación para tanta saña. “Quizá sea por la campaña que hicimos en el país contra el hambre. La verdad es que no sabemos exactamente que está ocurriendo”, se extrañó en diálogo con este diario. Tampoco parece quedar muy claro por qué luego de 16 meses de ataques, la causa que lleva adelante la Unidad Fiscal de Investigaciones Nº 4 (UFI 4) de Avellaneda, a cargo de Guillermo Castro, no prospera. En ese sentido, Marochetti criticó el accionar de la Justicia porque “los teléfonos desde donde mandan las amenazas no son analizados. La Fiscalía no avanza.

“Nos sacaron la custodia policial. Dicen que no tienen recursos. Nos tienen que defender como deber de Estado”, sostuvo.

El nuevo caso pasó a engordar las fojas que maneja la UFI 4. Mientras tanto, el miedo se instala entre los referentes, militantes y niños de Pelota de Trapo.

No hay comentarios: